Autoestima desde la infancia

09.02.2020 | 23:17

la autoestima la cual se forja alrededor de la primera infancia, puede encasillar a un niño dependiendo de las carencias afectivas, o de los elogios negativos y positivos, y por eso convendría definir como se consolida este concepto desde la niñez.

La autoestima es el autoconcepto y estima que poseemos, mediatizado por el contexto más próximo, familiar y amistades. Se construye por mensajes negativos o positivos que se integran en una dúctil personalidad (niños indefensos, inseguros, débiles?).

El amor propio se forja por un conjunto de concomitantes que abocan al niño y al adulto al fracaso o al éxito personal y académico según el caso. Dependiendo de los mensajes que percibe la persona y el niño se sentirá de una manera u otra. Tanto desde nuestra tierna infancia como desde la madurez, el niño y el adulto proyectarán todo lo negativo y positivo relacionado con el ámbito en el que se desenvuelven.

Se podría hacer la siguiente clasificación según los grados de autoestima de cada sujeto:

Autoestima baja: son niños o adultos que se consideran inútiles, ineptos y con un autoconcepto muy negativo. Sus comportamientos conductuales son erráticos y en algunos casos pueden llegar a delinquir el día de mañana. El bullying se da en sitios cerrados a niños que sufren sigilosamente un acoso. En los adultos también se da el mobbing, que es el acoso a los propios compañeros en el ámbito laboral. Tanto el bullying como el mobbing suponen desestimar a la persona que está estudiando o que está trabajando. De esta manera se pretende anular la identidad personal del acosado y desvincularlo así del entorno en el que se desenvuelve.

Autoestima alta: personas que se valoran excesivamente e interactúan con amistades de un contexto concreto. A veces resultan pedantes, cuando se comparan con gente de bajo autoconcepto. De vez en cuando, en edades infantiles y en la adolescencia, practican el bullying y tratan de someter a los alumnos de baja autoestima, que se sienten vejados, humillados, y apenados. A veces, incluso, ocasionalmente, los afectados por el hostigamiento se creen merecedores del bullying y del mobbing.

Narcisismo: en primer lugar, definir por qué se les llama narcisistas. Había un narciso que, constantemente, se miraba en un lago transparente, y un buen día se cayo y se ahogó. O sea, que su significado viene a ser la admiración excesiva y exacerbada que siente una persona por sí misma, por su aspecto físico o por sus dotes o cualidades. Eclipsa con su arrogancia a todo aquel que le rodea. Aunque parezca mentira, el narcisismo suele delatar una baja autoestima en el interior emocional. De manera que la autoestima se forja hacia los seis o siete años.

Es necesario que prevalezca la empatía, la interacción, la escucha activa, el respeto y los derechos humanos básicos.

Afectividad, paciencia, elogios, no poner en evidencia (en este caso, al niño), priorizar inteligencia emocional con respecto a la intelectual? Algunos profesionales se limitan a trabajar las materias con las unidades didácticas y son contrarios a trabajar la inteligencia emocional. Personalmente, lo he experimentado a nivel afectivo y los resultados han sido óptimos, y el alumnado se siente gratificado, y muy satisfecho.

La evaluación tiene tres concomitantes que son el pensamiento, la acción y el sentimiento. Si evaluamos un caso concreto: el niño piensa y actúa y siente cómo está en un momento concreto y dependiendo de su estado anímico, se sentirá satisfecho y gratificado.

En lo que se refiere al pensamiento, un ejemplo: un niño tiene un pensamiento negativo. Siente que no vale y se considera una persona insegura, inútil? Este caso significa que puede llegar a tener una autoestima baja y son los padres y profesionales quienes con ojo avizor tienen que estar atentos a lo que acaece.

En cuanto a la actuación, dependiendo de cómo actuamos, de cómo se comportan, se sentirán complacidos, exhaustos y realizados.

Y en lo que respecta al último aspecto, el sentimiento, es uno de los factores que abocan a la persona a sentirse de una manera positiva o negativa. Ejemplo: Juan participa en un partido de fútbol, de portero, y tiene varios fallos. Ante esta situación se sentirá molesto, culpable?.

Los derechos humanos son aquellos inherentes a todas las personas, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos el mismo potencial como personas, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles. Los derechos humanos básicos son aquellas condiciones instrumentales que les permiten a los individuos su autorrealización. En consecuencia, la persona no tiene que estar privada de ninguno de los principios elementales que paso a reseñar:

derecho al honor, a la vida privada y a la información, derecho a ser amado, derecho a querer, derecho a sentirse uno mismo, derecho a la empatía, derecho a la bondad, derecho a decir que no, derecho a sentirse acogido, derecho a no ser discriminado, derecho a la integridad personal, derecho a la igualdad, derecho a la libertad, derecho a la libertad del pensamiento y conciencia propia, derecho a la libertad de opinión y de expresión, derecho a la defensa de la propia vida, a no ser torturado, y a no sufrir ni penas ni tratos crueles o degradantes. Y el más importante y esencial de todos... el derecho a la vida.

La autora es profesora de Pedagogía Terapéutica y formadora gestáltica

noticias de noticiasdenavarra