Hacienda pide el dinero de televisión como garantía

El aval | Pese a la buena sintonía en la reunión de ayer, Osasuna sólo ofrece como señal los ingresos por futuros traspasos de jugadores y ambas partes se citan hoy de nuevo para continuar la negociación

08.02.2020 | 20:42
El presidente de Osasuna, Luis Sabalza, y el gerente del club, Ángel Ardanaz, con otros integrantes de la directiva en una imagen de archivo.

Pamplona - Pese a que la sintonía fue buena en la reunión que mantuvieron ayer representantes de Osasuna y de la Hacienda foral sobre la posibilidad de que el Gobierno de Navarra ejerza de avalista del club en la reforma de El Sadar, lo cierto es que ambas partes no pudieron llegar a un acuerdo definitivo porque, según ha podido saber este periódico, el Ejecutivo solicitó a la entidad rojilla como garantía -una especie de aval del aval- los ingresos por futuros traspasos de jugadores y el dinero procedente de los derechos televisivos, pero Osasuna sólo aceptó la primera de estas dos condiciones. Pese a que no hubo entente, tanto unos como otros no rompieron el diálogo y hoy mismo tienen previsto volver a reunirse para retomar la negociación.

Según informaron ambas partes a este periódico, el encuentro de ayer fue de carácter técnico y se convirtió en otra reunión más de las que están manteniendo Hacienda y Osasuna en las últimas fechas. El problema para que el asunto no quedara finiquitado de forma definitiva reside en que el Gobierno, que durante esta semana ha catalogado la solicitud de aval del club como "razonable", no encontró la respuesta deseada en su petición de garantías en el supuesto de que, en un momento dado, Osasuna no pueda hacer frente a los pagos de las obras de la reforma -cifrada en 16 millones de euros sin IVA- y de la deuda que actualmente mantiene con los bancos -de algo más de cinco millones, según informó la entidad recientemente-. Es decir, que el Gobierno, que es propietario de El Sadar y de Tajonar desde 2015 fruto de la ley de reestructuración de la deuda fiscal de Osasuna, busca una garantía del club a través de sus ingresos por traspasos y por los derechos audiovisuales para sentirse en condiciones de iniciar los tramites de un aval que luego deberá ser aprobado por el Parlamento.

En resumidas cuentas, el Gobierno quiere asegurarse la viabilidad del plan de Osasuna aún en los peores escenarios posibles, una petición de garantías que no implica que el dinero que ingrese el club por futuras ventas y por televisión quede directamente hipotecado en favor del Ejecutivo, sino que sirva como señal del aval público que ha pedido Osasuna para la reforma del estadio.

En cualquier caso, está previsto que las conversaciones entre Hacienda y Osasuna continúen hoy y, aunque no existe confirmación oficial, a la reunión de esta mañana está previsto que acudan los titulares de ambos colectivos: el consejero Mikel Aranburu, por parte del fisco foral; y el presidente y gerente de Osasuna, Luis Sabalza y Ángel Ardanaz, respectivamente, por parte rojilla.

En lo que parece que ayer no hubo problemas fue en lo que se refiere al pago de cuotas planteado por Osasuna -más estando en Primera y menos con el equipo en Segunda- y al compromiso que busca la entidad de los responsables de los cinco proyectos que optan a la reforma para que el presupuesto de las obras no rebase el inicialmente previsto de 16 millones de euros sin IVA.

Solana no tiene prisa Pese a que sólo restan cinco plenos antes de que el Parlamento de Navarra se disuelva antes de las elecciones autonómicas del 26 de mayo, desde el Gobierno de Navarra pretenden resolver este asunto sin prisa, pero sin pausa. De hecho, así lo confirmó la portavoz del Ejecutivo, María Solana, horas antes de que se celebrara la reunión entre Hacienda y Osasuna. Lo hizo con unas manifestaciones recogidas por Europa Press en las que dijo que "sería perfecto" que el Ejecutivo pudiera enviar al Parlamento foral el proyecto de ley para el aval a Osasuna el miércoles de la próxima semana, fecha en la que se celebrará una nueva sesión de Gobierno. No obstante, hizo una puntualización: "Yo creo que podría ser, pero, si no lo es, será en próximas fechas".

Solana avisó de que la reunión de ayer iba a ser "técnica" y con el objeto de "acabar de atar detalles sobre cuestiones importantes que tienen que verse recogidas en la ley", aunque insistió en que, una vez remitida la ley al Parlamento, será la Cámara "la que tendrá que decidir". Además, también reiteró que lo que busca el Gobierno es que "el aval tenga la absoluta seguridad jurídica y una viabilidad perfecta". - J.L.

El Post-it

"Absoluta seguridad jurídica y una viabilidad perfecta". La portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, insistió ayer en que el Ejecutivo busca que "el aval tenga la absoluta seguridad jurídica y una viabilidad perfecta" antes de dar el paso de enviarlo al Parlamento, que es donde tendrá que ser aprobado por la mayoría de los grupos políticos que lo componen. Un plan de pagos a los bancos asumible y un compromiso de que el presupuesto no rebase los 16 millones de euros son algunas de las garantías que exige.