Afirman que las dietas tenían algún soporte y no les dieron importancia

Junta / La auditoría dice que había liquidaciones de los gastos de representación

18.02.2020 | 01:05
Los auditores de BDO, ayer en su declaración en el juicio.

Pamplona – Iban a lo gordo y no se entretuvieron en el detalle. En el informe que obra en la causa de los auditores de BDO estos recuerdan que hubo disposiciones en efectivo entre julio de 2012 y junio de 2014 en concepto de gastos de representación y viajes. En el caso de Archanco, en concepto de provisión para gastos por importe de 21.467 euros, de los que afirmaban no haber dispuesto de justificantes, y en concepto de dietas por importe de 50.751 euros. En este segundo caso, aparentemente, los pagos a través de caja que se realizaban a Archanco eran para sus dietas y las de otros directivos. "Tenemos las hojas de gastos, pero no tenemos evidencia de que Archanco entregara el efectivo al resto de la junta directiva". Así lo expusieron por escrito, pero ayer, a la hora de exponer el informe en el juicio, los auditores detallaron que algunos de esos gastos de representación "sí soportan gastos" de este tipo por parte de los directivos. "No vimos documentos que soportaran las dietas, pero dimos por bueno lo que había. Había una liquidación de gastos. Cuando tienes unas dietas, esperamos recibís y no había para esto. Pero tampoco le dimos importancia porque si algunos de esos gastos tenían liquidaciones y, por tanto, había documentación que los podía soportar".

En este aspecto, los auditores dieron un paso que parece beneficiar a las defensas, puesto que se acusa a algunos de los exdirectivos acusados de haber cobrado dietas, algo que no estaba permitido en Osasuna (en una asamblea ya en la época de Izco los socios compromisarios se negaron a que se remunerara a los directivos). Respecto a este asunto, el más claro en su declaración fue el contable Tomás López, que recordó que en el estado intermedio de la auditoría que se realiza en el club en diciembre ofreció al auditor las partidas que la directiva destinaba a dichas dietas y recibió una bronca por parte del presidente. Así, dijo que habían cobrado por tal conceptos unos tres o cuatro meses y luego todo pasó a computarse como gasto.