El 'vasco' busca un milagro

El rival | El mexicano Javier Aguirre, que dirigió a Osasuna entre 2002 y 2006, regresa a El Sadar con la necesidad de ganar si quiere cumplir su reto de salvar a un leganés casi defenestrado

27.06.2020 | 10:05
Javier Aguirre, dirigiendo un partido con el Leganés.

Pamplona – Javier Aguirre (Ciudad de México, 1958) es experto en sacar un rendimiento excepcional a sus plantillas. Un claro ejemplo fue su paso por Osasuna, entre 2002 y 2006, años en los que llevó al conjunto rojillo a la previa de la Champions y a disputar la final de la Copa del Rey. Ahora, el Vasco se enfrenta a uno de los mayores retos de su carrera: intentar salvar a un Leganés al que cogió último y con solo cinco puntos en la jornada doce. El conjunto pepinero se encontraba a la llegada de Aguirre a seis puntos de la salvación y con una plantilla bastante limitada. Además, sus recursos disminuyeron con las salidas de Braithwaite (al Barcelona) y En-Nesyri (al Sevilla) en el mercado de invierno.

Tras una exitosa trayectoria en la que ha dirigido a Osasuna, Atlético de Madrid, Zaragoza, Espanyol y a las selecciones de México, Japón y Egipto, el técnico azteca ha decidido regresar a la Primera División española. Y lo ha hecho para enfrentarse a uno de los mayores desafíos de toda su carrera. Nada menos que pretender salvar a un moribundo Leganés de un descenso que parecía cantado desde el mes de octubre. Para seguir con opciones de permanencia, Aguirre buscará puntuar esta tarde en El Sadar, un campo que conoce muy bien. El técnico mexicano, el segundo de mayor edad de la Liga, volverá a sentarse en el banquillo de El Sadar, aunque lo hará como visitante y para enfrentarse al segundo entrenador más joven de Primera.

Sin duda se trata de un partido clave para que el Leganés intente seguir con la buena dinámica que lleva desde la llegada de Aguirre. El técnico mexicano ha conseguido devolver la esperanza al conjunto pepinero y ha sumado 20 puntos en los 18 partidos de Liga que ha dirigido. La media de 1,1 puntos por partido que lleva el Vasco en el Leganés serviría para lograr 42 puntos en 38 jornadas de Liga. Sin embargo, el desastroso inicio de campeonato del Leganés, que sumó tan solo cinco puntos en doce partidos, sigue lastrando al equipo y complica sus opciones de salvación a pesar de su notoria mejoría.

Javier Aguirre llegó al Leganés en noviembre, siendo el tercer técnico –después de que Pellegrino comenzara la temporada y fuera sustituido de forma interina por Luis Cembranos– en intentar levantar a un equipo que parecía condenado al descenso. Con el nuevo entrenador, la dinámica del equipo cambió. El mexicano se estrenó con un empate ante la Real Sociedad fuera de casa, dejando clara la nueva idea de juego que quería imponer en el equipo. Un conjunto rocoso, armado en la zaga con una línea de cinco defensas, tres centrocampistas encargados de la creación y dos delanteros dispuestos a salir con velocidad a la contra. Con un fútbol más práctico y unos jugadores mentalmente reforzados, el Leganés abandonó el farolillo rojo gracias a un mes de diciembre en el que sumó ocho puntos en cuatro partidos.

Pero el conjunto pepinero sufrió un duro revés en el mercado invernal. En-Nesyri y Braithwaite dejaron 38 millones de euros en las arcas del club, pero limitaron una barbaridad el talento ofensivo del equipo. Y es que, entre el danés –ahora en el Barça– y el marroquí –fichó por el Sevilla–, habían anotado diez tantos, casi la mitad de los que lleva el conjunto en la actualidad. Javier Aguirre describió gráficamente lo que supuso la marcha de sus delanteros: "Creo que nos chingaron. Yendo en último lugar nos han zumbado a dos jugadores. Así. Pum. Ventilado". Y no era para menos. El Leganés es el equipo menos goleador de la Liga (lleva 23 goles en 31 partidos) y tan solo han anotado cinco de los jugadores de la actual plantilla. Óscar Rodríguez, cedido por el Real Madrid, se ha convertido en la referencia ofensiva del equipo con nueve tantos. Sin embargo, no podrá jugar en El Sadar por lesión y el Leganés llega a Pamplona con un grave problema de cara a gol.

La ausencia de pegada ha lastrado al Leganés en su vuelta a la competición después de la pandemia, en la que ha sumado dos puntos en los cuatro partidos disputados. Con la salvación todavía a siete puntos de distancia, el equipo de Javier Aguirre necesita sumar de tres en tres si quiere soñar con una permanencia que sería un auténtico milagro para un equipo que lleva en puestos de descenso desde la segunda jornada. Un milagro, por otro lado, tan solo al alcance de un entrenador tan carismático como Javier Aguirre, que mantiene la esperanza hasta el final: "Estamos en la pelea y estoy absolutamente seguro de que el Leganés se salvará".

Con el Leganés

Jornada 13: Real Sociedad - Leganés1-1

Jornada 14: Leganés - Barcelona 1-2

Jornada 15: Sevilla - Leganés1-0

Jornada 16: Leganés - Celta3-2

Jornada 17: Alavés - Leganés1-1

Jornada 18: Leganés - Espanyol2-0

Jornada 19: Valladolid - Leganés 2-2

Jornada 20: Leganés - Getafe0-3

Jornada 21: Atlético - Leganés0-0

Jornada 22: Leganés - Real Sociedad2-1

Jornada 23: Levante - Leganés 2-0

Jornada 24: Leganés - Betis0-0

Jornada 25: Celta - Leganés1-0

Jornada 26: Leganés - Alavés1-1

Jornada 27: Villarreal - Leganés 1-2

Jornada 28: Leganés - Valladolid1-2

Jornada 29: Barcelona - Leganés2-0

Jornada 30: Mallorca - Leganés 1-1

Jornada 31: Leganés - Granada0-0

Con Osasuna

Sus 3 mejores recuerdos

Osasuna, 2; Valencia, 1

(16 de mayo de 2006)

Javier Aguirre hizo un repaso de los tres partidos que más recuerda de su paso por Osasuna antes de visitar hoy a su exequipo. "Uno es el último de Liga en casa contra el Valencia para ir a Champions. Nos llevaron en volandas a la Plaza del Castillo. Fue fantástico", dijo sobre el que selló su pase a la previa de la Liga de Campeones.


Osasuna, 1; Valencia, 0

(16 de noviembre de 2002)

Aguirre también rememoró otro partido contra el Valencia en su primera temporada como entrenador de Osasuna: "Llegué en 2002, mexicano, tras el Mundial, y pierdo 6 de los primeros 9 partidos. Eran motivos para que me echaran. Venía el Valencia de Benítez. Era el campéon. Vino y le dije a mi mujer: 'Haz las maletas, nos vamos el lunes a México'. Pues ganamos 1-0 y me quedé hasta el final. Ese partido me dio vida. Gol de Iván Rosado, al que le mando un saludo".


Betis, 2; OSasuna, 1

(11 de junio de 2005)

El último fue la final de la Copa del Rey: "No olvido la marea roja en el Calderón y la actitud tras perder, que fue como si hubiéramos ganado la Copa".