Sergio Herrera: portería nivel de Europa

El meta rojillo no ha recibido goles en nueve ocasiones este curso en liga, mejorando la cifra de algunos porteros cuyos equipos pelean por las competiciones europeas

12.04.2021 | 18:11
Sergio Herrera desvía el tiro de Gerard Moreno, en una de sus siete intervenciones contra el Villareal, ante la presencia de Jon Moncayola.

Ser portero es una profesión de riesgo. Más criticado que alabado, siempre es el que sale en las fotos. De héroe por realizar paradas salvadoras que valen puntos, a villano por no alcanzar la pelota. Sergio Herrera vivió en el día de ayer, la primera cara de la moneda. Fue sin duda el mejor jugador de Osasuna ante el Villarreal al realizar siete intervenciones –alguna de ellas de mucho mérito– dignas de colgarlas en una galería.

Afianzado como el portero titular de Arrasate una vez superó la lesión de ligamento cruzado que sufrió en Soria ante el Numancia, Herrera ha sido esta temporada héroe y villano, y lejos de ser señalado por el técnico al relevarlo al banquillo cuando las cosas no han ido bien –el portero es el primer jugador que se cambia para tratar de dar una vuelta a las dinámicas negativas– el de Miranda atraviesa ahora por su mejor momento de la temporada.

De hecho, la racha de imbatibilidad de Osasuna se detuvo en 347 minutos –la mejor marca de la presente campaña– cuando David García se introdujo el balón en su propia portería al ir a cortar un envío de Gerard Moreno en el tanto del empate.

La anterior mejor marca de minutos sin recibir gol de esta temporada también la protagonizó el de Miranda de Ebro, entre la tercera y la octava jornada liguera. Transcurrieron 321 minutos entre que Sergio Herrera recogiera de las redes de su portería los goles de José Luis Morales y de Joao Félix.


Momento en el que Sergio Herrera detiene el penalti a Morales en el Ciutat de València. Foto: Manuel Bruque

La presente racha es mérito de dos porteros. Juan Pérez disputó los 90 minutos en Huesca ante la imposibilidad de Herrera de participar en el choque al encontrarse confinado por haber sido contacto estrecho por COVID. El del Alcoraz fue, además, el primer partido de Juan Pérez en competición liguera sin encajar un gol con el primer equipo de Osasuna.

Las estadísticas sitúan a Sergio Herrera entre los mejores porteros de LaLiga, pues sus números mejoran algunos de los registros de los porteros de equipos que pelean por clasificarse para la disputa de competiciones europeas, considerando a Atlético de Madrid, Real Madrid, Barcelona, Sevilla, Real Sociedad, Betis y Villarreal como aquellos conjuntos llamados a pelear por las competiciones continentales.

Los 30 goles recibidos por Herrera son mejorados por Bono (16 goles recibidos antes de enfrentarse al Celta), Ter Stegen (20), Oblak (21), Courtois (24) y Joel (25). Sin embargo, a pesar de haber recibido más tantos, Herrera tiene mejor promedio que el meta del Betis. Sergio Herrera promedia 1,15 goles encajados por partido (30 en 26 encuentros disputados) por 1,38 que promedia el madrileño (25 en 18 partidos). Sin embargo, Álex Remiro y Sergio Asenjo, porteros de Real Sociedad y Villarreal, respectivamente, han recogido el balón de sus porterías en 31 ocasiones.

Por otro lado, en los 26 partidos jugados por el meta de Miranda, en 9 de ellos ha logrado poner el cerrojo a su portería. Números que mejoran a Joel (6), Claudio Bravo (4) y Sergio Asenjo (7). Por delante, Herrera tiene a a Ter Stegen (10), Remiro (11), Courtois (12), Bono (13 antes de jugar contra el Celta) y Oblak (14).

No es la primera vez que Sergio Herrera se luce a un nivel tan alto defendiendo la portería de Osasuna. En su primera campaña, en la que a punto estuvo de ser el Zamora de Segunda División (encajó 29 goles en 40 partidos, superado por Alberto Cifuentes, que con el Cádiz recibió los mismos 29 goles, pero el meta albaceteño disputó los 42 partidos, por 40 que lo hizo Herrera). 

En sus nueve porterías a cero, Sergio Herrera ha ayudado a que Osasuna sume 19 de los 34 puntos con los que cuenta la entidad rojilla en su casillero. Un registro fruto del colectivo del equipo, pero unos números individuales propios de Europa.