La información acerca del calentamiento global que se envía desde el espacio podría ser errónea

Una investigación del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore asegura que las mediciones sobre la temperatura no son correctas

19.07.2021 | 18:28
imagen del suelo erosionado por los fuertes rayos solares y los gases de las fábricas

Los datos extraídos durante una investigación realizada por científicos climáticos y sus colaboradores en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore muestran que las mediciones sobre la temperatura que han brindado los satélites son equivocadas.

Según este grupo de expertos, se podría estar subestimando el calentamiento global durante los últimos cuarenta años.

El estudio consistió en analizar las cuatro propiedades diferentes que tiene el cambio climático tropical. A partir de esto, se espera que las variables que son complementarias, como la temperatura y la humedad, muestran un comportamiento que se correlacione y se guíe por procesos físicos.

De acuerdo con uno de los científicos climáticos del proyecto, "actualmente es difícil determinar qué interpretación es más creíble".

Añade que "el análisis revela que varios conjuntos de datos de observación, en particular aquellos con los valores más pequeños de calentamiento de la superficie del océano y de la troposfera, parecen estar en desacuerdo con otras variables complementarias medidas de forma independiente".

Si bien es cierto, todo está restringido a las simulaciones de los modelos climáticos. Y según explica uno de los autores del estudio, "este trabajo muestra que la intercomparación cuidadosa de diferentes campos geofísicos puede ayudarnos a determinar los cambios históricos en el clima con mayor precisión".

Una serie de comparaciones entre distintos factores puede ser de gran ayuda cuando se determine qué pasos seguir con respecto al cuidado del planeta.

Desde hace un tiempo atrás, la imperiosa necesidad de no dañar el ecosistema se ha vuelto muy popular. Un escenario donde toda la población desea asegurarse que con sus acciones no afecte a lo que nos rodea.

Esta imagen actual sería muy difícil de visualizar en el siglo pasado, cuando las personas no eran tan conscientes del impacto que suponía realizar ciertas actividades, como el uso en grandes cantidades de las bolsas de plástico en los supermercados.

noticias de noticiasdenavarra