El verano de Hannover

Había sospechas, ciertos salseos, de que al ex marido de Carolina de Mónaco le perdía más la fiesta que al mismísimo Pocholo. Un rumor que se confirmó para el mundo entero aquel sábado 22 de mayo del año 2004, Fecha de la boda entre el entonces príncipe Felipe de Borbón y Letizia Ortiz. Un enlace real al que la hija mayor de Grace Kelly tuvo que acudir sola, y avergonzada, mientras Ernesto de Hannover dormía la mona en el hotel tras una terrible noche madrileña. Aquel episodio supuso, sin duda, el principio del fin de su matrimonio, pero también el comienzo de una leyenda: La del príncipe más chabacano y resiliente de toda la realeza europea.

02.08.2021 | 10:50
Ernesto de Hannover y Carolina de Mónaco, en 2004.

Ya lo dijo aquel James Bond llamado en la vida real Pierce Brosnan: "La fuerza de voluntad, muy necesaria, no siempre es suficiente". ¡También hacen falta poderío, constancia y cojones! Que se lo pregunten a Ernesto de Hannover, el príncipe más reloco y juguetón del Viejo Continente. El único royal capaz de abandonar una famosa (y cara) clínica de desintoxicación a los pocos días de ingresar para marchar en verano a Ibiza. ¿A respirar aire puro en la isla afortunada?, se preguntarán las almas puras e inocentes. Pues todo parece indicar que no. El heredero de la desafortunada casa de Hannover, cada vez más demacrado físicamente, ha entablado un pacto con el diablo. Eso o la comunidad científica internacional deberá analizar en profundidad su peculiar caso.

Porque no se explica cómo su cuerpo aún soporta todos los problemas de salud derivados de su adicción al alcohol, diversos escándalos y su sonada separación de Carolina de Mónaco incluidos. Cabe recordar que ya en el año 2005 sufrió un severo ataque de pancreatitis por el que se temió mucho por su vida, y en 2011 fue ingresado una vez más por problemas derivados de sus excesos.

El caso es que el aristócrata vuelve a estar de rabiosa actualidad en el papel couché porque ha abandonado la enésima clínica de desintoxicación en la que había sido ingresado. ¿El motivo? Muy agravante: hacer las maletas para viajar a Ibiza con unos amigos, tal y como adelantaba la pasada semana el programa Viva la vida. El mismo que emitió unas imágenes del príncipe en un chiringuito playero dándolo todo, al más puro estilo Sonia y Selena. Él quiere bailar toda la noche... ¡y se nota! 

noticias de noticiasdenavarra