Georgina Amorós: "En 'Código emperador' mi personaje tiene muchas capas"

Georgina amorós es una actriz muy joven, de solo 23 años, pero desde los 6 se ha enfrentado a las cámaras. Acaba de estrenar una película, 'Código emperador', y está en la popular serie juvenil de netflix 'Elite'.

31.03.2022 | 11:27
Georgina Amorós se ha convertido en una de las jóvenes promesas del audiovisual.

En la película Código emperador da vida a Marta, una joven que tiene un papel muy importante en la vida del personaje de Luis Tosar, el protagonista. La joven catalana presenta ya un amplio currículo para los 23 años que tiene (con apariciones, entre otras series, en Velvet, Bajo sospecha, Aguila Roja y Vis a vis), y al margen de otros trabajos lleva desde la segunda temporada de Élite metida en la piel de Cayetana, una pija de baja cuna. Es políglota (habla, además de castellano y catalán, inglés y francés) y feminista.

Lleva usted un buen año. Hablemos para empezar de su personaje en Código emperador.
No me puedo quejar de trabajo, desde luego. La película ha abierto el Festival de Málaga y mi personaje se llama Marta, una chica muy joven. Es dual y con muchas capas. La historia previa es que ya había estado en la vida del personaje que interpreta Luis Tosar. Por diferentes circunstancias él la vuelve a buscar, y a partir de ahí se enreda otra vez en las garras del poder.

Ha participado también en una película de Woody Allen.
Sí, pero sin exagerar. En esa película tuve un personaje muy pequeño, realmente pequeño, porque solo tenía dos escenas.

Pero queda muy bien ponerlo en el currículo...
Ja, ja, ja... Eso también es verdad. Lo que me vale es que fue una experiencia muy guay. Trabajar con un director como él es muy interesante. Siempre lo he admirado, y no solo yo, sino muchísimos actores y también los espectadores.

Es usted muy joven y cuenta con una trayectoria bastante amplia.
Desde luego, y visto ahora no puedo quejarme. Empecé bastante joven. Creo que me encuentro en un lugar privilegiado en cuanto a oportunidades. Tengo la suerte de poder trabajar, pero todos sabemos que esta profesión es muy frágil en cuanto a seguridad. He hecho proyectos que me han dado visibilidad y quizá es por lo que he podido acceder a algunos trabajos a los que otros compañeros y compañeras no han tenido acceso.

Parece que tuvo claro desde muy niña que quería ser actriz, ¿no?
Bastante. Mi abuelo me grababa todo el día y siempre iba detrás de mí con una cámara. Comencé a hacer publicidad. Mis padres vieron que me gustaba mucho la interpretación y me permitieron formarme en ella con clases de teatro. Al principio me lo tomaba más como un juego, y a partir de los 16 años, cuando empezaba Bachillerato, me lo tomé ya más en serio.

¿Dudas?
¡Cómo no! Alguna sí que tuve. Pero siempre lo típico, eso de estudiar algo más convencional. Pero, ¿qué es convencional? Pensé que era lo que me gustaba más y no me imaginaba haciendo otra cosa. Soy de Barcelona, pero me fui a Madrid a hacer Interpretación y allí me he quedado. Sobre todo, me he quedado haciendo lo que me gusta.

¿Qué tiene entre sus previsiones laborales inmediatas?
Enseguida se estrena la quinta temporada de Élite y va a ser muy potente, muy emocional.

¿Qué va a pasar con Cayetana, su personaje? Si puede contar algo...
Ella va a intentar abrazar un proyecto en el que lleva interesada mucho tiempo. Cayetana va a tener un ciclo muy bonito y espero que guste tanto el personaje como la serie.

He leído que por sus trabajos ha recibido amenazas de muerte en Twitter. ¿Es cierto?
Sí, y al principio fue un poco heavy. Cayetana, porque sobre todo era por este personaje, creaba muchas reacciones en las redes sociales. Tengo que decir que hubo de todo, siempre ocurre lo mismo. Hay gente que te ama y que te quiere besar en la boca y hay gente que te quiere matar. Con el tiempo te das cuenta de que nada es verdad y nada es mentira. Hay que dar a esos temas una importancia relativa. Ni todas las cosas bonitas son ciertas ni tampoco lo son las malas.

Utiliza las redes sociales para campañas muy comprometidas.
Me gusta mojarme por cosas y temas que me parecen importantes. Si tengo el privilegio de llegar a mucha gente, me gusta hablar de lo que a mí me parece interesante. No se trata de imponer, más bien prefiero crear debates y reflexiones que puedo compartir con la gente que me sigue.

Hablemos pues de trabajo. ¿En qué nuevos proyectos está ocupada en estos momentos?
Solo puedo hablar de lo que ya se sabe, que es Código emperador y Élite. Tengo otro asunto con el que estoy muy feliz pero del que no se puede decir nada. Ya sabes cómo son estas cosas, te tienen que dar permiso para hablar de las novedades, y en este caso, yo no lo tengo. Solo puedo contar que estoy embarcada en un trabajo muy especial, muy bonito y del que pronto se sabrá algo.

Decidió ser actriz y lo ha conseguido. ¿Se ha dejado por esta profesión algo en el tintero?
No me he dejado nada a lo que me hubiera querido dedicar. Esto es a lo que me quería dedicar. Creo que nunca me cansaré de trabajar como actriz, y aunque he hecho bastantes personajes, me falta muchos otros por hacer. Es algo que apasiona y en cada proyecto aprendo más. Sí que es cierto que algún momento me planteé estudiar otras cosas y me lo sigo planteando. Si tuviera más tiempo me gustaría estudiar algún grado o alguna carrera, pero no para dejar la profesión de actriz o tener un plan B, sino porque me gusta conocer y saber. Cuando estaba en Bachillerato me interesaban los estudios de Relaciones Internacionales o Psicología, y también Literatura. Son carreras que me parecen interesantes.

¿Qué aficiones tiene?
Me gusta mucho cocinar y también hacer deporte. El ejercicio es muy bueno para todos y también para mi trabajo, porque necesito estar fuerte. Practico mucho yoga, y una cosa que me encanta es viajar, es algo que me puede. Siempre que tengo un hueco intento desconectar del trabajo y conectar conmigo misma en tiempos más pausados. En nuestros trabajos todo son prisas e ir rápido, y a veces, con las prisas, pones el foco en cosas que no son tan importantes, así que el viajar te ayuda a conectar contigo misma.

¿Pensaba que iba a poder vivir de esta profesión?
Tenía esa ilusión y la sigo teniendo. Tuve la suerte de poder trabajar desde muy pequeña, pero es cierto también que he pasado épocas en las que de repente no me salía ningún proyecto.

¿Y cómo se sentía?
Imagínate, es frustrante. A mi alrededor siempre ha habido actores que han pasado por lo mismo y han salido adelante. Antes decías que llevo un buen año y es verdad, pero aunque pienses que te va fenomenal, que tienes trabajos seguidos, todo puede cambiar de repente. Es una profesión en la que nadie te va a asegurar nada. Esto es una carrera de fondo.

¿Y no da miedo?
Te hace prevenida, precavida, y cuando tocas el cielo con las manos y piensas que te van a seguir llamando de continuo, tienes que tener los pies en el suelo. Esta es una profesión muy volátil que depende de mil factores que nada tienen que ver con el talento que tengas. Siempre que tengo tiempo, por este motivo, procuro seguir formándome.

Se ha convertido en una mujer popular. ¿Le pesa?
Es verdad que la popularidad que te da esta profesión está presente en el día a día. Está ahí en mayor o menor medida. Cuando estrenas temporada de Élite vas por la calle y notas las miradas. Pero cuando pasan unos meses, ya hay menos. Es una popularidad que puedo gestionar y que no me afecta en mi vida personal. Yo voy a mi bola y sigo yendo con mis amigos a los mismos sitios. Siento que mi vida no ha cambiado tanto por ser más o menos conocida.

¿Es Élite el proyecto que más visibilidad le da?
El resto de lo que hago no tiene un eco tan amplio como esta serie. Es verdad que Netflix, que llega a 190 países, te da la oportunidad de que sean muchos los que te vean. Yo llegué a esta serie en la segunda temporada y era consciente del éxito que tenía, así que sabía en lo que me estaba metiendo.

¿Qué sueños le quedan por cumplir?
¿Sueños? Me quedan todos, o muchos. El primero es mantenerme en esta profesión. Yo disfruto de este sueño, pero no ha acabado. Además, me quedan muchos años para soñar. 


PERSONAL

Edad: 23 años (30 de abril de 1998).
Lugar de nacimiento: Barcelona.
Familia: Es pareja de Diego Betancour.
Formación: Estudió Interpretación en Madrid.
Trayectoria: Su primera aparición ante las cámaras la realizó a los seis años en la película Febrer, aunque antes había hecho publicidad. Tiene un par de secuencia en el trabajo de Woody Allen Rifkin's Festival. Es una de las protagonistas de la serie Élite y acaba de estrenar Código emperador, una historia que firma Jorge Coira y que está protagonizada por Luis Tosar.
noticias de noticiasdenavarra