PP y Ciudadanos maniobran para boicotear las ruedas de prensa del gobierno

Sánchez les acusa de “filibusterismo” parlamentario
PP y Cs aprovechan el 8-M para lanzar promesas electorales a las mujeres pese a sus críticas al feminismo

08.02.2020 | 23:17

pamplona - El PP y Ciudadanos han puesto en su punto de mira las ruedas de prensa del Consejo de Ministros, amparándose en la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de prohibir inauguraciones de obras o servicios y hacer campañas institucionales a cualquier gobierno estatal, autonómico o municipal. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido por su parte de que piensa seguir gobernando "hasta el último minuto de la legislatura" y el Ejecutivo seguirá aprobando medidas que quiso promover desde la oposición y cuyo debate en el Congreso PP y Ciudadanos impidieron con su mayoría en la Mesa de la Cámara. Y entre esas medidas estará, prometió ayer, la recuperación del subsidio de desempleo para mayores de 52 años.

Después de la instrucción del martes de la JEC, con la convocatoria oficial de las elecciones generales, tanto el PP como Cs han solicitado la suspensión de las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros por considerarlas actos electoralistas. El PP ya ha dado el paso y así lo ha solicitado formalmente ante el órgano que vela por la neutralidad de los actos electorales, mientras que el partido naranja ha anunciado que utilizará todas las "herramientas legales", entre ellas el recurso ante la JEC. Se trata de evitar, dijo el secretario general de Cs, José Manuel Villegas, que "las ruedas de prensa de un Gobierno que ha convocado elecciones se conviertan en mítines electorales".

Entre tanto, el Gobierno defiende haber actuado conforme a la ley y está convencido de que la Junta Electoral Central así lo determinará. Desde el Ejecutivo sostienen que las ruedas de prensa que se celebran tras la reunión del gabinete "son, desde el comienzo de la democracia, el canal oficial de comunicación del Gobierno con la opinión pública". Y es a través de estas ruedas como "se transmiten y explican cada semana, también en períodos preelectorales, las medidas adoptadas por éste en el desempeño de su labor constitucional", continúa el Gobierno en sus explicaciones.

Pedro Sánchez, por su parte, ironizó en un mitin en Vitoria sobre el hecho de que PP y Cs anden "enfadados" por los "viernes sociales" en los que el Gobierno toma medidas para el conjunto de la sociedad que la derecha no quiere y que incluso "obstaculizó" durante meses desde la Mesa del Congreso. El presidente recordó que la mayoría de los Reales Decretos Leyes que se están aprobando ahora fueron antes proposiciones de ley del grupo socialista cuando estaba en la oposición y cuyo debate impidieron PP y Cs con su mayoría en la Mesa del Congreso, cometiendo así "filibusterismo parlamentario". Y recalcó que seguirá acometiendo esas medidas hasta el final de la legislatura.

Los socialistas salieron en defensa del Gobierno pero no por las ruedas de prensa sino por los decretos y, de este modo, el portavoz adjunto del grupo socialista, Rafael Simancas, dijo que pensaba que Pablo Casado hará "el ridículo" recurriendo ante la JEC los decretos leyes que pretenda convalidar el Gobierno hasta que se convoquen elecciones. Y lo hará porque, según puntualizó, aunque vaya a la JEC, al Tribunal de Estrasburgo o a Naciones Unidas, todos le van a decir lo mismo, que es constitucional, señaló Simancas sobre una cuestión que tiene dividida a la Mesa del Congreso.

El PP siguió precisamente con la polémica de los decretos leyes, advirtiendo que el Gobierno incurrirá en fraude de ley si los utiliza como propaganda de campaña, dijo su número dos, Teodoro García Egea, quien subrayó que éstos solo se deberían utilizar para situaciones de "extraordinaria o urgente necesidad".

Al portavoz del PNV, Aitor Esteban, tampoco le gusta que Sánchez quiera aprobar a toda prisa varios decretos leyes una vez disueltas las Cortes por lo que acusó al PSOE de "forzar la máquina" con su actividad legislativa. "No sé si pretende hacer propaganda sacando su programa electoral o si verdaderamente quiere sacar los decretos adelante", cuestionó.

Podemos no quiso entrar en la cuestión de analizar si las ruedas de prensa del Consejo de Ministros son o no propaganda electoral. Sí se refirió a los decretos leyes el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, quien acusó al PSOE de estar utilizando el Ejecutivo de forma "tacticista y electoralista", como le reprochan PP y Cs. No obstante, quiso desmarcarse de esas formaciones matizando que lo que hace el Ejecutivo es "aprobar decretos ley en defensa de los servicios públicos y de las conquistas sociales".

Otro de los temas que centra la precampaña es la cuestión feminista al ser la semana en la que se celebra el Día de la Mujer. Todos los partidos aludieron a la cuestión. El PP confirmó que no estará presente en la manifestación del 8 de marzo tras conocer el "manifiesto politizado y partidista". A su entender, los partidos de "extrema izquierda" pretenden "monopolizar" la convocatoria "buscando la división y enfrentamiento entre hombres y mujeres". Casado, sin embargo sí utilizará el día para participar en un acto con mujeres del PP y presentar su programa en materia de igualdad. El líder de Cs, Albert Rivera, prometió por su parte que las autónomas que tengan un hijo no pagarán cuota durante dos años tras el nacimiento y planteó una cuota reducida para las mujeres en el mundo rural.

Ante las promesas electorales de PP y Cs pese a sus críticas al feminismo, Sánchez les advirtió de que "cualquier líder que quiera expulsar de la política a las mujeres será expulsado de la política por las mujeres". - D.N.

Lo último Lo más leído