excepto en el Consejo de Ministros

Sánchez no se mueve y recuerda que su oferta a Podemos incluye cargos en el Gobierno

La única novedad del PSOE consistió en el ofrecimiento de establecer una comisión de seguimiento al programa de gobierno que consiguieran pactan las dos partes

09.02.2020 | 16:55
GRAF6505. MADRID, 11/06/2019.- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la reunión mantenida esta mañana en el Congreso de los Diputados para intentar recabar su apoyo a la investidura, el cual

MADRID. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se mantiene firme en su oferta de colaboración a Unidas Podemos, que pasa por incluir a miembros de esta formación en puestos de responsabilidad dentro del organigrama del Ejecutivo, con la única excepción del Consejo de Ministros.

"Todo lo que no sea Consejo de Ministros" entra dentro de la oferta planteada por Sánchez, precisan a Europa Press fuentes socialistas, que recuerdan que el organigrama del Ejecutivo es muy amplio. De hecho, abarca desde las secretarías generales hasta las direcciones generales, pasando por secretarías generales y altos comisionados.

Sin embargo, Iglesias sigue insistiendo en su exigencia de acordar un Gobierno de coalición, lo que pasa porque haya ministros de Podemos. Este miércoles, el secretario general de Podemos asumía la posibilidad de que para conseguir su objetivo tal vez sea necesaria una primera investidura fallida.

Según Iglesias, ese Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos "está mucho más cerca de lo que podría parecer", si bien ha apuntado que quizás "haya que esperar dos meses y medio", abriendo así la puerta a una investidura fallida, después de la cual los socialistas se verían abocados a acceder a las exigencias de los 'morados'.

Desde el PSOE, en cambio, no se mueven un ápice de la posición trasladada el martes tras el último encuentro entre Sánchez e Iglesias, en el que la única novedad consistió en el ofrecimiento de establecer una comisión de seguimiento al programa de gobierno que consiguieran pactan las dos partes.

Así las cosas, Sánchez ya ha decidido que el próximo día 2 comunicará la fecha del mes de julio en la que se someterá al debate de investidura, tenga o no tenga antes todos los apoyos necesarios para superar la votación.

Con esta decisión, Sánchez busca que el resto de fuerzas políticas se retrate y que cada una asuma su responsabilidad de facilitar o bloquear la formación de "un gobierno progresista, europeísta y moderado", según fuentes socialistas.

Desde el PSOE argumentan que en la negociación con Unidas Podemos ellos ya se han movido al pasar de aspirar a gobernar en solitario a aceptar formar un ejecutivo de cooperación, con miembros de los 'morados' ocupando cargos intermedios en el Gobierno. Ahora le toca a Podemos ceder en algo, según la visión del PSOE.

Con la colaboración con Podemos en el aire, los socialistas no han renunciado a pedir la abstención o el voto a favor de PP y Ciudadanos, apelando a su responsabilidad, pero sin ofrecerles nada más que el arranque de la legislatura y la posibilidad de explorar juntos pactos de Estado.