Esparza reprocha al PSN que solo busque “sillones” y le pide su apoyo

Desprecia los apoyos a Chivite y dice que “podrá ser presidenta del Gobierno, pero no de los navarros”

09.02.2020 | 17:25

pamplona - A medida que pasan los días, Javier Esparza se ve más cerca de la oposición, si bien va a tratar de impedirlo "hasta el último momento", tal y como indicó tras constatar ante el presidente del Parlamento, Unai Hualde, que no reúne apoyos para intentar su investidura. El candidato de Navarra Suma sabe que la única posibilidad de recuperar el Gobierno pasa por seducir al PSN, pero no parece que la estrategia más adecuada sea reincidir en los ataques a los socialistas.

"Chivite podrá ser presidenta del Gobierno, pero no de los navarros", se atrevió a decir ayer el presidente de UPN, como si los votos que pudieran investir a la candidata socialista valieran menos que los suyos.

Pero no se detuvo ahí Esparza, que acudió a la Cámara acompañado por el secretario general del PPN, José Suárez, y el portavoz de Ciudadanos en Navarra, Carlos Pérez-Nievas. Esparza añadió que la líder del PSN "quiere presidir el Gobierno cueste lo que cueste y para eso no hay límites, pero las contradicciones son tan evidentes en temas esenciales" que "no tiene lógica salvo ambiciones personales". A su juicio, el paso dado hasta ahora por el PSN en búsqueda de un gobierno de progreso "no es un tema de contenidos ni de programa sino que el PSN ha convertido esto en un tema de sillones porque si no, no tiene ningún sentido lo que se está haciendo".

discrepancias donde no las hay "Están en posiciones contrarias con Geroa Bai, con EH Bildu, con Podemos e I-E en el TAV, Canal de Navarra, política lingüística, política fiscal, OPE, decreto de acceso a la función pública, el mapa local, la concertación social, el modelo educativo, la devolución del IRPF...", enumeró Esparza, pese a que bien sabe que con el TAV no hay discrepancias de calado con Geroa Bai, que con el Canal existe un absoluto consenso entre todas las fuerzas, que en política fiscal también existen diferencias entre PSN y UPN, etc.

En definitiva, no estuvo muy fino Esparza en sus apreciaciones. Tampoco cuando dijo que "Chivite se quiere convertir en el salvavidas de la gran derrotada en las elecciones, que es Uxue Barkos", dado que la candidata de Geroa Bai no solo repitió los escaños de 2015 sino que ganó más de siete mil votos. Y tampoco estuvo muy atinado cuando aseguró que "Navarra Suma es quien puede dar estabilidad a esta Comunidad", si tenemos en cuenta que el último Gobierno UPN-PSN saltó por los aires sin cumplir el primer año.

Desatado en sus desaires hacia Chivite, Esparza manifestó que "hace falta tener tragaderas para llegar a presidir un gobierno de la mano de EH Bildu". Otra aseveración que no se ajusta a los pasos que está dando el PSN, por mucho que vaya a necesitar su apoyo en el Parlamento.

En lo que fue una desafortunada comparecencia, Esparza también dijo que "si finalmente se conforma un gobierno en torno a Chivite será un gobierno que tendrá más apoyos independentistas que de izquierdas", pese a que ni Geroa Bai, ni Podemos, ni I-E están reivindicando la secesión de España, y que Navarra Suma "va ser clave en todas las decisiones que se vayan a tomar en esta próxima legislatura", porque tiene el 40% de los escaños, obviando que el otro 60% es mayoritario.

Tras el aluvión de críticas al PSN, el dirigente de UPN pidió su apoyo al considerar que un gobierno con los socialistas "es la mejor fórmula, la que da estabilidad, es coherente con los programas y los discursos y el que respeta al conjunto de los ciudadanos y a lo que la mayoría votó", olvidando que solo PSN y Geroa Bai consiguieron seis mil votos más que Navarra Suma.

noticias de noticiasdenavarra