Un partido que se juega en el ámbito digital y en el de la educación

El estudio también apunta a que la Hacienda Foral necesita aumentar el número de especialistas en ‘big data’

10.02.2020 | 05:10

PAMPLONA - La lucha contra el fraude se ha convertido en un quebradero de cabeza para las administraciones públicas, que a la falta de recursos materiales y humanos -herramientas informáticas especializadas, inspectores- tiene que sumar la dificultad de rastrear y calcular la cifra de fraude que lastra las cuentas públicas. Por eso un par de capítulos del informe se dedican a dar recomendaciones y pautas, sobre todo en el ámbito digital y en el de la educación cívico-tributaria, para que las nuevas generaciones comprendan que no pagar el IVA -por ejemplo- repercute en su día a día.

Una de las primeras recomendaciones que hace el estudio es el de la simplificación de las comunicaciones: las cartas de información de Hacienda tienen que ser más cortas y destacar, exclusivamente, la información y los datos que afectan al contribuyente. El estudio, confeccionado por los profesores Pedro Pascual como investigador principal, Antonio Gómez Gómez-Plana y Vicente Ríos, también aboga por introducir consejos de psicología social, en la línea en el que lo hacen los economistas José María Durán y Alejandro Esteller. Estos, en un manual de 2018, abogaban por establecer un compromiso de veracidad que debe ser firmado antes de rellenar el resto de la declaración; introducir palabras con connotaciones morales -"Por favor, no defraude" o "Sea honesto", detallan en el informe-; simplificar la cumplimentación de la declaración y a los que no reciben la propuesta-borrador, facilitarles más el acceso a sus datos fiscales; y ampliar la publicación anual de la lista de morosos, con la idea de publicar los nombres de las personas físicas responsables en el caso de las personas jurídicas. También se propone, en una medida que llama la atención, el sorteo ponderado de premios (coches, bonos, etc) para incentivar la moral fiscal de las empresas y consumidores.

Al margen de la sensibilización, otro de los campos donde tiene que darse la batalla es el ámbito digital. El estudio recomienda a la Hacienda Foral que "aumente el peso relativo de personas especialistas en big data", dadas las posibilidades que da en la lucha contra el fraude, y poner en marcha un observatorio que mantenga actualizado el fraude en cada uno de los impuestos. Y también hacer un marcaje exhaustivo a todo lo que tiene que ver con el mundo 2.0: con el reto europeo de determinar dónde se considera que está la base imponible de vendedores digitales, el informe aboga por reducir los tratamientos especiales, fomentar los medios de pago electrónicos que permiten el control de las operaciones; sancionar a las empresas y programadores que desarrollen softwares que permitan llevar contabilidades paralelas; y obligar por ley a emitir facturas en todas las compras con DNI del comprador. - A.I.R.