Koldo Leoz / EH Bildu Lizarra

Koldo Leoz: "Vamos a impulsar una gran batería de propuestas que se centran en el bienestar de las personas"

21.03.2020 | 01:29
Koldo Leoz posa junto a la fachada del Consistorio de Estella-Lizarra.

Tras cuatro años como concejal y otros cuatro como alcalde de Estella-Lizarra, Koldo Leoz, portavoz de EH Bildu, recuperará este martes la vara de mando

estella-lizarra – La moción de censura que han presentado contra Gonzalo Fuentes (Navarra Suma) y que apoyarán este martes los seis ediles de EH Bildu, el representante de Geroa Bai y los dos concejales no adscritos del Ayuntamiento (hasta el pasado 9 de marzo miembros del PSN) ha sido un tornado político en la ciudad del Ega y hará que la situación consistorial dé un vuelco de 180 grados. La Alcaldía pasará a estar dos años en mano de Koldo Leoz y el siguiente en las de Jorge Crespo. Para Leoz es el momento de cerrarle la puerta a la derecha y de aplicar un programa progresista.

¿Cómo afronta esta nueva etapa?

–Con mucha ilusión porque fuerzas con trayectorias políticas diferentes nos volvemos a unir para desarrollar una batería de medidas progresistas que darán continuidad a las puestas en marcha la legislatura pasada y que Navarra Suma estaba intentando destruir.

Desde el PSN negaron negociaciones previas y aseguraron que el acuerdo se tomó el sábado día 7, ¿cómo se ha gestado este nuevo acuerdo?

–Efectivamente el acuerdo se firma el 7 de marzo pero como es lógico, los contactos y el contraste de los programas de las tres formaciones ha sido trabajado durante semanas para llegar al grado de concreción recogido en el acuerdo.

¿Entiende el revuelo que se ha montado en torno al PSN por facilitarles la Alcaldía?

–Lo entiendo desde una posición política que no comparto para nada. Ir en contra de la sociedad estellesa, donde está totalmente normalizado el trabajo en común entre diferentes para mejorar la ciudad, es antinatura. La sociedad siempre va por delante de la política, pero me parece una insensatez querer estancarse y no avanzar junto a ella, que es lo que hace el PSN con su planteamiento de veto a EH Bildu. A no ser que necesite nuestros votos para aprobar presupuestos, porque entonces sí se puede hablar y pactar.

¿Cómo diría que han sido estos meses de gobierno en minoría de Navarra Suma?

–Se han dedicado a intentar desmantelar los avances realizados en diferentes ámbitos como participación ciudadana, economía circular, euskara, sostenibilidad, aconfesionalidad, etc. De las 11 frases que presentaron como programa electoral han incumplido varias y su absoluta falta de proyecto político para la ciudad la ha sumido en un letargo del que debíamos sacarla. Claro ejemplo de su incapacidad es que todavía no tenemos un borrador de presupuestos. Por no hablar del autoritarismo y la soberbia demostrada en los plenos donde han llegado a decir que incumplirán un acuerdo de pleno o que estudian el pasado ideológico de las artistas que contratan. Inaudito.

¿Entendió en su día la posición del PSN dándole la Alcaldía a la derecha?

–No lo entendí en Lizarra, ni en Iruñea, ni en Barañáin... UPN, PP y Ciudadanos en conjunto representan a la derechona más retrógrada y rancia del Estado, por lo que toda persona que se diga progresista debería tener como deber cerrarle todas las puertas hacia el poder. EH Bildu ha actuado de manera consecuente y responsable en Madrid y en el Parlamento de Nafarroa, pero también en Viana o Andosilla, donde hemos posibilitado alcaldías del PSN frente a Navarra Suma sin pedir nada a cambio. Quien no lo ha hecho deberá explicárselo a sus bases.

¿Cuáles son las claves del acuerdo programático?

–Empezando por asegurar un absoluto respeto a la diversidad existente en la ciudad y acabando por ofrecer a todos los grupos políticos, incluido Navarra Suma, presencia en la Junta de Gobierno Local, encontramos entre medio una gran batería de propuestas que se centran en el bienestar de las personas, en asegurar una vida digna mejorando el acceso a la vivienda o a locales comerciales, en la reactivación económica de toda la merindad reimpulsando el polígono industrial y apostando por la economía circular, en convertir a Lizarra en una ciudad más amable y accesible, en ampliar los cauces participativos, en garantizar la igualdad de derechos y oportunidades, etc.

Lo han dividido en 13 áreas principales, en parte dicen, para tener más facilidad de diálogo con el Gobierno de Navarra. Tras las discrepancias que se están viendo estos días, ¿cree que tendrán la mano abierta?

–¿Y por qué la iban a tener cerrada? Sería una absoluta decepción que un gobierno, sea del color que sea, no trate de la misma manera a todas las localidades de Navarra, sean del tamaño y del color político que sean. No contemplo otra opción que una fluida relación en beneficio de todas las vecinas y vecinos de Estella-Lizarra.

¿Cómo se repartirán las áreas?

–Lo haremos público tras la moción de censura.

En un acuerdo a tres bandas a todos les tocará ceder. ¿Dónde cree que tendrá que ser más flexible desde su partido?

–Ya hemos estampado nuestras firmas en un acuerdo programático que será el faro que nos guiará lo que resta de legislatura, las comisiones serán delegadas por lo que cada presidencia llevará a cabo lo que ha querido incluir. En las reuniones mantenidas los tres grupos hemos propuesto y cedido, pero no ha habido grandes discrepancias. Donde más generosidad ha demostrado EH Bildu es sin duda, en aceptar el último año de Alcaldía para Jorge Crespo, pero también queríamos poner en valor el paso dado a pesar de las presiones recibidas.

Son conocidas las discrepancias con el PSN, su nuevo socio, ¿cómo espera paliar esas diferencias?

–Con diálogo, cintura política y pensando siempre en el bien común, aunque no creo que tengamos demasiadas dificultades para superarlos, ya que el acuerdo programático es amplio. Las discrepancias no obstante han sido con el PSN por acercarse a la derecha, ahora están fuera del partido y hemos firmado un acuerdo progresista con dos personas que demuestran una línea diferente a la de su ex partido.

¿Cuáles son los principales proyectos que esperan sacar adelante en Estella-Lizarra o cuáles destacaría de los que aparecen en el documento acordado?

–Todo lo relativo a vivienda y derechos sociales serán una prioridad ya que estamos pasando tiempos muy duros y vienen más. La participación ciudadana volverá a ser protagonista para incidir directamente en los presupuestos. El desarrollo del polígono industrial y del eje monumental-comercial con amplias zonas peatonales e incentivos para el comercio. El museo de la ciudad o el circuito urbano de calefacción con biomasa de la calle la Rúa también los veremos finalizados.

¿Cuáles diría que son las principales carencias de la ciudad en la actualidad?

–La Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada por el PSOE y PP-UPN impide dar solución a las principales carencias de la ciudad. Aunque el Ayuntamiento tenga unas cuentas saneadas, éste no puede utilizar el dinero en ofrecer servicios a la ciudadanía como áreas de empleo, vivienda, etc., o ampliar la plantilla de la brigada de servicios para poder mejorar la ciudad. El remanente se tiene que utilizar para pagar las deudas con los bancos y para inversiones que no supongan un gasto posterior de mantenimiento. En una época en la que mucha gente tiene apuros para llegar a fin de mes esa ley obliga a los ayuntamientos a invertir en cemento cuando lo que hay que hacer es invertir en las personas.

Algunos de los temas que se repiten en el acuerdo programático está en de Oncineda. ¿Cómo esperan darle una solución?

–Gracias al acierto en nuestra gestión, Oncineda está bien encaminado en los tribunales y se ha conseguido reducir una amenaza de 16 millones de euros a alrededor de 2 millones, que es lo que se ha pagado de momento. Ahora hay que dar a los propietarios de aquellos terrenos los aprovechamientos urbanísticos que les corresponden en la zona de Ibarra y también toca hacer el Plan Especial de Oncineda para desarrollar aquellos terrenos que tantos quebraderos de cabeza nos han dado por la negligencia de UPN y PSN.

Otra cuestión que interesa a la ciudadanía es la posible implantación de la zona azul o si se mantendrá la limitación de 90 minutos, ¿cómo quedará el asunto?

–Se va a mantener la zona de estacionamiento limitado a 90 minutos ya que todas las valoraciones recibidas son buenas, incluso Navarra Suma ha tenido que admitir que funciona. Ahora toca hacer pública la gestión del aparcamiento subterráneo y peatonalizar la calle San Andrés, principal eje de tránsito, para completar el plan de movilidad y convertir a Estella-Lizarra en una ciudad más amable y atractiva comercialmente. Esto es algo que en repetidas ocasiones le he trasladado al alcalde de Navarra Suma pero no me ha hecho caso. Ahora se hará.

Le dan mucha importancia a la revitalización de la zona industrial, ¿qué pasos esperan dar?

–Esperamos ir de la mano del Gobierno de Navarra en este ámbito. Tenemos el compromiso de Nasuvinsa para desarrollar el polígono industrial en los próximos dos años y necesitamos de acciones coordinadas junto al Gobierno para atraer empresas que revitalicen industrialmente la Merindad de Tierra Estella y generen puestos de trabajo que hagan descender las altísimas tasas de desempleo de la comarca. Estamos en un lugar estratégico entre tres grandes capitales como son Iruñea, Gasteiz y Logroño. Con una autovía que llega hasta la puerta del polígono, hay que potenciar las virtudes que tenemos en este ámbito, que son muchas.

También han creado un área específica sobre el euskera, ¿en qué líneas trabajarán y qué aspiraciones tienen?

–La ordenanza se aprobó en la legislatura 2011-2015 por la entonces oposición al gobierno municipal de UPN-PP. La legislatura pasada se desarrolló parte de ella y se creó la comisión de Euskara que Navarra Suma integró al inicio de esta legislatura dentro de una extraña comisión llamada Arte, Patrimonio y Euskara creada específicamente para la persona que la preside. Ahora el euskara volverá a tener su propia comisión e intentaremos, entre otras cosas, desarrollar de manera íntegra la ordenanza en vigor y darle la importancia que no se le ha dado estos 9 meses.

A río revuelto, ganancia de pescadores y, en apenas tres días, recuperará la vara de mando. ¿Qué balance hace de la anterior legislatura y en qué cree que se diferenciará de este nuevo mandato?

–La legislatura anterior fue una gran experiencia ya que junto a diferentes fuerzas políticas progresistas conseguimos grandes avances en participación ciudadana, sostenibilidad, soberanía alimentaria, turismo, patrimonio, convivencia, respeto a la diversidad, etc. Ahora la fórmula será similar e igualmente emocionante, pero con un mayor grado de responsabilidad debido a todo el revuelo creado en torno a la moción de censura y a las malas formas exhibidas desde la Alcaldía por Navarra Suma.

¿Tendrá dedicación exclusiva?

–Aún no lo he decidido del todo pero creo que sí.

¿Cree que es buena idea el hecho de compartir la Alcaldía?

–Considero que habría sido mucho más natural que EH Bildu hubiera tenido la Alcaldía desde el principio hasta el final pero hay que valorar el paso dado por Jorge y Magdalena, por lo que hemos actuado con generosidad.

¿Cuáles serán los primeros pasos a dar una vez que reviertan la situación política del Ayuntamiento de Estella-Lizarra?

–Lo primero será hablar con la plantilla y trasladar calma y serenidad. Confío plenamente en las personas tan profesionales que tiene el Ayuntamiento de Estella-Lizarra trabajando para mejorar la vida de las vecinas y vecinos de la ciudad. Ellos y ellas son el alma del Ayuntamiento y quisiera poder transmitirles la ilusión con la que entramos de nuevo a gobernar. Si conseguimos motivarlas, junto a nuestra iniciativa política, haremos un equipo imparable y nuestra ciudad seguirá mejorando.

"Hemos firmado un acuerdo que será el faro que nos guiará"

"Claro ejemplo de la incapacidad de Navarra Suma es que todavía no tengamos ni un borrador de presupuestos"

"Todo lo relativo a vivienda y derechos sociales será una prioridad, ya que estamos pasando tiempos muy duros y viene más"

"Gracias al acierto de nuestra gestión, en Oncineda se ha conseguido reducir una amenaza de 16 millones a alrededor de 2"