Chivite reclama unidad política para afrontar la recuperación

La presidenta afirma que Navarra se juega su futuro en los próximos meses - Asegura que la comunidad está en buena posición para lograr fondos europeos y pide apoyo al presupuesto

04.09.2020 | 14:21
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante su comparecencia.

Pamplona – La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, emplazó ayer a todos los agentes políticos y sociales a trabajar desde la unidad para facilitar una recuperación económica lo más rápida posible. Un llamamiento que llega a unas semanas de comenzar el trámite presupuestario, que Chivite invita a negociar a todas las fuerzas parlamentarias desde la premisa de que "no se trata de que el Gobierno se cuelgue o no una medalla", sino de "canalizar en positivo" las distintas propuestas que se puedan poner sobre la mesa.

La presidenta compareció en la sede del Gobierno pasadas las 2 de la tarde para informar sobre la última conferencia telemática celebrada con el resto de presidentes autonómicos. Una cita en la que se trató el inicio del curso escolar y la tramitación de los fondos europeos para la recuperación, pero en la que no se concretaron novedades. "He pedido que se facilite la conciliación de las familias", justificó la presidenta, que dijo hablar también como "madre". En ese sentido, se mostró confiada en que en los próximos días a través del diálogo social se puedan articular medidas que faciliten la conciliación a las familias que tengan que cuidar a hijos en cuarentena por contacto con compañeros escolares pero sin PCR positiva.

Tampoco hubo novedades en lo referente a la tramitación de los fondos europeos, de los que Navarra aspira a captar entre 450 y 850 millones en los próximos tres años para proyectos vinculados con la digitalización, el pacto verde y la inclusión social. Medidas que el Gobierno foral liga al Plan Reactivar, aprobado en julio, y para las que Chivite pidió el mayor apoyo social y político posible. "Estamos en muy buena posición de partida", subrayó Chivite, que explicó que el presidente Pedro Sánchez se ha comprometido a realizar un reparto equitativo de las ayudas por comunidades, pero siempre en torno a proyectos concretos. Algo que, a juicio de la presidenta, requiere de la unidad de acción en Navarra de todos los agentes implicados.

sin bloqueo Queda sin embargo por concretar todavía la metodología de trabajo para el reparto de los fondos, que será coordinado por la Ministra de Hacienda tras un "vis a vis" que el presidente Pedro Sánchez mantendrá con todos los líderes autonómicos. "Que esto salga bien no es para que el Gobierno de Navarra se ponga medallas, es para que Navarra gane como comunidad, para que Navarra se beneficie, para dar certidumbre a la juventud", subrayó Chivite, que apeló "a los partidos políticos, a todas las instituciones, a la sociedad civil, a los distintos agentes sociales y económicos, a empresas, autónomos, al talento, a la iniciativa personal, para que hagamos piña en torno a este reto".

Un contexto en el que llamó a evitar "posiciones de bloqueo" que no se entenderían, y que pueden dificultar la posición del Gobierno de Navarra, que encara en minoría un otoño social y económicamente complicado. "El Plan Reactivar Navarra y los fondos europeos van a ser dos hitos que marquen nuestro devenir como región más o menos puntera. Tenemos que recuperar posiciones de competitividad y liderazgo", subrayó Chivite.

La consejera de Economía, Elma Saiz, presentará en los próximos días el cuadro macroeconómico del próximo año y el efecto de la caída de la recaudación, que a finales de julio alcanzaba el 19%. Una merma de ingresos que el ejecutivo autonómico monitoriza "día a día", y que confía en suplir con emisión de deuda publica y sin necesidad de recortar o bloquear partidas. Los últimos datos de empleo y de producción industrial hacen que el Gobierno se muestre "precavidamente optimista" de cara al medio plazo. Reclama, eso si, unidad política. "Toca remar todos en la misma dirección, lo cual es compatible con el debate y la diferencia. Si nos convocamos a un consenso por el bien común esas diferencias las podemos canalizar en positivo", argumenta la presidenta.