El Parlamento Europeo apuesta por regular las tecnológicas

Reclama a Bruselas crear una órgano que controle la transparencia de las grandes empresas digitales

22.10.2020 | 00:42

bruselas – El Parlamento Europeo (PE) pidió ayer a la Comisión Europea (CE) que su futura legislación para regular los servicios digitales conlleve la creación de una autoridad europea con poderes para multar a las grandes tecnológicas si estas son poco transparentes con, entre otros aspectos, los algoritmos que emplean.

Esta sugerencia forma parte del paquete de recomendaciones a la Comisión para su futura propuesta sobre los servicios digitales, que se espera para finales de este año y en el que podrían incluirse prohibiciones de ciertas prácticas e incluso sanciones para proteger a los usuarios de abusos de estas plataformas.

En el texto aprobado ayer, el Parlamento recomienda que la aplicación de ese futuro reglamento "sea objeto de un estrecho seguimiento por una entidad europea" que garantice su desempeño por las plataformas de alojamiento de contenidos.

hacer cumplir las normas Las plataformas digitales deberían presentar periódicamente informes de transparencia "sobre sus políticas de contenidos" y la conformidad de sus condiciones con la futura norma europea, y la futura entidad debe tener, para los eurodiputados, la capacidad de "controlar los algoritmos que usan las plataformas para la gestión de contenidos".

Esta entidad debería tener, además, capacidad para imponer multas por incumplir la legislación sobre servicios digitales, es decir, por no facilitar "condiciones transparentes, accesibles, justas y no discriminatorias", no proporcionar acceso a sus algoritmos a las autoridades o no presentar informes de transparencia.

Regulación más estricta Asimismo, el Parlamento Europeo pidió que la Comisión Europea analice el impacto de medidas como "la amplificación de contenidos en función de las visualizaciones", que consideran "una de las prácticas más perjudiciales de la sociedad digital", ya que, consideran que el uso de la publicidad personalizada debe regularse para que sea menos intrusiva con el usuario y no haga un seguimiento "tan exhaustivo" de la interacción de este con los contenidos.