La Fiscalía del Supremo avisó en noviembre a Juan Carlos I que estaba siendo investigado

El Ministerio Público estudia la regularización fiscal tras saldar la deuda con Hacienda pero todo apunta al archivo del caso, aunque siguen abiertas otras investigaciones

11.12.2020 | 00:18
El rey Juan Carlos I, cuando aún era jefe del Estado. Foto: Efe

pamplona – La Fiscalía del Tribunal Supremo comunicó a principios de noviembre al rey emérito, Juan Carlos I, que estaba siendo investigando por dos causas abiertas sobre su fortuna.

La notificación, según Público, se produjo el pasado mes, en la que se lo hizo saber al abogado de Juan Carlos I la existencia de diligencias abiertas relativas al uso de tarjetas a nombre de quien había sido su ayudante de campo, el coronel del Ejército del Aire Nicolás Murga. Con esa notificación en su poder presentó en Hacienda este miércoles los 678.393 euros.

En la Fiscalía analizan si serviría para neutralizar una investigación sobre este dinero, ya que adelantó así a la presentación de una querella del ministerio público.

En cualquier caso, el escándalo sobre el uso de tarjetas bancarias de forma fraudulenta por parte del rey emérito y algunos de sus familiares parece abocado al archivo, todo ello después de que el pasado miércoles Juan Carlos I hiciera una declaración voluntaria ante la autoridad tributaria por la que abonó 678.393,72 euros. Se correspondería a lo dejado de pagar en impuestos correspondientes a los ejercicios 2016, 2017, 2018

El equipo de fiscales del Supremo se va a centrar en analizar el contenido de esa regularización, tanto la cuantía declarada, como los períodos impositivos a los que se corresponde, para después valorar "jurídicamente" la incidencia que podría tener en el contenido de la investigación, precisan las fuentes. En el caso de que la Agencia Tributaria no detecte ninguna infracción administrativa, previsiblemente tampoco habría una penal, de modo que el caso podría estar abocado al archivo.

Juan Carlos I presentó esta declaración para regularizar su situación fiscal cuatro meses después de su marcha de España. Este asunto estaba siendo investigado por la Fiscalía del Supremo en unas diligencias en las que también colabora el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, que abrió el expediente sobre este asunto hace algo más de un año.

Esta línea de investigación sobre gastos realizados con efectivo y que no había sido declarado a Hacienda se une a las otras dos ya abiertas al rey emérito, la primera por posibles comisiones procedentes del AVE a la Meca. Las terceras diligencias abiertas respecto a Juan Carlos I, reveladas por la propia fiscal general del Estado, Dolores Delgado, partieron de una información procedente de "inteligencia financiera" –Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales–.

Se trataría de conductas realizadas en un espacio temporal aún por delimitar y que inicialmente podrían incardinarse en blanqueo de capitales de los que podrían derivarse delitos fiscales. Según este aviso, Juan Carlos I tendría casi 10 millones de euros en una cuenta activa en la isla de Jersey.

PSOE y PP, cortafuegos PSOE y PP ejercieron ayer de cortafuegos para el rey emérito bajo el argumento de que la regularización de su deuda tributaria es algo personal. Para el ministro de Transporte y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, se trata de "un tema personal" que debe tratarse en el ámbito de al confidencialidad. Por su parte, la diputada del Partido Popular y exministra, Ana Pastor, señaló que la declaración voluntaria ante la Agencia Tributaria es una decisión "individual".

En su línea habitual, quien fue más allá en la defensa del emérito fue la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, quien señaló en el Pleno de la Asamblea que "por supuesto que la ley es para todos la misma pero no todos iguales ante la ley. El rey Juan Carlos no es un ciudadano cualquiera, para empezar es un gran embajador de este país durante muchísimos años".