Barkos, Araiz y Buil censuran la utilización política de la derecha en el caso Davalor

La expresidenta critica a UPN por "usar los tribunales para interferir en la estabilidad de un Gobierno", como en 2018 con la querella contra María Solana

27.01.2021 | 00:59
Uxue Barkos departe con su compañera de filas María Solana. Foto: Patxi Cascante

Pamplona – Tras la intervención de Javier Esparza, las críticas del resto de los grupos presentes en la Comisión no se hicieron esperar respecto de la posición sostenida por el portavoz de Navarra Suma. Consenso básico de todas las formaciones salvo Izquierda-Ezkerra, cuya portavoz, Marisa de Simón, se encontraba en ese momento en la Comisión de Derechos Sociales, que se desarrollaba a la misma hora.

Por parte de Geroa Bai, Uxue Barkos aseveró que Manu Ayerdi "dejó bien claro que en el cumplimiento de lo que la ley mandata, en el momento procesal oportuno sería él quien dimitiera", "sin necesidad de poner en el compromiso" a la presidenta de "llevar a cabo un cese". Barkos censuró a Esparza haber hecho "un relato de supuestos delitos de enorme gravedad", y le preguntó si en la querella presentada por UPN, se había incorporado un estudio de la Cámara de Comptos existente al respecto. "Me temo muy mucho que su no inclusión nos dejará la idea de que una vez más estamos ante un intento de instrumentalizar el mundo de la judicatura para intervenir políticamente donde las urnas no les han permitido".

El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, se alineó con el Ejecutivo entendiendo que se debe esperar "a que se produzca ese momento procesal oportuno" para que Ayerdi dimita. Araiz también cree evidente que en este asunto "hay un interés político detrás", y que en Navarra Suma "creen que aquí han pillado cacho". En una intervención bien preparada, Araiz tiró de comparación con Murcia, la única comunidad, explicó, con un ordenamiento muy similar al artículo 68 de la Ley foral del Gobierno de Navarra y de su Presidenta. "No nos dé lecciones de fariseísmo en este tema", dijo a Navarra Suma, recordando que "en la Región de Murcia, donde primero se aprobó, "hubo una rebeldía procesal y política del presidente de la Comunidad, que dimitió por asfixia política, por la moción de censura que Ciudadanos estaba dispuesto a apoyar al Partido Socialista". Se refería así a la dimisión de Pedro Antonio Sánchez en abril de 2017. "Pero la interpretación que hacía el Partido Popular y la interpretación que hacía también Ciudadanos", prosiguió Araiz, era que hasta que no se le citaba a declarar no se ponía en marcha" el proceso. "Por lo tanto, para fariseísmo, ustedes, el Partido Popular", dijo mirando a Navarra Suma.

Por su parte, el portavoz socialista, Ramón Alzórriz, se mostró irónico. "Para respetar la independencia judicial el señor Esparza ha dictado sentencia, y eso me parece grave". Alzórriz resaltó que su partido no va a permitir que "se cuestione" a los servicios jurídicos del Gobierno de Navarra. El portavoz socialista se refirió a "estrategias políticas y mediáticas", e instó a "no confundir a la ciudadanía navarra en un tema tan sensible y tan grave" y subrayó que no ha llegado el momento procesal en el que, en aplicación de la ley, Ayerdi debe dimitir.

En representación de Podemos Ahal Dugu, Mikel Buil a partir de la constatación de que "la ley es igual para todos", en línea con los tres anteriores intervinientes apuntó que el Gobierno "hace bien" en "ser prudente con los derechos del consejero". A juicio de Buil "es evidente que hay un interés político" en Navarra Suma, que intenta "hacer irrespirable esta situación".

noticias de noticiasdenavarra