Albares pide prudencia y no responsabilizar a Marruecos de las escuchas

El ministro de Exteriores incide en que el agente externo que espió a Sánchez y Robles puede ser "un país u otro tipo de entidad"

06.05.2022 | 12:15
El ministro de Exteriores y Pedro Sánchez, junto Mohamed VI, durante la cena que mantuvieron en Rabat tras retomar relaciones.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha defendido este viernes que el "agente externo" que según el Ejecutivo espió los teléfonos móviles de Pedro Sánchez y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, no tiene por qué ser un país sino que también puede ser "otro tipo de entidad".

Ante los señalamientos de que Marruecos pueda estar detrás del espionaje mediante el software Pegasus a Sánchez y Robles, Albares ha incidido, en varias entrevistas, en que "no se nombra quién es el agente externo, ni siquiera se nombra si es un país u otro tipo de entidad", si bien no ha querido entrar en más detalles.

"No se ha hablado de un país extranjero, se ha hablado de un agente externo, externo a las instituciones del Estado", ha subrayado, tras ser preguntado precisamente por la posibilidad de que Marruecos pueda estar detrás.

Albares, que ha vuelto a reiterar que hay que esperar a esclarecer los hechos antes de realizar "conjeturas" porque no es así como funcionan las relaciones internacionales sino en base a hechos, ha sostenido que el único hecho que es "incontrovertible es que ninguna institución del Estado ha realizado esa entrada en ilegal en esos móviles".

ALBARES PIDE NO ACUSAR A MARRUECOS 


En cuanto a la posibilidad de que Marruecos haya chantajeado al Estado con la información extraída del móvil de Sánchez, el ministro de Exteriores ha esgrimido que "no hay ningún hecho que pruebe esto". "España toma sus decisiones soberanas, las que tiene que tomar en cada momento por un único motivo, sin aceptar ningún chantaje de nadie, defender los intereses de los españoles y proyectar sus valores", ha aseverado.

En este sentido, se ha mostrado contrario a los señalamientos y los comentarios sobre Marruecos puedan dañar las relaciones con este país, con el que España "está entrando en una nueva etapa de confianza", basada en el respeto mutuo y la ausencia de decisiones unilaterales.

Así, ha puesto en valor que este verano habrá Operación Paso del Estrecho, cuyos detalles se están discutiendo ya, y también se prevé próximamente la reapertura de la frontera con Ceuta y Melilla de forma "ordenada y gradual" y que se haga "de forma estratégica".

EL GOBIERNO APUESTA POR LA TRANSPARENCIA


Asimismo, tras recordar que otros líderes también han sido objeto de espionaje en el pasado, entre los que ha citado a la excanciller alemana Angela Merkel, ha defendido el que el Gobierno español haya sido el único que ha reconocido abiertamente que este hecho se ha producido.

"No juzgo lo que hacen otros gobiernos pero aseguro que el Gobierno de España decide lo que es mejor para este país en cada momento y ha sido la transparencia", ha dicho al respecto para justificar el paso dado por Moncloa este lunes, si bien no ha querido aclarar si su móvil, que el CNI ya ha revisado, también ha sido espiado. El Gobierno se mueve en los parámetros de "legalidad, estado de derecho y transparencia", ha recalcado.

Por otra parte, ha defendido la unidad del Gobierno de coalición ante la divergencia de posiciones del PSOE y Unidas Podemos, que ha ejemplificado en los resultados de los Consejos de Ministros: "Cada martes se verifica esta cohesión".

"Cada martes me siento en el Consejo de Ministros y constato que se están aprobando leyes en un momento en el que la unidad es más importante que nunca", ha asegurado, subrayando que lo relevante es que los matices y discrepancias --que ha considerado habituales en los Ejecutivos, tanto monocolores como de coalición-- no paralicen la acción gubernamental.

Asimismo, ha asegurado que España es un referente en materia de ciberseguridad y que "nadie duda" de su solidez en la cuestión, como ha podido comprobar en los contactos que él mismo mantiene con otros gobiernos.

UCRANIA


Albares ha descartado que la guerra de Ucrania pueda terminar el lunes, ha augurado un conflicto "largo" y ha añadido que el presidente ruso, Vladimir Putin, tiene interés en una victoria militar significativa de cara al 9 de mayo, una fecha simbólica muy importante para Rusia.

Ha afirmado que el Estado ha participado en el refuerzo de la seguridad de las fronteras con Rusia porque "esa es la forma de defender la seguridad de los españoles, estas son nuestras fronteras, el flanco este de la OTAN, el flanco este Europeo", y ha subrayado el envío de material humanitario y militar, tanto defensivo como ofensivo, ha dicho.

Ha explicado que la expulsión del embajador ruso en España no está sobre la mesa porque su presencia es una apuesta para demostrar que la vía del diálogo continúa abierta, a pesar de destacar que "no hay prácticamente contacto con él".

noticias de noticiasdenavarra