Braille desde la cuna. 80 alumnos tienen discapacidad visual en Navarra

Estos estudiantes acuden a centros ordinarios, que es “el reto” que destaca la consejera de Educación, María Solana

Un nuevo método fomenta el aprendizaje de este código desde los 0 a los 12 años. La ONCE y Educación explica cómo funciona ‘Braitico’.

07.02.2020 | 10:02
Los estudiantes Ibai López y Adriana Palomo mostraron ayer en un taller el sistema ‘Braitico’ usando una tableta y una línea braille.

Un antifaz, como método para "verlo mejor". El delegado territorial de la ONCE en Navarra, Jesús Buitrago Calzado, ofreció ayer esta fórmula a la consejera de Educación del Gobierno foral, María Solana Arana, para que conociera el nuevo método didáctico para aprender braille desde la cuna, Braitico, que ofrece recursos didácticos para que el alumnado con ceguera o una baja visión profunda pueda aprender a leer y escribir braille.

"Tengo mucho que aprender para ganar en autonomía", apuntó Solana, después de probar uno de los ejercicios. Consistió, en concreto, en dar de comer en el ordenador a 12 palomas que estaban distribuidas en una pantalla de ordenador, y siguiendo las indicaciones de si había aves que ya habían comido su parte o les tocaba más tarde. A ciegas, hay que recordar.

En ese proceso, contó con la ayuda de Adriana Palomo Miranda, de 15 años y estudiante de 4º de la ESO, e Ibai López Ilzarbe, de 12 años y que ahora afronta 1º de la ESO, que le explicaron cómo se utilizan una tableta digitalizadora y una línea braille para poder emplear un ordenador. Estos dos estudiantes acuden al IESO Pedro de Atarrabia, donde, en su día a día, recurren precisamente a un portátil para poder escribir y seguir las clases, a libros en braille y a exámenes adaptados a estas necesidades.

Adriana, en el futuro, contó que aspira a estudiar en la universidad Traducción e Interpretación, un grado que se oferta en ciudades como Vitoria o Salamanca. "Me gustan los idiomas y todo lo que tenga que ver con las letras", detalló esta estudiante, aficionada a autores como Ken Follet o a sagas como la de Harry Potter. Ibai, por su parte, todavía no tiene claro qué quiere estudiar en el futuro, pero sí que le gustan la Biología y la Geología, y aspira a hacer "todo lo posible" en sus estudios. "Que se note que yo puedo hacer todo", reivindicó.

Para ello, coincidieron en destacar la clave de tirar de oído en clase, y de contar con el apoyo del profesorado y de sus compañeros. De ahí que ayer, desde la ONCE, animaran al alumnado que comparte aula con algún estudiante con discapacidad visual a conocer Braitico (en referencia al braille, las nuevas tecnologías y la ONCE).

Esta iniciativa, que ayer se presentó en Pamplona con este taller práctico, surge de la colaboración entre la ONCE (que ha venido trabajando en esta línea desde 2012) y el departamento de Educación, a través del Centro de Recursos de Educación Especial en Navarra (Creena). Su director, José Antonio Villanueva Liras, destacó la labor fundamental del profesorado que, en los centros, atiende a este tipo de alumnado con discapacidad visual. Braitico es, según destacó la ONCE en una nota, el primer método oficial e inclusivo para aprender braille, desde que el niño nace y hasta que acaba su formación en Primaria (el sistema se divide en cuatro módulos, dependiendo del desarrollo del alumnado, desde los 0 hasta los 12 años), y con un sistema basado en la innovación educativa. Un aprendizaje a través de los dedos.

pamplona - Navarra cuenta de forma aproximada con 80 estudiantes con discapacidad visual en aulas ordinarias, según los datos que maneja el área de Visuales dentro del Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra (Creena), entidad que depende del departamento foral de Educación. En ese balance se incluye a alumnado con ceguera, pero también con otras casuísticas. En España, la ONCE atiende, en general, a unos 7.500 alumnos ciegos o con discapacidad visual grave a través de un sistema integral de apoyo.

La consejera de Educación del Gobierno foral, María Solana, apuntó ayer, durante la presentación del nuevo sistema Braitico, que el objetivo del área es avanzar en "autonomía" para este alumnado, y que "el reto" es que esta labor se haga dentro de las aulas ordinarias. En este sentido, explicó que el compromiso del departamento tiene que ser al trabajar en adaptaciones del currículo, en fomentar el aprendizaje del braille y en dotar de recursos materiales (como libros, ordenadores, programas...) y humanos a los centros.

En cuanto a la colaboración con la ONCE, Solana valoró que se mantenga desde hace décadas, y que ahora haya profesorado de la organización dentro del Creena, para promover una formación específica en la materia de discapacidad visual. - G.M.