[GALERÍA] El Gobierno reconoce a entidades y personas que trabajan "por una Navarra mejor"

Los ocho galardonados con la Cruz de Carlos III fueron la Asociación Santa María La Real, Aurelio Sagaseta, Fátima Djarra, Jesús Cía, Los Iruña’ko, Pedro Blanco, Julio Sesma y Jesús Sarasa

09.02.2020 | 02:51
Los ocho galardonados con la Cruz de Carlos III posan con sus familias.

pamplona - La Presidenta de Navarra, Uxue Barkos, presidió ayer el acto de entrega de la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra a ocho personas y entidades que destacan por "esfuerzo, creatividad, emprendimiento y decisión en distintos campos que nos marca un camino a seguir".

Los galardonados fueron la Asociación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios Santa María La Real; el músico Aurelio Sagaseta; la activista contra la mutilación genital femenina, Fátima Djarra; el emprendedor Jesús Cía; el grupo musical Los Iruña'ko; el periodista Pedro Blanco; el impulsor de la recuperación de la Memoria Histórica, Julio Sesma; y el ingeniero agrónomo, Jesús Sarasa.

En el acto, celebrado en el Claustro Isabelino del Departamento de Cultura, Deporte y Juventud, estuvieron presentes además de los miembros del Gobierno de Navarra; el defensor del Pueblo, Javier Enériz; la presidenta de la Cámara de Comptos, Asun Olaechea; el presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, Pablo Azcona; el rector de la Universidad Pública de Navarra, Alfonso Carlosena; y parlamentarios forales.

El evento comenzó con la interpretación del Himno de Navarra, por parte del Dúo de Flautas Runa y la entrega de las condecoraciones fue amenizada con varias intervenciones musicales a cargo del cuarteto vocal, Demode Quartet.

Marisa Larramendi, acompañada de Conchita Garaicoechea, recibió el galardón en representación de la Asociación de Amas de Casa Santa María la Real. En su intervención, Larramendi dedicó el reconocimiento a "todas las mujeres valientes, que durante los 50 años de actividad de la Asociación, han trabajado por los derechos y la promoción de la mujer".

La segunda Cruz fue para Aurelio Sagaseta, sacerdote y compositor de Ituren que ha recuperado el repertorio musical propio de Navarra y lo ha promocionado por todo el globo, "sin olvidar nuestras raíces musicales". También relacionado con el mundo de la música, Enrique Los Arcos recibió el galardón otorgado al mítico grupo musical de Los Iruña'ko por su amplia trayectoria musical que comenzó en 1954.

El fundador de Josenea, Jesús Cía, fue el siguiente en recibir la distinción por su apuesta por la economía sostenible y la reinserción social. Cía quiso dedicar el premio "a las 130 personas que han pasado por Josenea y que han ayudado en sacar adelante este proyecto".

Fátima Djarra, la activista que lucha sin descanso contra la mutilación genital femenina, recibió ayer otra de las cruces de Carlos III el Noble, una Cruz "que tiene el color negro de las mujeres africanas que como yo luchan día a día por salir adelante y por acabar con una tradición nociva y violenta", así como subrayó Djarra tras recibir el galardón. Otro de los premios fue para el presidente de la Asociación Pueblo de las Viudas, Julio Sesma, quien ha dedicado su vida a explicar a distintas generaciones el porqué del asesinato de su padre y de muchas otras personas durante el franquismo, así como "la lucha incansable de aquellas madres por sacarnos adelante".

El periodista de Cadena SER Pedro Blanco recogió otra de las distinciones por su labor en la divulgación de "mi tierra Navarra, donde no elegí nacer, pero si elijo estar orgulloso de ella". Así, el último galardón fue para Jesús Sarasa, exdirector general del Grupo AN, que ha trabajado "con pasión para dar valor al mundo rural desde la óptica de quienes viven en los pueblos, no desde la perspectiva urbana que tiende a llevar sus reglas al campo".

Mutilación genital femenina

contra la práctica cultural violenta

La cruz negra de las mujeres de África. La activista Fátima Djarra quiso prestar su voz "a las 200 millones de mujeres y niñas que han sufrido la mutilación genital femenina y a las que no pueden desprenderse de las mordazas que las convierten en esclavas del silencio". Así, recibió el premio con "orgullo" y como reconocimiento a todas las mujeres que han luchado para que esta lacra "no tenga cabida en un presente y un futuro feminista".