No son mil, son muchas más

Desde 2003, el número de mujeres asesinadas por violencia machista supera el millar. No todas aparecen en la lista, ya que todavía no se recogen las víctimas indirectas o familiares ni los crímenes cometidos fuera del ámbito de la pareja

09.02.2020 | 14:36
Una concentración en Madrid en protesta por el asesinato de una mujer a manos de su pareja.

Desde 2003, el número de asesinadas por violencia machista supera el millar. No todas aparecen en la lista, ya que no se recogen las víctimas indirectas o familiares ni los crímenes cometidos fuera del ámbito de la pareja

mADRID - La cifra oficial de mujeres asesinadas en España por hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación sentimental desde el año 2003 asciende a 999, a falta de que se confirme si la violencia de género está detrás de los crímenes en Ayamonte (Huelva) y de Aranjuez (Madrid).

La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, organismo que se encarga de la recopilación de estos datos, está recabando datos sobre el caso de Ayamonte, tal y como informó a través de Twitter, debido a que está "decretado el secreto de sumario". Así pues, de momento la víctima no se suma al registro oficial y todavía no se alcanza el millar de víctimas, aunque las administraciones locales ya han condenado estos hechos como crimen machista.

Según publicó este organismo en esta red social, sí se ha incluido a la mujer de 29 años presuntamente asesinada el lunes por su pareja, quien se habría suicidado tras cometer el crimen, en Alboraya (Valencia), una confirmación que no se produjo hasta ayer. Así, sumada este víctima mortal en el ámbito de la pareja o expareja, ya son 999 las asesinadas que constan en la ficha que se elabora desde 2003.

Desde ese año se empezaron a contabilizar este tipo de crímenes machistas con vistas a la aprobación, un año más tarde, de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Según estas cifras, la media es de 60 asesinatos cada año y el ejercicio con más víctimas mortales fue 2008, con 76 mujeres asesinadas, seguido de 2010, con 73; y el que menos, el año pasado, cuando se registraron 47.

De acuerdo al Centro de Investigaciones Sociológicas, la violencia de género la padecen más de 600.000 mujeres cada año en España, aunque menos de la cuarta parte se deciden a contarlo. De hecho, según los datos oficiales, la mayoría las víctimas contabilizadas en el registro oficial -entorno al 70%- no había denunciado a su presunto agresor, teniendo en cuenta que el dato sobre denuncias se incorporó en 2006.

la primera víctima La primera víctima mortal recogida en 2003 en la lista fue Diana Yanet Vargas Carvajal. Tenía 28 años. Fue asesinada por su novio. La arrojó desde el balcón el 6 de enero de 2003, la noche de Reyes. Su hija de cinco años quedó huérfana. La asesinada número mil es otra mujer joven, de 29 años, del barrio de Port Saplaya, en la localidad valenciana de Alboraya. La mató su pareja, un hombre de 48 años, que después se ha suicidado.

Pero en estos 16 años de estadística oficial, el número de mujeres asesinadas por violencia machista son muchas más de mil. No están todas en la lista. Todavía no se recogen las víctimas indirectas, los familiares y personas del entorno como la cuñada en el reciente episodio de Aranjuez. Tampoco figuran aún en el registro los crímenes machistas cometidos fuera del ámbito de la pareja como el de Diana Quer, Laura Luelmo o el de prostitutas a manos de sus clientes, tal y como recoge la Cadena Ser.

Si bien el registro oficial se configuró con el objetivo de esclarecer la magnitud de la violencia de género, lo cierto es que tras 16 años en funcionamiento, tiene ciertas lagunas. La primera es que la contabilidad oficial no incluye ningún crimen confirmado antes de 2003, como es el caso de Ana Orantes, la mujer asesinada en 1997 en Cúllar Vega (Granada) por su exmarido un par de semanas después de relatar su historia de malos tratos en un programa de televisión. Su asesinato marcó un antes y un después en la sensibilización y legislación en materia de violencia de género.

Otra de las lagunas detectadas en el registro oficial es que únicamente contabiliza los crímenes de mujeres en el ámbito de la pareja o expareja, ya que la Ley de 2004 contra la violencia de género la reduce a esa esfera sentimental, sin contemplar asesinatos cometidos por varones a los que desconocían. Es por este motivo por el que Diana Quer -la joven madrileña asesinada por José Enrique Abuín, alias El Chicle, el 22 de agosto de 2016- o Laura Luelmo -la profesora que fue asesinada por un hombre en Campillo (Huelva) en diciembre de 2018- no han sido incluidas en él.

Al respecto, la Delegación del Gobierno ya avanzó hace unos meses que está trabajando en la recogida de datos estadísticos de los casos de asesinatos y homicidios de mujeres fuera del ámbito sentimental. El objetivo es contabilizar otros tipos de asesinatos machistas que sí están reconocidos en el Convenio de Estambul, como los perpetrados por desconocidos.

Tampoco entraría en este registro oficial la mujer que este lunes ha sido asesinada en Aranjuez por su excuñado, de 39 años. El hombre le disparó con una escopeta de caza y las primeras investigaciones apuntan a un posible móvil sentimental.

10 casos en investigación Además de las víctimas oficiales, el Gobierno mantiene en la estadística otra decena de casos que están en investigación, pero no se añaden a la lista definitiva, al menos por el momento. En esta categoría se incluye en 2019, por ejemplo, el caso de Romina Celeste Núñez, desaparecida en Costa Teguise (Lanzarote), cuyo su marido afirma que se la encontró muerta y se deshizo de su cadáver lanzándolo al mar. Ayer se incluyó en este apartado el crimen del pasado sábado en Ayamonte (Huelva).

Por otro lado, tampoco se ha incorporado a este recuento oficial -ni siquiera entre los casos en investigación- el caso de Sheila Barrero, a quien encontraron muerta en el puerto de Cerredo (Degaña) en enero de 2004 en el interior de su coche con una bala en la cabeza. No ha sido incluida, a pesar de que el último informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que se ha aportado al caso señala como autor al exnovio de Barrero, que ya fue imputado en una ocasión.- E.P./D.N.

los apuntes

Pedro Sánchez promete esforzarse por erradicar la violencia machista. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aseguró ayer, tras confirmarse como crimen machista el asesinato de la mujer de Alboraya (Valencia), que continuarán "volcando todos los esfuerzos" para erradicar el "horror" de la violencia de género. "La #ViolenciaMachista vuelve a cobrarse la vida de una mujer, esta vez en Alboraya, Valencia. Todo mi cariño para su familia y seres queridos", escribió en su perfil de Twitter el jefe del Ejecutivo.

Vox se sitúa fuera de la pancarta institucional contra la violencia machista. Los representantes de Vox en Les Corts Valencianes acudieron al minuto de silencio que se guardó a las puertas del Palau dels Borja para condenar el crimen de Alboraya, aunque se situó fuera de la pancarta institucional "contra la violencia machista".

las cifras

1997

El asesinato de Ana Orantes en diciembre de 1997 tuvo un gran impacto social y mediático en España que sin embargo tardó seis años en reflejarse en medidas y leyes contra la violencia de género. La política fue una vez más muy por detrás de la realidad social. El caso Ana Orantes fue un antes y un después en la forma de ver estos crímenes, aunque el proceso hasta lograr la concienciación social y política fue largo y complejo. En este cambio de mentalidad fueron claves los movimientos feministas que desde la calle empezaron a hacer ruido y a pedir medidas.

2003

El registro oficial de víctimas de violencia machista arrancó en España en 2003, año en el que también entró en vigor la denominada orden de protección. En sesión extraordinaria y por unanimidad el 31 de julio el Congreso aprobó esta nueva medida que entró en vigor el 2 de agosto.

2016

A finales de 2016, el PP puso en marcha un grupo de trabajo que, tras 10 meses de actividad, logró aprobar el pacto de Estado reclamado por el PSOE con 200 medidas concretas que no se pusieron en marcha hasta después de la moción de censura que en junio de 2018 colocó en La Moncloa a Pedro Sánchez. Ese pacto de Estado consolidó el consenso general en la lucha contra la violencia de género, que sin embargo ha sido cuestionado en los últimos meses tras la irrupción de la ultraderecha de Vox.