Arresto inmediato e ingreso en prisión de los condenados para cumplir la pena restante

Han saldado ya dos años, que se descuentan de las condenas ahora firmes

09.02.2020 | 16:23
El furgón con los miembros de ‘La Manada’ llega a la prisión de Sevilla, ayer por la tarde.

PAMPLONA - 364 días después de salieran de las cárceles de Pamplona y Alcalá Meco, José Ángel Prenda, Ángel Boza, Jesús Escudero, Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Jesús Cabezuelo volvieron ayer a vivir entre rejas. Los cinco miembros de La Manada ingresaron por la tarde en el centro penitenciario de Sevilla para cumplir el resto de las condenas impuestas por el Tribunal Supremo, a las cuales ya han descontado los dos años que permanecieron en prisión provisional desde que ocurrieron los hechos hasta la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Navarra.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en la capital hispalense a los cinco condenados poco después de conocerse el fallo del Tribunal Supremo que eleva las condenas a 15 años de prisión por un delito continuado de violación. A las 15.45 horas, habían sido arrestados todos los integrantes de este grupo excepto Ángel Boza, que fue arrestado pasadas las 16.30 horas. Los cinco arrestados pasaron a disposición del juez de guardia de Sevilla para cumplir con el ingreso en prisión inmediato ordenado por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra.

Un furgón policial escoltado salió en torno a las 19.45 horas de las dependencias judiciales en una conducción especial para llevar a los cinco detenidos a la prisión de Sevilla 1, localizada en el municipio sevillano de Mairena del Alcor. Esta cárcel ha sido la elegida por ser el centro penitenciario más cercano y en ella pasaron la noche, si bien ahora tendrá que determinarse donde cumplen la condena.

Cuatro de los cinco miembros de La Manada habían permanecido en libertad desde el 22 de junio de 2018, cuando el mismo tribunal de la Audiencia Provincial que los enjuició dictaminó su puesta en libertad tras hacer pública la condena por abusos dictada originalmente. Sin embargo, Ángel Boza, el último de los condenados que fue arrestado ayer, sí volvió a prisión tras ser detenido el 1 de agosto por el robo de unas gafas en un centro comercial de Sevilla, si bien al ser únicamente condenado por el Juzgado de lo Penal número 10 de Sevilla como autor de un delito leve de hurto y un delito leve de lesiones y ser absuelto del delito de robo con violencia, el juez lo dejó en libertad el 23 de noviembre de 2018.

Antes de poder acceder a la libertad condicional, los cinco jóvenes deberán permanecer en prisión al menos dos tercios de las condenas impuestas ayer por el Supremo, a las que hay que descontar los dos años que ya han estado en la cárcel. No obstante, los condenados podrán disfrutar de permisos ordinarios antes de cumplir la mitad de las penas y asimismo pasarán a estar clasificados en tercer grado penitenciario al saldar las mitad de sus condenas, de modo que podrían salir de la cárcel durante el día y solo volver a dormir a ella dentro de 5 años y medio en el caso de los cuatro condenados a 15 años, mientras que el guardia civil lo haría en 6 años y medio, todo a expensas de los juicios pendientes que aún tienen pendientes.

LA CIFRA

715

DÍAS EN PRISIÓN

Los miembros de 'La Manada' permanecieron privados de libertad por la violación de Sanfermines durante 715 días. Fueron detenidos a las pocas horas de cometer los hechos, el 7 de julio de 2016, y salieron de las cárceles de Pamplona y Alcalá Meco el 22 de junio de 2018.