Salud potencia la Atención Primaria en un presupuesto que se incrementa un 7 %

El Departamento gestionará 1.162,3 millones de euros en 2020 con los que también prioriza la prevención, retoma las inversiones y la renovación tecnológica en el hospital y continúa potenciando la innovación e investigación

04.01.2020 | 12:35
Manuel Carpintero, gerente de Atención Primaria, Santos Induráin, consejera de Salud, y Aurelio Barricarte, responsable de la sección de Enfermedades transmisibles y Vacunaciones del Instituto de Salud Pública y Laboral

PAMPLONA. El departamento de Salud priorizará la Atención Primaria en un anteproyecto de presupuestos para 2020 que suma un total 1.162.306 euros y refleja la mayor subida porcentual interanual desde 2015 con casi un 7 % de incremento.

La innovación, las inversiones en infraestructuras así como salud pública y laboral figuran como apuestas de esta previsión presupuestaria que, según subraya el Ejecutivo, incluye mejoras para los profesionales.

Respecto al conjunto del anteproyecto, el peso específico de Salud se mantiene rozando el 25 % del total y en él se prevé otorgar cada vez más peso a la Atención Primaria, con un incremento de gasto respecto a la previsión de cierre del 2019, del 3,2 % frente a la atención hospitalaria que crece un 2,1%.

Se mantiene la prioridad por la investigación y la innovación (transferencias a la Fundación Miguel Servet para Navarra Biomed y el IDISNA), así como la convocatoria de ayudas a la investigación.

En relación con la siniestralidad laboral, dentro del Plan de Acción de Salud Laboral se incide especialmente en la prevención de accidentes, tanto con un trabajo directo con las empresas y otros departamentos como de sensibilización a la población.

El anteproyecto refleja también inversiones significativas en nuevos centros de salud y consultorios locales, así como capitalización de la red hospitalaria con una renovación del equipamiento tecnológico especialmente en el CHN.

El Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea es el que se lleva la parte más importante del presupuesto con 1.125,52 millones, con un crecimiento con respecto al presupuesto inicial de 2019 de un 7,06 % y del 4,61 % con respecto al cierre previsto.

Dentro de este bloque, el apartado de "personal" se eleva a 580,39 millones, el 51,57 % del gasto del SNS-O, y supone un crecimiento de un 9,40% y del 4,28% con respecto al cierre previsto.

Para los "gastos corrientes en bienes y servicios" se van a destinar 356,14 millones, un 6,15 % más que el presupuesto inicial para 2019.

Se destinan a las partidas de fármacos, 114,07 millones; a conciertos, 63,42 millones (un incremento del 12,4% sobre el presupuesto inicial de 2019, si bien, supone un incremento del 6% sobre la previsión de cierre del 2019) y a transporte sanitario, 15,99 (un incremento del 11,5% sobre la previsión de cierre de 2019).

En "transferencias corrientes" (153,66 millones) sobresalen las prestaciones farmacéuticas y absorbentes, con 150 millones de euros (0,4 de ellos para mitigar los efectos del copago en rentas bajas).

El capítulo de "inversiones", tanto las que realiza el propio SNS como las que efectúan las entidades locales como consecuencia de las subvenciones que concede el ese servicio, tiene un presupuesto de 35,31 millones, con un incremento del 27,34%.

Si se tienen en cuenta los diferentes centros y niveles, destacan los 11,35 millones de euros para el CHN (incremento de un 50,13%), así como los casi 11,1 millones que se destinan a inversiones TIC para todos los centros del SNS-O. Salud Mental ve doblado su presupuesto con 960.000 euros (438.000 en 2019).

Respecto a la distribución territorial, se invertirá 2,68 millones de euros en el Área de Salud de Tudela y 3,31 millones de euros en el Área de Estella-Lizarra.

En el caso del Instituto de Salud Pública y Laboral, el anteproyecto asciende a 25,4 millones, un 6,48% más. Una parte se destina al desarrollo del calendario vacunal infantil y de adultos, destacando la introducción de la vacuna tetravalente antimeningocócica con rescate de cohortes previas.

Buena parte del presupuesto se lo lleva el mantenimiento y mejora de los programas de Detección Precoz de Cáncer de Mama y Colon y de Metabolopatías en la Infancia, e inicio de actividades para la puesta en marcha del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Cuello de Útero.

Se apuesta también por el desarrollo del Observatorio de Salud Comunitaria; el III Plan de Prevención de Drogodependencias y Adicciones (incluido el juego), la educación sexual y prevención de ITS en adolescentes y jóvenes, así como de prevención de la obesidad.