El Servicio de Radiología de Doneztebe ha atendido a 611 pacientes desde octubre

El 80% han acudido a petición del personal de Atención Primaria

25.02.2020 | 01:27
La consejera Induráin, en el centro de la imagen, con el alcalde de Doneztebe y personal del centro de salud.

PAMPLONA – El Servicio de Radiología de la Zona Básica de Salud (ZBS) de Doneztebe ha atendido a 611 pacientes, desde su implantación el pasado mes de octubre, hasta el 31 de enero, el 80% de los cuales lo ha sido a petición del personal de Atención Primaria; el 19%, a petición del Servicio de Urgencias Rural; y el 1%, a petición de profesionales de Asistencia Especializada. El 50% de las y los pacientes atendidos procede de la zona básica de salud de Doneztebe, el 41% de la zona básica de salud de Elizondo, el 8% de la zona básica de salud de Lesaka y el 1% de otras zonas cercanas.

La consejera de Salud, Santos Induráin, visitó ayer la Zona Básica de Salud de Doneztebe donde visitó de primera mano las instalaciones y participó en el consejo de salud de esta zona. Durante la visita le acompañaron la directora del equipo de Atención Primaria de la zona, Mónica Martín y la jefa de Enfermería, Aranzazu Aguerre, recibieron y acompañado a la consejera Induráin durante la visita.

una mejor atención Induráin valoró que el nuevo centro de salud proporciona "una mejor atención a la población, incrementando la capacidad resolutiva del personal sanitario y evitando desplazamientos innecesarios de pacientes para obtener diagnóstico por imagen" a otros centros situados Pamplona. Concretamente, desde el inicio de prestación de estos servicios, que ha atendido a 611 pacientes, se han evitado cerca de 800 desplazamientos a centros de la capital navarra.

En la visita realizada ayer también estuvieron presentes el gerente de Atención Primaria, Manuel Carpintero, la subdirectora de Navarra Norte, Susana Miranda, la jefa de servicio de Cuidados Asistenciales y Atención Domiciliaria, Ana Ariztegui, y el alcalde de Doneztebe, Santiago Uterga.

La sala de Radiología está robotizada con un equipo de Rayos X de última generación, que ha supuesto una inversión de 162.000 euros. Este equipo cuenta con un generador de alta frecuencia controlado por microprocesador, que permite un posicionamiento automático del aparato, mejorando notablemente la velocidad y calidad de las imágenes. Además, el equipo de Rayos X posibilita conocer la dosis exacta de radiación que recibe cada paciente.