Los test rápidos a asintomáticos bajan al 53 % los positivos por coronavirus en residencias navarras

457 residentes fallecidos desde el 8 de marzo, 138 positivos en PCR y 155 con síntomas compatibles

15.04.2020 | 13:31
Vista de la Casa Misericordia de Pamplona.

El 89 % de las pruebas realizadas a personas asintomáticas es negativo y medio centenar de mayores han recibido ya el alta

El Departamento de Salud ha realizado ya hasta el día de ayer 1.832 pruebas en los centros residenciales de Navarra, de las que un 53,11% han dado positivo. La bajada en este porcentaje, respecto del contabilizado en los últimos días en torno al 75%, se debe a la aplicación de test rápidos a personas asintomáticas, que en un 89% de los primeros casos están dando resultado negativo.

La extensión de estas pruebas en los centros sociosanitarios se ha acelerado, fruto de la colaboración de Salud y Derechos Sociales, y tiene como objetivo alcanzar en los próximos días al 100% de usuarios y personal.

Respecto a los datos que reportan diariamente las residencias, cabe señalar que los casos positivos confirmados en los centros residenciales de mayores ascendían a 794 en el día de ayer, sobre un total de 5.835 personas. De todas ellas, 61 están hospitalizadas y 733 permanecen en las propias residencias. Asimismo, son 132 personas las que presentan síntomas compatibles con el COVID-19. Las bajas de profesionales son, en este momento, 457 de una plantilla total en torno a 4.000 personas.

Por otra parte, según los datos aportados por los centros hasta el día de ayer, el número de personas fallecidas desde el 8 de marzo en las residencias de mayores ha sido de 457, de las que 138 habían dado positivo en la prueba de PCR. Cabe señalar que los centros residenciales informan de otras 155 personas fallecidas con síntomas compatibles con el COVID-19.

Como dato positivo, cabe destacar la tendencia al aumento del porcentaje de residencias de mayores de Navarra que no registra ningún caso confirmado de COVID-19 ni sospechoso, que se sitúa en el 53%, equivalente a 38 centros de mayores.

En este sentido, la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha señalado hoy también, en rueda de prensa que "dentro de la dureza de los datos sobre la incidencia del COVID-19, especialmente en el caso de personas mayores, podemos dar hoy un dato positivo: 49 personas procedentes de residencias de ancianos han sido dadas de alta por curación".

Incidencia en los centros de discapacidad


En cuanto a los 49 centros de discapacidad, la incidencia de casos es menor y la situación va mejorando. Los positivos confirmados se sitúan en las 84 personas de un total de 1.025 plazas. De todas ellas, 12 están hospitalizadas y 72 permanecen en las residencias. Asimismo, son 4 las personas que presentan síntomas compatibles sin confirmación.

En cuanto a las personas fallecidas desde el 8 de marzo, son 7, de ellas 6 con COVID-19 confirmado. En este sector, el personal de baja asciende a 90 profesionales. Cabe señalar que se mantiene la tendencia al aumento de los centros que no cuentan ni con casos positivos, ni sospechoso, que representan el 75,5%, es decir, 37 de los 49 centros.

3,5 millones para apoyo a los Servicios Sociales de Base


Por otra parte, la consejera Maeztu ha detallado también la aprobación, por parte del Gobierno de Navarra, en su sesión de hoy de dos medidas de apoyo al trabajo que realizan los Servicios Sociales de Base, para actuaciones relacionadas con el COVID-19, por importe de 3,5 millones de euros.

La primera de ellas es anticipar el segundo pago a las entidades locales para la financiación de los Servicios Sociales de Base, por importe de 2.934.316 euros.

Con este anticipo, el Gobierno quiere garantizar la liquidez para estas entidades con el fin de que puedan hacer frente a las actuaciones sobrevenidas por la crisis sanitaria y para atender con la máxima inmediatez que se requiere a los sectores más vulnerables de la sociedad Navarra.

La segunda consiste en un fondo extraordinario de ayudas de emergencia gestionadas también por los Servicios Sociales, por un importe de 500.000 euros.

Según ha declarado Carmen Maeztu, "aunque el sistema de cobertura social ha dado una buen respuesta en los inicios de esta crisis, demostrando que es un pilar sólido y fundamental, conforme se alarga la pandemia y el confinamiento, ya empezamos a vislumbrar algunos indicadores de lo que intuimos a medio y largo plazo: el impacto social y económico de la pandemia. Familias que hasta ahora no habían necesitado recurrir a los servicios sociales están llegando hasta ellos".

Ha destacado que el papel que juegan los Servicios Sociales en la atención a las necesidades más inmediatas de la ciudadanía es fundamental y desde el Gobierno debemos hacer el máximo esfuerzo por apoyarlo.

Los Servicios Sociales, en los que trabajan casi 1.100 personas, son la instancia más cercana a la ciudadanía y la puerta de entrada a las diferentes prestaciones y recursos recogidos en la Cartera de Servicios Sociales, derechos universales y gratuitos que hemos de garantizar para todos y todas.

Durante el estado de alarma, han mantenido su actividad en coordinación con el Departamento de Derechos Sociales.

"Esperamos que estas medidas faciliten su trabajo en la atención a los sectores más vulnerables de la sociedad a los que esta Gobierno no va a dejar atrás" ha declarado la Consejera Maeztu.