Las aguas fecales pueden permitir anticiparse a posibles rebrotes

13.07.2020 | 02:07
Lacalle y Elía se encargan de analizar las muestras.

PAMPLONA – Las aguas residuales son ya "grandes aliadas" para localizar de manera temprana posibles nuevos brotes de coronavirus, así como para observar la evolución de la enfermedad, según explicó en una entrevista a Efe Roberto Torío, el director técnico de la empresa de gestión de aguas Socamex, precisó que la detección de fracciones de ARN del Sars-Cov-2 en las aguas residuales sirve para revelar la presencia del coronavirus en una localidad concreta y así poder lanzar "una alerta temprana". Se trata de "un buen método para localizar en una población casos de coronavirus que en un primer momento no se conocen porque las personas todavía no han presentado síntomas", lo que supone una ayuda teniendo en cuenta que las últimas estimaciones oficiales "cifran en torno al 40 %" el porcentaje de ciudadanos contagiados que son asintomáticos.

En este aspecto, el sistema de saneamiento y gestión de las aguas fecales durante la crisis sanitaria es capaz de registrar "la evolución de la enfermedad" y de confirmar si las medidas que se están tomando para combatirla son "adecuadas". Estos residuos son sometidos "a un proceso de concentración porque están muy diluidos" y se les aplica "un detector PCR" con el que se verifica la presencia de tres tipos de secuencias de ARN del virus, lo que permite detectar "la probabilidad de carga vírica". Estas fracciones de coronavirus "no son infecciosas", por lo que es "un método seguro" para los investigadores.

Un buen saneamiento y depuración en las ciudades "garantiza la salud de las personas", sostuvo este especialista, quien destacó que las nuevas tecnologías de detección de virus han ido un paso más allá al provocar "una mejora de las políticas de sanidad de las personas".