Los obispos apoyan el recurso al TC de la ‘ley Celaá’

El PP llama a movilizarse mañana en todas las capitales, donde recogerán firmas para frenar la norma

21.11.2020 | 01:09

Madrid – Los obispos españoles están dispuestos a apoyar un recurso de inconstitucionalidad contra la nueva ley de educación, la conocida como ley Celaá, que aprobó el jueves el Congreso.

En cualquier caso, Luis Argüello, portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE) apostó por agotar la vía del "diálogo" en el paso de la ley al Senado, donde todavía se pueden hacer enmiendas y "mejorar" el texto.

Para los obispos, la LOMLOE es una ley "confesional" en "su manera de entender la educación", en "la perspectiva ideológica que tiene tras de sí" y "en su manera de entender lo público identificado a lo estatal".

A los obispos les preocupa que esta ley "introduzca limitaciones" al derecho a la educación y a la libertad de enseñanza y, "en primer lugar, al ejercicio de la responsabilidad de los padres en la educación de los hijos".

Asimismo, critican que la ley "suprime el valor académico de la asignatura de Religión, y deja a los alumnos que no la cursen sin una formación alternativa con contenido escolar".

el pp llama a la movilización El presidente del PP, Pablo Casado, movilizará a su partido mañana para continuar su ofensiva contra la reforma educativa, instalando mesas para recoger firmas y acudiendo a las protestas convocadas por la plataforma Más Plurales.

El líder del PP acudirá a la marcha con vehículos convocada en la capital española y recurrirá ante el Constitucional una normativa que considera sectaria y contraria a la libertad de elección de centro. Le acompañarán el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que desde el Gobierno regional buscará frenar la ley Celaá.

El PP volcará todo su aparato, movilizando a las estructuras provinciales y regionales. En varios puntos del país estarán sus dirigentes: Teodoro García Egea acudirá a Murcia, Cuca Gamarra estará en Logroño y Ana Pastor en Pontevedra.

El PP quiere blindar en Madrid, Andalucía, Galicia, Murcia y Castilla y León la educación concertada y la especial y rechaza que el español no vaya a figurar como lengua vehicular.