Cerca de 530 escolares navarros, sin Semana Blanca en enero

Roncal y Ochagavía vuelven a las aulas con normalidad y la Campaña Escolar de Esquí se retrasa al mes de febrero

12.01.2021 | 00:48
Escolares aprendiendo a esquiar en la mañana de una Semana Blanca de 2020. Foto: Javier Bergasa

Ayer, día de vuelta a las aulas tras las vacaciones navideñas, los colegios de Roncal/Erronkari y Ochagavía/Otsagabia funcionaron con normalidad, a pesar del hielo y de las bajas temperaturas. Sin embargo, no llegó a los valles pirenaicos el alumnado participante en la primera tanda de la 37ª Campaña Escolar de Esquí de Fondo, ya que el Gobierno de Navarra decidió, debido al incremento de contagios, retrasar tres semanas el inicio de la conocida como Semana Blanca, que comenzará en febrero.

"Tendrían que haber llegado hoy –por ayer–, pero no ha sido posible comenzar porque su puesta en marcha estaba supeditada al número de casos a la vuelta de las vacaciones de Navidad. Esto ya estaba en el condicionado inicial", explicaba ayer Amaia Mozo, coordinadora de la campaña organizada por la sociedad pública Nicdo.

En principio, quedan suspendidas las tres primeras tandas de enero y la campaña se aplaza hasta febrero.

La decisión, comunicada por el Gobierno a través del Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral el 31 de diciembre, afecta entre las tres primeras tandas a unos 530 escolares (350 con destino en Isaba y 180 en Salazar), de 1.980 participantes en la totalidad de la campaña reducida este año a un tercio de los 6.000 participantes de anteriores ediciones por la covid-19.

"Para compensar hemos ofertado a estos centros afectados la posiblidad de venir en la semana de carnaval o puente de San José, pero sabemos que es complicado por los festivos y porque todos los colegios no tienen la misma realidad en esas fechas", significaba la coordinadora.

A su juicio, posponer la campaña les va a permitir "atar mejor las cosas" en una edición distinta, marcada por diversos protocolos para cada actividad y por el recorte de la semana de cinco días.

"Esperamos poder recuperar al menos una parte de esos colegios , que la suspensión de enero sea algo puntual, y tirar de continuo hasta abril", expresaba Mozo sus deseos para este año en el que, justamente, la nieve está perfecta y en cantidad suficiente para la práctica de esquí, mientras que otros eneros, tenían que esperar su llegada. La campaña es además, un recurso importante para los dos valles y con ella están relacionados cerca de 160 empleos.

Como cualquier otro proyecto, la Semana Blanca tiene que adaptarse a convivir con la pandemia, y ya resultó afectada por ella en la primavera de 2020. La organización ha trabajado duro para que esta sea con todas garantías de seguridad.