La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social denuncia la "pérdida de calidad" del sistema de protección de menores migrantes

10.02.2021 | 11:25
Vista general del hemiciclo del Parlamento

 La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social ha denunciado el paulatino "adelgazamiento del sistema de protección de menores" migrantes y la "pérdida continuada" de calidad en su atención, y ha pedido una evaluación del Plan de Contingencia inicialmente adoptado para su adaptación a la realidad.

Su exposición de la situación ha provocado preocupación en los grupos, que han alertado además de la "descoordinación" entre los departamentos de Derechos Sociales y Políticas Migratorias, especialmente con los migrantes acogidos una vez que cumplen los 18 años, si bien está prevista para ellos la puesta en marcha de un programa específico, "Kideak".





Al respecto, las portavoces de la red, Lydia Almirantearena y Edurne Redín, han advertido de que "la oportunidad al programa se la daremos cuando se ponga en marcha" y han insistido en que su intención en este foro era "visibilizar situaciones que se están produciendo" y que no pretenden achacar a uno u otro departamento, sino que "es una responsabilidad del Gobierno", el que estos menores y jóvenes "estén atendidos, que no empiecen un proceso que de repente se corta y se les aboca al fracaso, a la exclusión total".

Así, han explicado la obligación del Gobierno de Navarra de asumir la tutela de los menores migrantes no acompañados, en especiales dificultades por su alta vulnerabilidad, inexistencia de apoyo familiar, dificultad con el idioma y situación irregular jurídico administrativa, áreas en las que la Administración les apoya con programas de integración.

Sin embargo, la red ha alertado de "cambios" sufridos en Navarra en 2020 con la desaparición de dos programas (alfabetización e inmersión comunitaria), en un contexto de un "proceso de pérdida continuada en cuanto a los niveles de calidad en la atención a los y las menores migrantes" a partir del mediados del pasado año.

Fue entonces cuando se expulsó del Sistema de Protección a 25 jóvenes de quienes las pruebas médicas determinaron su mayoría de edad pese a ellos negarlo, comenzó "un goteo continuo" de salida de jóvenes de este sistema, al tiempo que se reducía la amplitud en tiempo y recursos del programa de acompañamiento a la vida adulta, "no se crean los itinerarios formativos" para el empleo y se traspasan competencias al departamento de Políticas migratorias "pero no hay planificación de programas ni servicios" ni económica.

También han advertido que de las 45 personas que han salido en estos meses de esos recursos, "apenas 16 mantienen vinculación actual con los Servicios Sociales de Base".

Por todo ello, la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social ha mostrado su "preocupación", más aún en el contexto de pandemia actual, que "no hace más que acrecentar la vulnerabilidad" de estos jóvenes.

Por ello, han pedido una "evaluación integral de los planes y programas" antes de cualquier decisión y por lo tanto una evaluación del Plan de Contingencia inicial que permita conocer su cumplimiento, dado el "adelgazamiento" del sistema de protección advertido, concretado en la salida de jóvenes de 18 años y en la suspensión de dos programas que les afectan.

"Reclamamos un sistema público que se adecúe a las nuevas situaciones y que van surgiendo. Un sistema público que en Navarra siempre ha sido puntero; creando, más allá de lo diseñado por la administración estatal, servicios y protecciones para la población en Navarra. Nos ponemos a disposición de la Administración para el diseño de modelos y protocolos que favorezcan y garanticen tránsitos de salida del sistema adecuados y paulatinos", han zanjado.

Por los grupos, Jorge Esparza (Navarra Suma) ha acogido como "una bofetada de realidad" lo hoy escuchado, ha criticado especialmente "el ritmo que llevan las cosas cuando caen en la mesa del señor Santos" (el consejero de Políticas Migratorias) y ha compartido lo expuesto, porque "la situación real de Navarra va más allá de la propaganda oficial".

La socialista Nuria Medina ha dicho "reconocer que se ha dado una situación de descoordinación, de laguna" entre dos departamentos del Gobierno foral, aunque ha asegurado que ningún menor de 18 años ha quedado sin atender, al tiempo que ha confiad en el programa Kideak de inminente implantación para los que ya han cumplido la mayoría de edad.

Por Geroa Bai, Isabel Aranburu ha apoyado la necesidad de hacer "una evaluación pormenorizada" de la situación y determinar "la eficiencia social de esos programas" cuando la realidad actual es diferente a la que inicialmente estaba planeada.

Contundente ha sido Patricia Perales (EH Bildu) al mostrar su "enfado, porque esta situación no es nueva" y ya se había avanzado, por lo que ha pedido "una reflexión, una crítica y una responsabilidad", tras incidir en el "gran problema de la falta de coordinación" y la "falta de transparencia absoluta" del consejero Eduardo Santos.

El compañero de partido del consejero, Mikel Buil (Podemos) ha dicho "no poner en duda" la situación planteada por este colectivo, pero "más allá de compartir todas estas reflexiones, no se nos puede achacar falta de interés", ha señalado para pedir "una oportunidad" al programa que se va a implantar para estos jóvenes, "una herramienta válida ante lo que nos estamos encontrando".

Asimismo, Marisa de Simon (I-E) ha mostrado su "alarma" por el deterioro de la situación: "Me da igual de quién sea la competencia. Espero que el Gobierno asuma esta situación", ha pedido para unirse a la petición de "evaluar es si lo que hay hasta ahora es suficiente".