Navarra investiga las causas del incendio que quemó 900 hectáreas en Bera y Lesaka

Se han conformado dos equipos de trabajo, uno en el flanco Bera-Ibardin y otro en el de Lesaka-Irun

23.02.2021 | 01:12
Los restos del incendio se aprecian desde la propia N-121-A en Endarlatsa. Foto: Rubén Plaza

PAMPLONA – Navarra investigará las causas del incendio sucedido durante el fin de semana, que quemó 900 hectáreas en Bera y Lesaka y que se extendió a Irun y a las zonas de Urruña, Azkaine y Biriatu en Francia. La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, señaló ayer que, tras ser sofocado el incendio en las zonas de Bera y Lesaka, "ahora procede analizar, investigar y dejar hacer también el trabajo a la Policía Foral". Además, explicó que ayer se conformaron dos equipos de trabajo, uno en el flanco Bera-Ibardin y otro en el flanco Lesaka-Irun a "los efectos de valorar sobre el terreno la afección del fuego, clasificando los terrenos en pastos, matorral, roquedos u otras zonas no forestales y masas arboladas, y dentro de éstas repoblaciones y monte natural".

La consejera aclaró que, aun siendo el fuego originado en Bera el más importante tanto por su extensión como por el riesgo hacia personas y bienes, "no hay que olvidar que durante el fin de semana se han producido focos en otras zonas de la comarca atlántica, lo que ha supuesto un sobreesfuerzo del personal".

Según detalló, uno de esos fuegos se produjo en las cercanías del parque natural de Bertiz, afectando a unas 15 hectáreas dentro del parque, "aunque el grado de afección se considera muy leve por el tipo de vegetación, que a buen seguro se regenerará de forma natural", manifestó.

Además, Gómez indicó que el viento ha sido el parámetro que ha mediatizado estos fuegos, "primero por la imposibilidad de actuar a los medios aéreos y por otro lado por la elevadísima velocidad de propagación del fuego".

Dentro de la superficie afectada por el fuego, según explicó, existen repoblaciones adultas y jóvenes, masas forestales naturales, zonas de roquedo, matorrales y pastos y "el grado de afección en cada una de ellas presumiblemente será muy variable", ya que, señaló, "en muchos casos la rápida propagación del fuego hará que los daños sean muy superficiales, no habiendo afectado a la supervivencia del arbolado".

La consejera indicó que la cantidad de hectáreas afectadas es un dato que en este tipo de incendio "no necesariamente refleja el grado de afección del fuego". Además, adelantó que en colaboración con Protección Civil se harán vuelos de reconocimiento para "una valoración más global del incendio dada su extensión y la existencia de zonas que son de muy difícil acceso".

"Impotencia" ante el fuego Los vecinos de Bera y Lesaka asistieron con "impotencia" el avance de las llamas, que muchos apuntan a que podrían haber sido provocadas. Así lo indicó en declaraciones a Efe el alcalde de Lesaka, Ladis Satrustegui, quien confirmó con alivio que el trabajo de los equipos de bomberos y otros efectivos, unido a la lluvia caída durante toda la noche del domingo permitió dar por extinguido el incendio ayer, tras afectar a un total de 1.800 hectáreas, 900 de ellas en suelo navarro, según las primeras estimaciones.

"Se han retirado ya todos los bomberos y cuando pare de llover se harán las valoraciones pertinentes. Despegará algún helicóptero cuando la climatología lo permita para que los técnicos puedan hacer una valoración", señaló. Además confirmó que no tienen noticias de que el fuego haya afectado ni a personas ni a caseríos, aunque "en la parte de Bera ha habido algún caballo y otros animales fallecidos" por el fuego, que también ha afectado a plantaciones y a algún pinar, aunque la zona quemada era de monte y fuertes pendientes, con poco cultivo.

Preguntado por las causas del fuego, Satrustegui apuntó a la posibilidad de que haya sido provocado: "Por lo que se comenta, por lo que se ve, y por la sensación, porque ha habido diferentes fuegos este fin de semana y en diferentes puntos. A mí me da la sensación de que ha sido provocado, pero habrá que esperar la investigación a ver qué dice". Como testigo del avance de las llamas el domingo, reconoció haber compartido con los vecinos de la zona una "sensación de impotencia y más en el caso que no haya sido por un accidente involuntario.