Triple crimen de cáseda

Las tres víctimas mortales estaban a 15 metros de distancia entre sí

A Fermín Echeverría le tiraron casi a quemarropa en el pecho, y a sus hijos les golpearon en el vientre y cara, respectivamente

27.05.2021 | 01:15
Los cartuchos que llevaban los acusados en el coche. Foto: Firma

pamplona – Un agente instructor de la Policía Foral señaló ayer, en la sesión de la vista oral por el triple crimen de Cáseda, que "los cuatro cartuchos" que mataron a los tres miembros de la familia Jiménez Echeverría "no hay duda de que han sido disparados" por la escopeta que encontraron en el asiento trasero del vehículo de los tres acusados. El agente, que compareció con otro instructor de la Guardia Civil, mostró en la sesión de ayer una llamada telefónica realizada por un ciudadano al 112, a las 18.53 horas del día de los hechos, avisando de la reyerta, una llamada en la que se pueden escuchar las cuatro detonaciones. "Son cuatro detonaciones, tres seguidas y una un poco después", explicó. Además, señaló que, tras aquellos hechos en Cáseda, se movilizaron los recursos y se encontraron a tres personas tumbadas en el suelo, "entre el primero –Fermín– y el segundo –Cristian– había unos 5 metros y entre el segundo y el tercero –José Antonio–, 10; entre el primero y el tercero había 15 metros". Indicó que Fermín presentaba, tras los disparos, un orificio en el pecho por arma de fuego, "realizado desde muy cerca"; Cristian, un orificio en el vientre, "de un disparo desde un poco más lejos"; y José Antonio "recibió dos, uno en la espalda y otro en hombro y cara".

En la inspección ocular del lugar se encontraron cuatro cartuchos, así como un bastón cerca de Fermín y junto al vehículo, una manta. En los análisis posteriores, se determinó que había "residuos de disparos" en los tres acusados y en el volante, en concreto en ambas manos del padre y de su hijo Emilio y solo en la mano derecha de Juan Carlos hijo. Este le dijo a un policía que él no había disparado, pero que tanto él como su hermano habían tocado el arma.

En la inspección del vehículo se localizaron en el asiento delantero dos navajas; en el trasero, un chaleco con diversa munición, así como una escopeta y algún cartucho. La escopeta estaba recargada con cinco cartuchos, pero nadie sabe quien la recargó. En el maletero, se encontró otro chaleco con cartuchería, una escopeta sin munición y cuatro cuchillos bajo la rueda de repuesto.

noticias de noticiasdenavarra