Especialista en radiofísica de la Unidad de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra | Diego Azcona: "Que tu trabajo tenga un beneficio en la gente es muy gratificante"

30.04.2022 | 13:16
Diego Azcona

 ¿Cómo llega un físico a la medicina?

–En los últimos años de carrera me atraía mucho la idea de dedicarme a la física con un lado más humano, más aplicado. En aquel momento se popularizó la idea del físico-médico o radiofísico, que es como se le llama ahora. Al poco tiempo de acabar comencé a trabajar en la CUN, en 1996, y llevo 26 años aquí.

LEA TAMBIÉN Unidad de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra | El futuro de la lucha contra el cáncer


En esos 26 años ha avanzado mucho la medicina, especialmente gracias a la labor de la tecnología.

–He visto cómo ha cambiado mucho la tecnología en este campo. Antes usábamos sistema muchos más sencillos, tratábamos los tumores pero siendo mucho más tóxicos.

La protonterapia es una buena muestra de esa medicina del futuro que es la medicina personalizada.

–Sí. En radioterapia en general y específicamente en protonterapia los tratamientos son altamente personalizados.

LEA TAMBIÉN Javier Aristu: "Hoy en día la medicina es de equipo. Nadie decide por su cuenta"

Viniendo de un campo quizá más teórico, ¿cómo es ver que su trabajo mejora la vida de la gente?

–Es muy gratificante. Médicos y físicos tenemos puntos de vista muy diferentes. El médico quiere una solución para un problema y al físico le motiva mucho el reto, el problema per se. En una especialidad como ésta, los físicos podemos combinar algo que es intelectualmente un reto, que lo puedes afrontar, y que eso tenga un beneficio en la vida de la gente.

¿Qué queda por desarrollar?

–Con la protonterapia hemos dado un salto de gigante respecto a lo anterior, y ojalá más pacientes se puedan beneficiar teniendo más equipos en la sanidad pública. Lo siguiente puede ser pasar a otros tipos de partículas como iones de helio o de carbono, que tienen una ventaja frente al protón. Sería un efecto biológico más notorio. Un protón no ve la estructura celular y el impacto es a nivel atómico, entonces el protón produce una o dos roturas en cadenas de ADN y eso produce la muerte celular. En ese sentido el protón biológicamente es más eficaz que el fotón, que no concentra tan bien las ionizaciones. Con otras partículas esta efectividad biológica podría aumentar, aunque faltan bastantes estudios y todavía está siendo objeto de investigación.


LEA TAMBIÉN El gantry: una máquina de precisión de 140 toneladas de peso

noticias de noticiasdenavarra