Kiko Betelu: "A las víboras les atrae el calor y en Navarra suele haber una decena de mordeduras al año"

El subdirector de Urgencias Extrahospitalarias de Navarra afirma que estos animales "muerden para defenderse" y que las especies que predominan aquí "no revisten mayor gravedad" - "Un signo de importancia es si el dolor pasa de la mano y se extiende por todo el brazo"

09.05.2022 | 21:30
La víbora que atacó ayer a la peregrina en pleno Camino de Santiago en Navarra.

El médico pamplonés Kiko Betelu Corcuera, subdirector de Urgencias Extrahospitalarias del HUN, recibió ayer información a primera hora de la mordedura de una víbora aspid a una joven peregrina estadounidense en un terreno cercano a Lintzoain. "Por lo que me han dicho, ha sido más leve de lo que se podía pensar. Es cierto que en Navarra no es muy frecuente las mordeduras graves de este tipo de animales, aunque sí que es verdad que todos los años suele haber una decena de casos", manifestó Betelu.

El especialista expuso que la magnitud de la mordedura viene condicionada en caso de que "la inflamación y el enrojecimiento de la zona se quede como algo local o que extienda más durante el cuerpo. En este caso se trataba de una víbora típica de aquí y la herida se había quedado en la mano. En caso de que se extendiera la inflamación por el brazo y llegara al hombre, eso sería un síntoma de mayor importancia de la mordedura".



Betelu recordó que "este tipo de animales son más frecuentes de encontrarse cuando aparece el calor, les suele atraer el sol y salen a caminos desde zonas de hierbas altas". En el caso de toparse con una serpiente de este tipo, el médico afirma que "lo más probable es que la víbora se esconda de nosotros más deprisa que nosotros de ella. Lo mejor es no molestarla y apartarte un poco del lugar en el que se encuentre".

Si sucede finalmente como esta tarde de lunes, en la que la peregrina fue mordida por la serpiente, lo primero que hay que hacer es procurar mantener en reposo la extremidad para que el veneno que te ha podido inocular circule lo menos posible y se quede en el lugar de la mordedura y no se extienda más. Siempre conviene acudir a continuación a un centro de salud y en el propio campo se puede limpiar con agua la zona de la mordedura, sin frotarla.

Betelu da las pautas para el tratamiento. "Si la inflamación es es muy local, habría que desinfectar con antiséptico, dar algún antiinflamatorio y poco más. Si ha habido un mordisco más potente, habría que aplicar suero antiofídico en un centro hospitalario. En el caso que acaba de ocurrir, seguro que esa persona se encuentra ya bien y no tiene que revestir más complicaciones su tratamiento".

noticias de noticiasdenavarra