montaje los días 14 y 15 de marzo en el gayarre

La Ópera de Cámara de Navarra propone 'La Serva Padrona' participativa y popular

El montaje recuperará la tradición original de ofrecer entre los actos de la representación un 'intermedio' musical

08.02.2020 | 22:57
Cartel del espectáulo 'La Serva Padrona'.

El montaje recuperará la tradición original de ofrecer entre los actos de la representación un 'intermedio' musical.

PAMPLONA. Ópera de Cámara de Navarra (OCN) pondrá en escena la próxima semana en Pamplona el espectáculo "La Serva Padrona" de Pergolesi, con un planteamiento popular que pretende emular al de la época original, en siglo XVIII, cuando "todo el mundo iba a la ópera", por lo que se dará opción a la participación.

Así lo han presentado este miércoles los responsables del montaje, que acogerá el teatro Gayarre los próximos 14 y 15 de marzo, donde también se recuperará la tradición original de ofrecer entre los actos de la representación un "intermedio" musical, en este caso una escena de "The Fairy Queen" de Henry Purcell, que en su día servía para "romper" con la representación principal en el descanso.

Además, sobre el escenario acompañarán a los tres únicos personajes (la soprano Andrea Jiménez en el papel de Serpina, el barítono-bajo Pablo López como Uberto, y el actor Patxi Larrea en Vespone) una treintena de personas que serán figurantes -un papel que no contempla la obra original-, dentro de la intención de OCN de abrir la representación al público, que también podrá integrarse con máscaras y maquillaje.

"La Serva padrona" (la sierva que se hace jefa), concebida por Pergolesi como un "intermedio" aunque posteriormente adquirió entidad de ópera en sí, está considerada como una de las primeras obras maestras de la ópera bufa, en la que se presentaban personajes extraídos de la vida cotidiana en situaciones de carácter burlón y satírico, con música, y con el objetivo claro de divertir.

Así se evidencia en el argumento de La Serva Padrona, donde el triángulo entre un viejo solterón (Uberto), su criada (Serpina) y su criado (Vespone), evoluciona sobre el escenario con situaciones jocosas características de la ópera bufa.

El director artístico de OCN, Pablo Ramos, ha recordado que la filosofía de esta compañía es la de acercar y popularizar la ópera, un objetivo que también cumplen con esta producción, aunque de nuevo para ello eligen "ese otro tipo de ópera que no se hace tanto".

Además, con "La serva padrona" han podido "jugar un poco a lo que se jugó en los siglos XVII y XVIII, "cuando la época que comenzó siendo muy de élite, luego pasó al pueblo", por lo que ha reconocido que OCN no descubre ahora el sentido de "popularizar la ópera, porque eso ya se hizo".

"No vamos a jugar con la ópera sino que vamos a jugar en la ópera", ha advertido Ramos, quien ha subrayado su deseo de que la ópera "sea algo cercano, un producto de consumo como puede ser el cine", una filosofía en la que encaja esta producción y en la vis participativa de la que se le ha dotado.

También en ese acercamiento a la época original en la que se concibió esta obra, en esta ocasión se ha preparado un "intermezzi" (una obra diferente para insertar en el descanso de la principal), la escena del "poeta borracho" del primer acto de "The fairy queen" de Henry Purcell, a cargo de la Capilla Renacentista "Michael Navarrus" de la Coral de Cámara de Navarra.

Se trata esta de "una idea muy acertada e interesante", ha señalado el director del grupo coral, David Guindando, responsable musical de esta producción, quien ha indicado ya sobre "La serva padrona" que, al ser originalmente un "intermezzo", no tenía una obertura, aunque la versión que se ofrece en Pamplona es una de las que la incluye.

Para la obra contarán con una orquesta pequeña, con instrumentos antiguos y originales, mientras que el Ensamble Garklein de flautas de pico, dirigidos por Iñigo Casalí, también intervendrá antes de la representación, a la llegada del público y mientras toma asiento.

En la rueda de prensa han intervenido los cantantes y el actor que desarrollarán la historia sobre el escenario, donde destaca por su versatilidad el actor Patxi Larrea, que sin palabras, se comunicará en la obra "con el gesto y con el cuerpo", en lo que él mismo ha calificado de experiencia "muy enriquecedora y atractiva".

La soprano Andrea Jimenez se ha dicho "privilegiada y afortunada" por participar en esta obra, tras reconocer que se siente "como en casa", mientras que su compañero barítono-bajo Pablo López, ha valorado la "pasión por el trabajo" que rezuma una compañía pequeña, donde "hay una química que funciona muy bien".