‘Cartasvivas’ recupera a las mujeres pioneras del siglo XX en el Estado

Hildegart Rodríguez, Pilar Primo de Rivera y Carmen Laforet, sus protagonistas

10.02.2020 | 03:00
Nuria Capdevilla, Sandra Escacena, Paula Ortiz, Borja Baselga, Marian Álvarez, y Consuelo Trujillo.

madrid - Hildegart Rodríguez, Pilar Primo de Rivera y Carmen Laforet son las tres primeras mujeres que el proyecto audiovisual Cartasvivas ha sacado del armario de la Historia para que su memoria siga viva. Una iniciativa que quiere recupera "la voz íntima de autoras y pensadoras pioneras en el siglo XX en español".

Este proyecto audiovisual -se puede encontrar ya en el web www.cartasvivas.org-, pedagógico y divulgativo ha sido llevando a cabo la Universidad de Exeter (Reino Unido), la de Barcelona y la Fundación Banco Santander, bajo la dirección de la cineasta Paula Ortiz y la Catedrática de la Universidad de Exeter y escritora Nuria Capdevila-Arguelles.

La iniciativa, que fue presentada ayer en la Fundación Banco Santander por todos sus protagonistas, y que aúna cine y literatura, ha contado para sus tres primeras "cápsulas cinematográficas" con la joven actriz Sandra Escacena, La actriz da vida en el vídeo a Hildegart Rodríguez, quien fue concebida por su madre como un "proyecto eugenésico" de futuro contra el machismo, pero su propia madre la mató cuando tenía 18 años. Hildegart, llena de sabiduría, se convirtió en socióloga y en una reformista sexual, que luchó a favor de la educación y planificación sexual.

También forma parte del proyecto, la consagrada actriz Consuelo Trujillo, quien se pone en la piel de Pilar Primo de Rivera, la creadora de la Sección femenina, hija del dictador Miguel Primo de Rivera, y hermana del fundador de la falange, José Antonio. Primo de Rivera, "que metió a la mujer, no solo en su casa, sino en el armario", está muy alejada del pensamiento de la actriz que la interpreta, como Trujillo reconoció durante la presentación, pero resaltó que tampoco lo tuvo fácil y que quiso "ser líder en un mundo de hombres".

La tercera mujer que deja su testimonio es Carmen Laforet, la autora de Nada, la novela con la que ganó la primera edición del premio Nadal, que es interpretada por Marian Álvarez.

un proyecto con continuidad Cartasvivas tendrá continuidad con otras muchas mujeres a las que darán vida otras grandes actrices, y en los próximos años se irán recuperando voces como la de Mercedes Pinto, la chilena Teresa Wilms Montt, Gloria Fuertes, Elisabeth Mulder o la cineasta Pepita Pardel. "Para nosotros, este proyecto tiene su origen en el libro que publicamos en la Fundación, De corazón y alma, que recogía las cartas íntimas entre Carmen Laforet y Elena Fortún", explicó el director de la Fundación Banco Santander, Borja Baselga.

"Fue la primera vez que publicábamos cartas entre mujeres y descubrimos entonces que editando estas cartas hacíamos visible un trabajo literario casi nada explorado y de mucho interés. Y esa intimidad que descubrimos también están en algunas de las pioneras del siglo XX en español", subrayó Baselga.

Así es que este nuevo proyecto, ideado por Paula Ortiz y Nuria Capdevila-Argüelles, da "un paso más", en palabras de Baselga, al recuperar y editar cápsulas cinematográficas y textos y diarios desconocidos de estas mujeres pioneras que estarán en la web "a disposición de todo el mundo para crear así una biblioteca audiovisual".

iniciativa i+d+i La iniciativa tiene un valor histórico, pedagógico y literario y está considerado un proyecto de I+D+I, según subrayó Paula Ortiz, porque también ha contado con la participación de los alumnos y profesores de los departamentos de Comunicación de la Universidad de Barcelona y Estudios Hispánicos de la Universidad de Exeter.

Para Capdevila-Argüelles, este proyectos es "una nueva herramienta educativa que trae el legado de nuestras modernas para que se quede en el presente de manera rotunda". "Llamarlo Cartasvivas obedece a que es un mensaje del pasado, porque es literatura testimonial. No hay nada inventado, las palabras que las actrices hacen suyas no nos las hemos inventado, están escritas. Lo que hemos hecho es sacarlas del armario del pasado y colocarlas en el presente", subrayó.