Javier Mariscal: “Nunca me siento en el extranjero si viajo por Sudamérica”

El libro ‘500 años de La Habana’ es el nuevo proyecto del ilustrador y diseñador

19.01.2020 | 06:16
Javier Mariscal asegura que podría vivir en cualquier parte del mundo.

barcelona - Sin más patria ni bandera que el arte del diseño, el ilustrador español Javier Mariscal se considera "nada nacionalista" y asegura que podría vivir en cualquier parte del mundo, aunque admite cierta predilección por América Latina.

"Nunca me siento en el extranjero si viajo por Sudamérica", expresa en una entrevista con Efe el diseñador, nacido en Valencia y con una carrera arraigada desde hace 50 años en Barcelona, ciudad que le debe la célebre mascota olímpica Cobi.

La entrada del estudio de Mariscal, flanqueada por frondosas plantas de verde perenne, es la puerta a un espacio de color con paredes vestidas de trabajos propios en revistas como The New Yorker y largas mesas donde ordenadores de última generación conviven con televisores anacrónicos.

Entre los libros que el ilustrador luce en sus estanterías, ataviadas con tazas y ceniceros llamativos, ha llegado recientemente 500 años de La Habana, una obra que España ha encargado a Mariscal y al periodista Mauricio Vicent para homenajear a la capital cubana en su aniversario fundacional. "Este proyecto ha sido un regalo", explica agradecido el diseñador, que siempre se ha sentido "muy vinculado" a La Habana, de la que afirma sentirse "enamorado desde el primer día".

El libro, publicado por Lectura Plus (Planeta), sumerge al lector en un recorrido cronológico por la historia de la capital cubana desde 1519, año de su fundación, hasta la actualidad a través de la pluma de Vicent, "que lleva La Habana dentro", y mapas, paisajes y personajes representados con el característico trazo de Mariscal.

A pesar de que el diseñador se apresura a subrayar el carácter eminentemente "emocional" del libro -"ni Mauricio ni yo somos historiadores"-, explica que detrás de 500 años de La Habana hay el trabajo de documentación más ambicioso que ha llevado a cabo hasta la fecha. "He tratado de hacer arqueología a partir de grabados e imágenes de archivo, además de fotografías y esbozos propios de mis visitas a Cuba", detalla Mariscal, que se ha inspirado en personas reales para dibujar los personajes de la obra, fijándose en "el mestizaje que no solo marca a los ciudadanos, sino también a su cultura". 500 años de La Habana no es el primer proyecto de Mariscal que mira hacia tierras caribeñas, puesto que esta ciudad es, junto a Nueva York y Las Vegas, uno de los escenarios del filme de animación Chico & Rita, dirigido junto a Fernando Trueba y estrenado en 2010. El tándem artístico Mariscal-Trueba busca ahora repetir el éxito de su primer filme conjunto con una nueva película de animación "en proceso de creación y todavía sin fecha de estreno", basada en una historia real y bautizada como They Shot the Piano Player. "Se trata de un documental sobre la bo-ssa nova protagonizado por un músico de Río de Janeiro de los años 60", avanza Mariscal sobre la trama.