Amico Teatro y Acrónica Producciones estrenan 'Tránsitos' en Tafalla

Se trata de un viaje en busca de la identidad de la mano del teatro, la danza, lo plástico y lo escultural

23.10.2020 | 00:42
Txori García Uriz y Ion Barbarin, en 'Tránsitos'.

Después de realizar una residencia artística en Olite con motivo del Festival de Teatro de este año y de trabajar durante los últimos meses, la compañía navarra Amico Teatro estrena Tránsitos este viernes en la casa de cultura de Tafalla kulturgunea (19.30), un espectáculo de teatro y danza que supone un viaje en busca de la identidad. La obra podrá verse también mañana en Mutilva (20.00).

Ion Barbarin y Txori García Uriz, es decir, Amico Teatro, son quienes pisan el escenario, pero durante la gestación de la propuesta contaron con la directora y dramaturga Mercedes Castaño, la escultora Dora Salazar; David Bernués, productor, diseñador de iluminación y de audiovisuales (Acrónica Producciones), y el bailarín y coreógrafo Jon Maya (Kukai), para generar material coreográfico, teatral y poético en torno al tema elegido.

cambio de registro

Con Tránsitos, Amico Teatro decide dar un giro respecto a su estilo anterior para abordar esta nueva pieza, dotándola de mayor profundidad dramática. "Es una obra que se sale de nuestros registros anteriores. Utilizamos un lenguaje diferente, más contemporáneo, que se mueve entre el teatro, la instalación y la performance", cuenta Txori García Uriz.

En concreto, la pieza es un viaje íntimo en diferentes episodios hacia la búsqueda de la identidad, donde lo plástico y lo escultural conforman el alma del espectáculo. Las máscaras ciegas de Dora Salazar invitan, con la profundidad de sus ojos cerrados, a la introspección de las emociones a través también de un juego de claroscuros. En la luz, explora la sensualidad, la fusión, la feminidad y la armonía. En la sombra, la dualidad que nos compromete, la aceptación, las contradicciones y los conflictos, en ocasiones brutales. Y en la oscuridad, desciende al humor en lo trágico y a la ternura de lo grotesco. La fragilidad, lo ancestral y lo mágico se funden en la estructura onírica de esta creación dramática.

Danza, teatro, artes plásticas, iluminación y la música en directo de Idoia Oteiza e Itziar Etxegia conforman esta obra de unos 60 minutos de duración dirigida a público adulto.