Confesiones con el teléfono como vehículo, a escena en el Gayarre

‘Deje su mensaje después de la señal’, de Tanttaka Teatroa, se representa hoy en euskera y mañana en castellano

12.12.2020 | 01:20

pamplona – El escenario del Teatro Gayarre acoge hoy (20 horas) en euskera, y mañana (19 horas) en castellano el montaje de Tanttaka Teatroa Deje su mensaje después de la señal; una obra de relatos imprescindibles, con el teléfono como vehículo para hilar confesiones y reflexiones. La entrada para cada función cuesta 15 euros (para la sesión de mañana el aforo ya está completo).

Deje su mensaje después de la señal / Utzi zure mezua seinalearen ondoren es una historia en 4 voces; las voces de 4 mujeres que, incapaces de enfrentarse a sus problemas cara a cara, prefieren confesarse a través de un contestador automático. Marina, Carmela, Sara y Viviana utilizarán un buzón de voz como terapia para intentar entenderse a sí mismas y, sobre todo, conseguir que las comprendan los demás.

Marina es abogada especializada en divorcios y desafía el abandono de su marido; Carmela está enferma de cáncer y necesita despedirse de su hijo; Sara es una joven de buena familia a la que la presión de su boda inminente ha llevado al borde del suicidio y a una dudosa terapia psicológica, y Viviana es prostituta en Madrid, aunque su familia cree que trabaja en Ikea. Cada una tiene una historia, que mensaje a mensaje, se va dibujando a través de numerosos claroscuros, conformando una colección de relatos íntimos, que a veces resultan divertidos, otras sumamente inteligentes, casi siempre emocionantes y, a veces, también devastadores. Es un relato coral en el que están ausentes el ruido, los egos, las exageraciones y las mentiras tan frecuentes en la comunicación en las redes; por el contrario, aquí se habla de la vida y la muerte, de relaciones familiares y sentimentales, de la independencia, el matrimonio, la maternidad responsable, la verdad y la mentira, la honestidad, la fidelidad y la traición, el apego y la pérdida€la nostalgia€Y, por encima de estos temas, planea siempre el miedo al compañero inseparable de la incomunicación: la soledad.

El texto de Arantza Portabales cuenta con dirección y escenografía de Fernando Bernués, y con las interpretaciones de Miren Arrieta, Mireia Gabilondo, Oihana Maritorena y Leire Ruiz.

noticias de noticiasdenavarra