mirarte

Bandas locales y 'sillas vacías'

30.04.2021 | 00:48
Bandas locales y 'sillas vacías'

el mismo día que Chill Mafia, banda local que está creciendo a pasos agigantados, confirmaba su fichaje por el sello Oso Polita y anunciaba su primer concierto en Madrid –que se une a su gira por Navarra y la CAV, colgando el sold out allá por donde van–, la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Pamplona, María García-Barberena explicaba en rueda de prensa que a priori desde el Ayuntamiento se descarta la posibilidad de programar bandas locales en el escenario principal de la Ciudadela como teloneros, ya que "los eventos culturales no deben sobrepasar cierta duración" y se complica la presencia de varios artistas en un mismo escenario por "el tema de camerinos" y que "hay que desinfectar". Y después, iba un poco más allá: "Algunos van a actuar en ese gran escenario, pero a otros evidentemente se les queda un poco grande ver 600 sillas vacías y para los grupos locales estamos pensando en recintos un poco más pequeños, que estén entre 150-200 personas".

Por partes: con un presupuesto de 1,5 millones de euros que destinar a la programación cultural de este verano, se antoja complicado que no se pueda organizar una logística que permita contar con camerinos para dos bandas diferentes en un mismo escenario. O adaptar, a su vez, la duración de la cita a las recomendaciones sanitarias –en Pamplona, ya se han celebrado actuaciones que reúnen a varios artistas en un mismo evento, e incluso celebrándose en recintos interiores–. Pero quizá lo más llamativo es que desde el Consistorio pamplonés se generalice y se dé por hecho que los grupos locales no van a a congregar esa cantidad de público. Son muchas las bandas de casa que se encuentran actualmente de gira, o intentándolo, en unos tiempos complicados y a las que el escenario de la Ciudadela seguramente no se les quedaría grande. Si echamos la vista atrás, el verano pasado, dos artistas navarras, Chica Sobresalto e Iseo, agotaron las entradas para los conciertos que ofrecieron en la Ciudadela, en ese escenario y ante 600 personas. Sin sillas vacías. Y otros, de fuera, no llenaron.