El Xota es el grande

Primera masculina. El equipo navarro, sin Rafa Usín finalmente, vuelve a la senda del triunfo tras remontar dos veces ante ElPozo, en un partido en el que acabó lesionado Diego Mancuso.

29.02.2020 | 01:43
El jugador de Irurtzun Dani Saldise, autor ayer de dos goles, se tira al suelo para pugnar por un balón con su excompañero Marc Tolrá.

Osasuna Magna4

ElPozo3

OSASUNA MAGNA Asier, Araça, Mancuso, Eric Martel y Bynho –cinco incial–. También jugaron Juninho, Roberto Martil, Dani Saldise y Llamas.

ELPOZO MURCIA Espindola, Paradynski, Felipe Valerio, Marcel y Matteus –cinco inicial–. También jugaron Marc Tolrá, Alberto García, Pol Pacheco, Álex y Fernando.

Goles 0-1, m.3: Paradynski; 1-1, m.11: Eric Martel; 1-2, m.14: Fernando; 2-2, m.20: Dani Saldise; 3-2, m.28: Dani Saldise; 4-2, m.37: Asier.

Árbitros Rodrigo Miguel y Sánchez Molina. Mostraron amarillas a los locales Roberto Martil, Bynho y Eric Martel; y a los visitantes Paradynski, Álex y Alberto García.

Pabellón Anaitasuna. Lleno de nuevo. 3.000 espectadores.

PAMPLONA –Osasuna Magna tiró ayer de pundonor, de sentimiento y de corazón para salvar los tres puntos de Anaitasuna y regresar así a la senda del triunfo, que había abandonado en las últimas cuatro jornadas, en las que sólo había sumado un empate. Los navarros se sacaron la espina y lo hicieron ante uno de los grandes de la competición, ElPozo, que vino a Pamplona sin todo su arsenal y acabó superado por un rival con menos banquillo, pero con más coraje.

Las noticias de primera no eran nada halagüeñas. Imanol recuperaba a Araça después de varios partidos ausente por una neumonía, pero se quedaba sin Rafa Usín, que arrastra todavía el golpe que se produjo ante el Levante. Una de cal y otra de arena.

Con este panorama, había que hacer frente a uno de los rivales con más potencial de la Liga. Y el Xota no se amilanó. Desde el inició buscó la portería de Espindola, pero se topó con un rival de calidad, que supo aprovecharse de un error defensivo para adelantarse a los tres minutos por medio de uno de sus puntales, Paradynski.

No pintaba nada bien el partido para el Xota y, sin embargo, los comandados por Imanol no se vinieron abajo. Lo intentaron por medio de Martel primero, que astuto robaba el balón, pero cuyo disparo no vio red; y después por medio de Llamas, que estrelló el esférico dos veces contra el palo.

La suerte no parecía acompañar a un equipo que presionaba la portería murciana, algo que cambiaría mediada la primera parte. Martil se sacó una jugada personal, se apoyó en Saldise y éste asistió a Martel para que anotase el empate. Los de Irurtzun, más pertinaces, encontraban así la recompensa a un asedio constante sobre la meta de Espindola.

Aunque Osasuna no cejó en su búsqueda de un nuevo gol, de nuevo un fallo defensivo propició que ElPozo se adelantase por medio de Fernando y subiese el 1-2 al marcador. Antes del descanso, se producía la nota negativa del choque, con Diego Mancuso abandonando la pista tras llevarse la mano a la parte trasera de su muslo izquierdo. El brasileño no regresaría.

El Xota se iba a vestuarios con un resultado que no hacía justicia al juego y a las ocasiones vistas sobre la cancha, pero no cabían lamentaciones. ElPozo salió más enchufado en la segunda mitad, con más presión sobre Asier, que de nuevo respondía.

Sin apenas rotaciones y con uno menos incluso, Xota tiró de corazón para enfrentarse a la adversidad. Dani Saldise ponía el 2-2 tras cocinarse una jugada personal y posteriormente adelantaba a los suyos con otro gol de rechace, que levantaba a la grada –a rebosar de nuevo– de Anaitasuna.

Giustozzi apostó entonces por Álex de portero jugador, pero no le salió bien. Asier, tras salvar un disparo, sacaba con el pie desde su portería y anotaba el 4-2 a puerta vacía. Y, aunque Marcel acortó distancias al borde del final, ya no quedaba tiempo. Un Xota gigante no dejaba escapar una victoria vital, que da moral antes de la semana copera.

Más información