Saúl resuelve en un partido sin nervio

triunfo el atlético mantiene la mirada puesta en turín tras un gol de penalti en el minuto 50

08.02.2020 | 23:52

Atlético de Madrid1

Leganés0

ATLÉTICO DE MADRID Oblak; Arias, Savic, Giménez, Solano (Saúl m. 46); Correa, Thomas, Rodrigo, Vitolo; Griezmann (Lemar m. 46) y Kalinic (Juanfran m.73) .

LEGANÉS Lunin; Nyom (Arnaiz m. 76), Diego Reyes, Omeruo, Rodrigo Tarín, Kravets; Rubén Pérez, Vesga, Eraso (El Zhar m. 70); En-Nesyri y Braithwaite (Carrillo m. 70).

Gol 1-0: m. 50, Saúl.

Árbitro Mateu Lahoz (C. Valenciano). Enseñó tarjeta amarilla a Giménez (m. 15), Braithwaite (m. 16) y Lemar (m. 53).

Estadio Wanda Metropolitano. 58.321 espectadores.

MADRID - El Atlético resolvió ante el Leganés (1-0), con un tanto de Saúl Ñíguez, y sigue agarrado a la Liga, tras un partido en el que se palpó la cercanía del combate del próximo martes ante la Juventus.

Ambos equipos llegaron al partido con numerosos descartes. Los del Atlético, forzados por las rotaciones y obligados por dolencias y sanciones. También los del Leganés, devaluado por ausencias de calado.

No estuvieron disponibles Diego Costa, Filipe Luis y Lucas Hernández, por lesión, ni tampoco Diego Godín ni Koke Resurrección, por sanción, y Simeone dio descanso de inicio a Álvaro Morata, Thomas Lemar y Juanfran Torres.

Seis bajas afrontó el Leganés por diferentes motivos. Por eso, el equipo llegó al Wanda asentado en la zona tranquila de la tabla clasificatoria, sin angustias de ningún tipo.

Al partido le faltó nervio, especialmente al Atlético. Jugaron los rojiblancos sin tensión, sin intensidad, sin presión, sin ritmo. Para alegría del Leganés, que parecía muy satisfecho con el desarrollo.

Plantado con su habitual línea de cinco defensas, tres centrocampistas y dos delanteros, el Leganés no se ofreció. Sólo esperó, pero se encontró a un Atlético plano, con pocas ideas. Con la cabeza claramente en Turín.

El tanto fue un mazazo para los visitantes y se vieron obligados a cambiar su táctica conservadora. Pero el Atlético ya no les dejó.Ya había despertado algo del letargo de la primera mitad. - Efe