el alojamiento en madrid, 'prohibitivo'

El ‘efecto Champions’ llenará el viernes de aficionados ingleses los hoteles de Gasteiz

La Ertzaintza ha contactado con los diferentes establecimientos para diseñar un operativo de seguridad

Pernoctarán en la capital alavesa y viajarán a Madrid por la mañana

09.02.2020 | 12:15
Los precios que se piden por pernoctar mañana en Madrid están tan fuera de la realidad que muchos aficionados del Tottenham y del Liverpool se han visto obligados a buscar alternativas más económicas. Una situación que, insospechadamente, ha beneficiado a

vitoria - En un giro inesperado de los acontecimientos, los hoteles de Vitoria presentan mañana un lleno hotelero casi absoluto con motivo de la celebración en Madrid de la final de la Champions League. El karma del deporte hará que cientos de aficionados ingleses hayan optado en esta ocasión por la capital alavesa para pernoctar durante la noche del viernes y dirigirse al día siguiente a Madrid donde, a las 21.00 horas, Liverpool y Tottenham se disputarán el honor de levantar la copa de la Uefa Champions League. Los precios desorbitados que se están pidiendo por dormir en la capital de España han llevado a muchos hinchas de ambos equipos a buscar soluciones alternativas y Gasteiz se verá mañana beneficiada por esta carambola.

Los principales hoteles de la ciudad: el Gran Hotel Lakua, el NH Canciller Ayala, el Silken Ciudad de Vitoria, el Sercotel El Boulevard y Jardines de Uleta, presentan llenos totales para mañana por este motivo. El Hotel General Álava tampoco dispone de plazas para el viernes, pero aunque sí acogerá a huéspedes ingleses, estaba casi totalmente reservado por otro grupo de personas extranjeras y por ese motivo los aficionados británicos no han podido alojarse en él.

Se dan dos modalidades de reserva: por grupos o individuales, a través de internet. De hecho, cuando empezaron a agotarse las plazas, los responsables de los hoteles se dispusieron a comprobar el motivo, ya que no tenían previsto ningún acontecimiento destacable en sus agendas. La sorpresa llegó cuando relacionaron la avalancha de apellidos británicos con la final de fútbol.

Se espera que los grupos, tutelados por touroperadores, viajen desde Londres hasta Loiu y que a continuación se desplacen hasta Vitoria para pasar la tarde del viernes y pernoctar. Al día siguiente, por la mañana, se desplazarán hasta Madrid a tiempo para comer en la ciudad, disfrutar de un poco de turismo y llegar a su destino, el Wanda Metropolitano, con tiempo de sobra para disfrutar del encuentro a las 21.00 horas. Es de suponer que quienes viajan por libre sigan más o menos el mismo programa, aunque en coches de alquiler o en autobuses de línea. Finalizado el partido, la mayor parte de los hinchas regresarán a sus hogares del Reino Unido en vuelos que partirán desde Madrid a primera hora de la mañana del domingo, con lo que la capital del Estado puede convertirse en un verdadero polvorín este sábado por la noche.

Al tratarse de un partido de innegable trascendencia e incontestable peligrosidad, los responsables de la Ertzaintza han tomado nota de lo sucedido en ocasiones anteriores y ya han tomado medidas para que Vitoria no se convierta en un campo de batalla durante la tarde de mañana. En primer lugar, han contactado con los diferentes hoteles de la ciudad y han ido comprobando, establecimiento por establecimiento, el número de huéspedes alojados en cada uno de ellos. A partir de ahí, los responsables de la Policía autonómica han desarrollado un operativo de vigilancia para evitar posibles enfrentamientos entre las dos aficiones.

situación inversa Aunque los hoteles de Vitoria también se llenaron durante la celebración de la reciente Final Four de baloncesto, el entusiasmo con el que arrancó la cita quedó deslucido por la falta de ambiente en las calles. Durante aquél fin de semana, las aficiones de Madrid, Moscú y Turquía renunciaron a pagar los precios que pedían hostales y particulares -los hoteles estaban totalmente ocupados por miembros de la organización de Euroliga, periodistas internacionales, equipos y cuerpos técnicos- y se desplazaron a las ciudades del entorno, fundamentalmente a Bilbao.

En este caso y de forma imprevista, la capital alavesa será la que se vea beneficiada por los precios imposibles que se manejan en Madrid. Uno de los casos que mayor notoriedad ha alcanzado es el de un particular que alquila un colchón hinchable "por 1.200 euros a 10 minutos andando del Wanda Metropolitano". En el caso de Vitoria, durante la Final Four también trascendieron noticias similares como la que apuntaba a un establecimiento hotelero, enclavado en plena carretera N-1, que reclamaba 1.900 euros por tres noches de habitación.

La noche del viernes es la más demandada por los aficionados de ambos clubes, dispuestos a pagar casi cualquier cifra por disfrutar de esta oportunidad. Sin embargo, mediante este plan alternativo podrán disfrutar de un fin de semana prácticamente idéntico ahorrándose cientos de euros. Los vuelos entre Londres y Loiu resultan bastante más baratos que los que llevan a Madrid y existen muchas más opciones horarias disponibles. Pernoctar en Vitoria resulta mucho más razonable económicamente y les deja a 3 horas y media de su destino por carretera, permitiéndoles además comer en Madrid y disfrutar del ambiente previo al encuentro. La única diferencia con respecto al resto de los aficionados que dormirán en los aledaños del estadio es que esa noche no podrán salir por los bares de la capital del Estado, por lo que se sospecha que podrían hacer lo propio por Gasteiz.

las claves

Cartel de completo. Quienes busquen una habitación de hotel para mañana en Vitoria descubrirán que no quedan habitaciones disponibles. Los aficionados ingleses que se dirigen a Madrid a la final de la Champions League, tanto en grupos como de forma individual, han copado todas las plazas existentes.

Cambio de planes. Dormir mañana en Madrid significa abonar más de 1.000 euros, por lo que muchos hinchas británicos han diseñado un plan alternativo consistente en pernoctar en Vitoria el viernes y viajar a Madrid el sábado por la mañana.

Seguridad. Alertados de la llegada de cientos de aficionados británicos, los responsables de la Ertzaintza han contactado con los hoteles de Vitoria para saber cómo se distribuyen por la ciudad y establecer un operativo de seguridad que evite posibles enfrentamientos durante la tarde-noche de mañana.