LIGA DE CAMPEONES

Destellos de crack en Joao Félix y un contragolpe magistral

Simeone puso por vez primera su ‘tridentre’ y Atlético recupera crédito con una clara victoria

10.02.2020 | 05:18

LOKOMOTIV MOSCÚ 0-2 ATLÉTICO DE MADRID

LOKOMOTIV MOSCÚ: Guilherme; Rybus, Córluka, Howedes, Ignátiev (Min. 79, Eder); Murillo, Bárinov, Krychowiak, Zhemaletdínov (Min. 33, Idowu), Joao Mario; y Smólov (Min. 82, Kolomeiytsev).

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Arias, Felipe, Giménez, Lodi; Thomas, Saúl, Koke (Min. 86, Correa), Joao Félix (Min. 83, Hermoso); Diego Costa (Min. 76, Lemar) y Morata.

Goles: 0-1: Min. 47; Joao Félix. 0-2: Min. 58; Thomas.

Árbitro: Orel Grinfeld (Israel). Amonestó a Thomas, Felipe, Joao Mario e Ignátiev.

Incidencias: Estadio del Lokomotiv, unos 27.000 espectadores.

moscú - El Atlético de Madrid logró una clara victoria a domicilio ante el Lokomotiv Moscú con dos contraataques magistrales tras una gran segunda parte en la que el portugués Joao Félix dejó destellos de auténtico crack.

Tras una primera parte con mucha posesión, pero poca eficacia de cara a gol, el Atlético salió en tromba en la segunda parte y en unos pocos minutos se llevó los tres puntos con dos goles de la estrella lusa y de un inconmensurable Thomas.

No fueron unos días fáciles para el equipo de Simeone. El derbi madrileño dejó un regusto amargo y el Atlético necesitaba ganar como el comer. Fiel a los deseos de la afición, Simeone apostó por primera vez de inicio por el ansiado tridente atacante, Joao Félix, Costa y Morata.

Salió con las líneas muy adelantadas el equipo colchonero con la idea de salir a por el partido desde el principio. Mientras, el equipo local defendía con hasta ocho jugadores y apostaba claramente por el contraataque con el polaco Krychowiak y el portugués Joao Mario como lanzadores.

Costa pudo abrir la lata a los 18 minutos a la salida de un córner, pero increíblemente remató fuera cuando estaba completamente solo a un metro de la línea de gol.

Mediada la primera parte, el Lokomotiv comenzó a desperezarse con un par de contraataques con peligro, aunque el jugador ruso más adelantado, Smólov, no supo finalizar. Eso sí, Oblak era un mero espectador.

En la segunda parte había que marcar. Así, al poco de arrancar la estrella del proyecto rojiblanco, Joao Félix, disipó dudas al remachar un contraataque de libro a pase de Morata. Sin tiempo para recuperar el resuello, los pupilos de Simeone volvieron a pillar desprevenida a la defensa local con una ofensiva relámpago iniciada por un omnipresente Joao Félix, que demostró que es un crack en ciernes. Vio en el segundo palo a un desmarcado Morata, que nada más recibir el esférico se la cedió en el corazón del área a Thomas que marcó a placer (min. 58). Dos asistencias de Morata y un merecido premio para Thomas, el mejor jugador de la plantilla rojiblanca en lo que va de temporada.

Ahí se relajó el equipo, algo que a buen seguro no gustó nada a Simeone. Poco importó. Porque Oblak se volvió a vestir de superhéroe y detuvo milagrosamente un disparo a bocajarro de un incrédulo Krychowiak.- Ignacio Ortega