Mundial de China

Plácido Sábado

1ª JORNADA | España exhibe sus virtudes en su debut ante la débil Túnez

10.02.2020 | 01:48
Internada de Ricky Rubio ante el tunecino Salah Mejri.

España101

Túnez62

ESPAÑA Ricky Rubio (17), Rudy Fernández (7), Víctor Claver (12), Juancho Hernangómez (13) y Marc Gasol (10) -cinco inicial-, Quino Colom (3), Pau Ribas (12), Willy Hernangómez (8), Pierre Oriola (1), Sergio Llull (16), Xavi Rabaseda y Javier Beirán (2).

TÚNEZ Abada (2), Roll (8), El Mabrouk (2), Ben Romdhane (7) y Mejri (15) -quinteto titular-, Chennoufi (6), Hadidane (12), Ghyaza (2), Slimane (2) y Knioua (6).

Parciales 16-17, 26-22 (42-39), 30-8 (72-47) y 29-15 (101-62).

Árbitros Michael Weiland (CAN) Krishna Joaquín Dominguez (MEX) y James Alexander Boyer (AUS). Sin eliminados

Pabellón Guangzhou Gymnasium de Cantón. 6.500 aficionados.

Cantón (China) - España exhibió sus virtudes ante Túnez en lo que terminó siendo un plácido estreno mundialista ante un campeón africano que, aunque aguantó hasta el descanso, se vio avasallado en una segunda parte para enmarcar que deja grandes sensaciones en el equipo español.

Las dudas iniciales de los españoles, que les pusieron por debajo al final de los primeros 10 minutos y solo les permitieron una renta de tres puntos en el intermedio, se despejaron tras el paso por vestuarios, cuando pusieron en práctica su mejor baloncesto y se cargaron de optimismo de cara al futuro, mandando de paso un serio aviso a sus rivales.

Volvió a brillar Ricky Rubio en la dirección y al encarar el aro y también estuvieron especialmente inspirados hombres como Llull, Ribas, Juancho Hernangómez o Marc Gasol, si bien sobresalió la labor de conjunto sobre las individualidades.

Tras pasar por el vestuario con ese ajustado 42-39, los jugadores españoles se aplicaron a lo grande desde el primer ataque: en poco más de dos minutos completaron un parcial de 11-0 que despejó el panorama.

A ello contribuyó la gran defensa desplegada por los hombres de Sergio Scariolo, que cegó las acometidas tunecinas, se hizo con el monopolio del rebote y solo permitió tres puntos en su canasta en los primeros seis minutos del tercer acto.

Con el campeón de África fuera del partido, todo fue mucho más fácil para los españoles, que, protegidos por el marcador, seguían creciendo en su baloncesto. Dos triples más de Llull, el último marca de la casa y sobre la bocina, dejó el partido resuelto a falta de diez minutos (69-47).

El último acto siguió el festival desde el perímetro, con Pau Ribas y Ricky Rubio metiendo triples de dos en dos. Se sumó a la fiesta Víctor Claver, que con cinco puntos disparó en el marcador a un equipo que debutó con buen pie y ya espera a Puerto Rico, su rival de mañana.