Un Primero de Mayo en Navarra marcado por la crisis del coronavirus

Las centrales sindicales en la Comunidad Foral afrontan el Día Internacional del Trabajo con la mirada puesta en las consecuencias de la pandemia, para la que reclamarán una salida "justa e igualitaria"

01.05.2020 | 10:08
Representantes sindicales en la plaza de Recoletas de Pamplona

PAMPLONA. Los sindicatos celebran este viernes el Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajador, marcado por la crisis del coronavirus, lo que obligará a celebrar la jornada de forma virtual, salvo algún acto testimonial en la calle.



LOS SINDICATOS

El portavoz de LAB en Navarra, Imanol Karrera, ha defendido este viernes, con motivo del 1º de Mayo, la posibilidad de "construir un nuevo sistema que sitúe la vida digna en el centro, mediante la confluencia social y sindical".

El sindicato LAB ha criticado, en un comunicado, que había organizado para este 1º de Mayo cuatro caravanas de vehículos en Navarra -en la Comarca de Pamplona, Sakana, Tierra Estella y Tafalla- y la Delegación del Gobierno central las prohibió, algo que confirmó el TSJN.

Sin embargo, ha indicado que LAB ha podido participar este mediodía en un acto en Pamplona organizado por los sindicatos CGT, Steilas, ESK y Solidari y que sí autorizó el TSJN. Ha acudido a este acto el portavoz de LAB, Imanol Karrera.

Karrera ha comenzado su intervención agradeciendo "el apoyo y solidaridad recibido de esos cuatro sindicatos". "Sois un ejemplo de orgullo de clase", ha dicho y ha señalado que "en este momento excepcional" el sindicato LAB quiere "llevar el mensaje del Primero de Mayo a los barrios y pueblos obreros, a las casas de trabajadores y trabajadoras".

"Pero una vez más, el Gobierno de español y el Tribunal Superior de Justicia de Navarra nos han vulnerado arbitrariamente el derecho a la movilización vigente en esta situación y a pesar de garantizar las mismas medidas sanitarias con las que nos permiten trabajar", ha censurado.

Según ha continuado, "estamos ante un confinamiento a la medida del capital". "A la patronal se le permite todo, y a la clase trabajadora, nada. Tras la crisis de 2008 nos impusieron la Ley mordaza para limitar nuestros derechos civiles y políticos. Ahora, la agenda autoritaria del Estado quiere aprovechar el estado de alarma para limitar también nuestros derechos fundamentales", ha dicho.

Ha defendido que "tenemos la oportunidad de cambiar el sistema actual para construir otro que ponga en el centro una vida digna". "Para ello, queremos subrayar la importancia de la confluencia social y sindical. Por el camino que abrimos con la huelga general del 30 de enero, la confluencia y la movilización entre nosotros es imprescindible para conseguir un trabajo, una pensión y una vida digna", ha concluido.

El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza, ha reclamado, en este 1º de Mayo, "liderazgo público en la economía y las políticas sociales" para poder reforzar servicios públicos, mejorar las condiciones laborales de los sectores esenciales o impulsar el empleo, y ha mostrado la determinación de ELA "para hacer frente a las amenazas y ataques que vendrán".

El sindicato ELA celebra esta jornada bajo el lema 'Lo nuestro, lo esencial, lo de todos' y, debido al confinamiento por el coronavirus, el secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza, ha realizado una declaración telemática a través de Youtube. Además de desarrollar su propio acto con motivo del Día del Trabajador, ELA, junto con LAB, ESK, Steilas, Hiru y Etxalde, comparten este Primero de Mayo una imagen común en la que puede verse al fondo de la letra M y del número 1 un arco iris dibujado.

Mitxel Lakuntza se ha referido en su discurso al hecho de que en esta jornada no se puedan "ocupar calles, ni reunirnos ni abrazarnos". Sin embargo, ha asegurado que la reivindicación de este año es un "mensaje vital", que recuerda "qué es lo esencial para que la vida continúe, de qué sectores y empleos se depende, y del valor de lo colectivo y lo público como única garantía para hacer frente a los desafíos".

El líder de ELA ha querido recordar a todos los fallecidos. "Recordar especialmente la injusticia humanitaria que supone la muerte de miles de personas por desatención sanitaria y por falta de medidas de seguridad. Las pandemias no nos castigan a todas y todos por igual; tiene una lectura de clase", ha advertido.

"INSOLIDARIDAD DEL MODELO CAPITALISTA".

En este sentido, ha asegurado que los miles de muertos en todo el mundo han dejado en evidencia "la debilidad y la insolidaridad de un modelo capitalista, heteropatriarcal y racista que está enfermo". "Un sistema al que cada vez le cuesta más respirar y que nos ahoga con sus recetas de austeridad y recortes. Ahora se han caído las caretas y aparece la verdadera cara y los argumentos del neoliberalismo que nos gobierna. Lo que deja al descubierto esta pandemia no es una crisis puntual, sino estructural", ha dicho.

Lakuntza ha señalado que, ante esa política "inhumana e inviable", millones de mujeres y hombres reafirman "con orgullo los valores del primero de mayo: la solidaridad, la igualdad y el compromiso de lucha¡, y la pertenencia a una clase, la trabajadora".

"Ante las grandes amenazas y retos, lo colectivo, lo público, lo que garantiza la igualdad de todos, es lo único que nos puede salvar. Por eso, no nos olvidamos de los recortes ni de sus efectos, y mucho menos del valor de quienes se opusieron a estas injusticias", ha apuntado.

Mitxel Lakuntza ha aludido a la importancia de "responder colectivamente" para defender mejor las vidas desde la solidaridad y la igualdad. "Hoy comprobamos mejor la mentira del individualismo, de un sector privado con sus 'soluciones' y privatizaciones que hoy no tiene respuestas, se revela ineficaz y esconde la cabeza", ha indicado.

El dirigente sindical cree que ha quedado "muy en evidencia qué y quiénes hacen que la vida siga", y ha asegurado que hoy queda todavía "más claro" que los sectores esenciales son los cuidados, la salud, la limpieza o alimentación, "de los que toda una sociedad depende". "Los que se enfrentan a una pandemia frente a frente son sectores precarios y feminizados, y lo son por decisión política", ha dicho.

Por ello, ha asegurado que el reconocimiento de la labor de esos trabajadores "no puede quedarse en los aplausos" porque es "mucho" lo que se les debe. En este sentido, ha instado a los gobiernos a "comprometerse, desde ya, a pasar de ese reconocimiento social al reconocimiento de sus condiciones laborales".

Lakuntza ha afirmado que la defensa de la salud de la clase trabajadora está siendo la "prioridad indiscutible" de la labor sindical de ELA y "lo va seguir siendo ante la vuelta progresiva de la actividad".

El dirigente de ELA ha recordado que el sindicato ha exigido "coherencia entre el confinamiento social y la actividad económica". "Algo que nuestros gobiernos, en un acto de irresponsabilidad, no han querido escuchar y en los días más trágicos de la pandemia se obsesionaron con la apertura de algunos sectores no esenciales", ha añadido.

Lakuntza ha indicado que ello demuestra, en el caso del lehendakari, Iñigo Urkullu, que su Gobierno "prefiere asesorarse por gestores que por científicos". A su juicio, el Gobierno Vasco "se ha equivocado situando las prioridades porque la salud pública no puede dejarse en manos de la patronal ni de intereses económicos".

"No se ha parado ni una sola empresa por incumplimiento de medidas de seguridad, ha sido la patronal la que marcado el paso, y nuestros gobiernos les han abierto el camino. Comparten un mismo discurso porque este gobierno solo escucha a la patronal", ha señalado.

Asimismo, ha denunciado que el Gobierno de Urkullu "se ha distinguido también por una gestión unilateral" y la práctica del mando único que critica, "es la misma que ha empleado el Lehendakari para gestionar la desescalada a la vuelta al trabajo, sin consenso con los sindicatos".

"Nos acusan de pedir hoy salud y mañana empleo. No, hoy pedimos salud y empleo, pero empleos que no nos cuesten la vida. Tenemos muy presente que tres meses después, dos trabajadores permanecen todavía sepultados en Zaldibar sin que se hayan asumido responsabilidades políticas", ha agregado.

Mitxel Lakuntza ha indicado que el sindicato es "muy consciente" de las consecuencias sanitarias, económicas y sociales que van a dejar esta crisis y ha asegurado que se necesitan "urgentemente cambios profundos". Por ello, ha defendido que haya "una oportunidad para cambios estructurales, para abrir hueco a un liderazgo público que cambie las políticas".

"Esta pandemia va a poner muchas cosas a prueba, entre otras, si nuestros gobiernos están dispuestos a pasar a limpio las conclusiones de esta crisis; si están dispuestos a corregir, a cambiar, para que el orden de prioridades se invierta y las políticas se dirijan hacia la gente y no hacia los beneficios de las empresas. Es tiempo de romper con la política de austeridad que impide aumentar la inversión y el gasto para salvar a la gente", ha señalado.

Lakuntza ha insistido en que es "tiempo de un liderazgo público en la economía y las políticas sociales" porque solo "así va a poder ser posible reforzar servicios públicos y mejorar condiciones laborales de los sectores esenciales o impulsar el empleo".

"Nuestros gobiernos, ahora más que nunca, deberían defender que es tiempo de redistribución, de acabar con beneficios fiscales que muchas empresas y de aquellos que más tienen. Una parte muy importante de esta sociedad va a necesitar ser protegida ante una situación muy difícil; esas políticas de protección social van a ser claves", ha manifestado.

A su juicio, solo hay "una opción justa y sostenible" que es "avanzar en el camino de una transición social, feminista y ecologista" y, para ello, los mejores activos del sindicato "son la movilización social, las alianzas, el trabajo común y la fuerza que se ponga en la calle".

"El nuevo tiempo que se abre será un tiempo exigente, y por eso queremos reafirmar nuestro compromiso con la organización de la clase trabajadora y nuestra determinación para hacer frente a las amenazas y ataques que vendrán, pero también para abrir oportunidades hacia el cambio, prepararnos para ello sí está en nuestras manos", ha concluido.



La UGT propugna "una salida justa e igualitaria" a la crisis económica provocada por el covid-19 y, en este Primero de Mayo, ha anunciado que combatirá "cualquier tentación de volver a recurrir al austericidio y los recortes sociales".

Son fórmulas "fracasadas en la pasada crisis, que sólo aumentaron los daños sobre la clase trabajadora y los sectores más débiles", ha zanjado el secretario General de la UGT de Navarra, Jesús Santos, en un mensaje hecho público en nota de prensa y por las redes sociales, obligado por el confinamiento social que, debido a la pandemia, ha suprimido en esta ocasión las tradicionales manifestaciones sindicales de la jornada.

Santos ha recordado que hace solo unas semanas, con un nuevo Gobierno progresista de coalición, los sindicatos habían comenzado a negociar el desmantelamiento de la reforma laboral de 2012 y la reversión de los recortes laborales y sociales aplicados por el Gobierno del PP con la excusa de la crisis, "con total brutalidad y ninguna sensibilidad hacia la clase trabajadora y los colectivos más vulnerables y desfavorecidos".

Subraya que "habíamos conseguido que se anulara el despido por caer de baja y empezábamos a concretar la restauración de derechos laborales y sociales que posibilitasen afrontar el nuevo ciclo económico con un reparto más equitativo de la riqueza, con más igualdad y mayor justicia social".

Ahora los sindicatos se preparaban para negociar y acordar "un nuevo modelo de crecimiento económico sostenible, impulsar la creación de empleo estable y con derechos, reforzar unos servicios públicos (sanidad, educación, atención a la dependencia) deteriorados por las políticas neoliberales impuestas desde los poderes económicos, bajo el discurso de una austeridad que posibilitara equilibrar las cuentas públicas".

Pero todo esto "se ha venido abajo" con la irrupción del COVID-19 y la nueva crisis económica que ha provocado la pandemia, y que "nos ha pillado, por desgracia, con la reforma laboral todavía en vigor, es decir, en una situación de indefensión jurídica y de debilidad frente a los empresarios, que siguen teniendo la sartén por el mango".

Por todo ello, explica Santos que "el significado reivindicativo de este 1 de Mayo cambia completamente de orientación, ya que esta nueva crisis, de una profundidad y una duración que nadie se atreve a aventurar, nos obliga a pasar de la ofensiva sindical, que habíamos diseñado para recuperar lo perdido desde el año 2008, a una posición defensiva, para no perder más".

Ha advertido de que la UGT combatirá cualquier tentación de recurrir "a aquellas nefastas políticas de ajustar el cinturón alrededor del cuello de los trabajadores, mientras se aflojaba sobre el vientre de los poderosos, que la UGT y el movimiento sindical las llamó austericidio. Porque aquella mal llamada austeridad, mata, y lo pudimos comprobar".

En esta situación, dice que quiere creer que "el hecho de que la dirección de los Gobiernos de España y Navarra esté en manos de fuerzas políticas sensibles a las demandas sindicales, ayudará a recorrer el complicado camino que tenemos por delante, con un reparto más equitativo de los esfuerzos, evitando que, una vez más, la factura de esta crisis la paguemos los de siempre".

Ha avanzado además que el sindicato comparte la necesidad de alcanzar un gran acuerdo de reconstrucción económica y social para el conjunto del país, que a su juicio "tiene que tener tres pilares fundamentales".

Estos son "la reactivación de la actividad económica y la generación de empleo; el reforzamiento de los servicios públicos, especialmente nuestro sistema público de salud, esencial para afrontar posible rebrotes futuros; y la ampliación de la red de protección social, mediante la prolongación de los ERTE de fuerza mayor, el establecimiento de una renta vital básica y otra serie de medidas, imprescindibles para todas las personas que han perdido el empleo y hasta que lo recuperen".

Santos señala que hace falta también un acuerdo de parecidas características en Navarra, adaptado a nuestra realidad, con "un amplio consenso político en el Parlamento y con el aval de las organizaciones empresariales y sindicales, mediante su negociación en el Consejo de Diálogo Social".

Estos planes de choque, adelanta, "van a exigir de una importantísima inversión pública, más gasto público que habrá que financiar con una reforma fiscal realizada con criterios de justicia, equidad y progresividad. Es decir, que contribuyan y paguen más los que más tienen".

"Cuanto antes negociemos y acordemos estos planes, antes y mejor saldremos de esta crisis. Esa es nuestra principal reivindicación y exigencia para este 1 de Mayo tan atípico, en el que la solidaridad, la justicia y la igualdad siguen siendo los principios que inspiran toda nuestra acción sindical", ha zanjado Santos.

CCOO conmemora este viernes el 1º de mayo de forma conjunta con UGT, bajo el lema 'Trabajo y servicios públicos; otro modelo social y económico es necesario', y en este contexto, Chechu Rodríguez, secretario general del sindicato en Navarra, ha pedido al Gobierno de Navarra un plan de reactivación económica que "no deje a nadie al margen".

Asimismo, Rodríguez ha aprovechado este día para mostrar sus condolencias a las personas que han perdido a algún familiar. Tal y como ha subrayado el secretario general, "el impacto emocional y económico que esta alarma sanitaria está teniendo es evidente". "Un confinamiento de, al menos, seis semanas quiebra nuestra forma de vivir y nuestra forma de relacionarnos con nuestras familias. Y desgraciadamente la generación de nuestros mayores está siendo golpeada de forma brutal por esta enfermedad. Ver morir a aquella gente que vivió una guerra civil y una dictadura, a veces en la soledad de una residencia, nos conmueve", ha añadido.

El secretario general de CCOO Navarra ha destacado que "debemos poner en valor el trabajo y el empleo como ejes de la vertebración de la sociedad, no podemos volver a repetir el modelo de salida de la crisis anterior, en la que los beneficios empresariales subieron al mismo tiempo que los salarios de la mayoría social bajaban".

"Ahora, es necesario prorrogar los ERTE, diseñados para el estado de alarma, el tiempo que sea preciso para sostener nuestro tejido productivo y mantener el empleo. Es imprescindible también cubrir las necesidades de aquellas personas que carecen de cualquier tipo de prestación, con esta finalidad, pedimos que de forma urgente se regule un Ingreso Mínimo Vital", ha manifestado.

El sindicato ha pedido también mayor reconocimiento social y laboral para las actividades que han sido básicas en esta pandemia, y que "hasta ahora eran tratados como trabajos poco cualificados y de bajo valor añadido, pero han sido esenciales, el que ha mantenido el latido del país".

Chechu Rodríguez ha manifestado que "el impacto de las crisis suele ser desigual, por eso lo público tiene que servir de efecto equilibrador de esas desigualdades, que se evidencian sobre todo en momentos de dificultades, y para eso hace falta una fiscalidad progresista y progresiva, nunca más se deben de dar recortes en lo público porque eso erosiona la calidad de vida de la mayoría de la sociedad".

Por último el secretario general de CCOO ha concluido que es necesario poner toda la atención en la reconstrucción del tejido económico y social de Navarra, "aprovechando esta crisis para corregir algunos aspectos negativos de nuestro mercado laboral, como la alta precariedad".

LOS PARTIDOS

La secretaria en materia laboral en el PSN y portavoz de la Comisión de Desarrollo Económico y Empresarial del Parlamento de Navarra, Ainhoa Unzu, se suma a las reivindicaciones del 1º de Mayo reiterando la defensa de los socialistas por un modelo social y político que "sitúa en el centro a los servicios públicos, el empleo digno y con garantías y que, sobre todo, no tiene ninguna intención de dejar atrás a los sectores productivos y trabajadores más azotados por la crisis del Covid-19".

Según ha indicado en un comunicado, "los socialistas siempre hemos defendido un Estado del Bienestar sólido, con unos servicios públicos de calidad y un sistema de protección social que no deja a la ciudadanía abandonada a su suerte cuando sufre un percance, y el 1º de Mayo nos reiteramos en esa defensa aún con mayor convencimiento".

En un momento de parálisis económica y una "transformación radical de la vida cotidiana", Ainhoa Unzu ha indicado que el trabajo del Gobierno de Navarra, liderado por María Chivite, y el central, liderado por Pedro Sánchez, "se centran en proteger el empleo y dotar de rentas a la ciudadanía afectada por la actual coyuntura".

"Facilitar el teletrabajo, el cobro de prestación por cese de actividad para los trabajadores autónomos o la protección para colectivos vulnerables como empleadas del hogar, trabajadores temporales o fijos discontinuos demuestran la voluntad de los socialistas de virar unas políticas en las que pesaba más la economía que las personas", ha añadido.

El 1º de Mayo, ha expuesto la portavoz socialista, "debe servir para recordar que las políticas de austeridad, los bajos salarios, el abuso de la temporalidad o la falta de inversión pública en políticas activas de empleo, abanderada por la derecha, dejó un mercado laboral desamparado y empobrecido".

Ha indicado que la pregunta para los socialistas es qué país queremos cuando se supere la crisis del Covid-19 y "la respuesta socialista será contundente y siempre estará del lado del Estado de Bienestar, de las personas, dentro de un ámbito global que pasa indefectiblemente por las políticas de la Unión Europea".

El reto más inmediato, en opinión de Ainhoa Unzu, es "seguir protegiendo el empleo mediante los ERTEs, dotar de liquidez a empresas y autónomos, afrontar con éxito el proceso de desescalada y garantizar la protección sanitaria de los trabajadores".

En la misma línea, ha indicado que los socialistas apoyarán el Plan de Reactivación de la Economía Navarra, anunciado por la presidenta de la Comunidad foral, y "que será consensuado con los agentes sociales, económicos y políticos".

En la celebración del 1º de Mayo, ha afirmado Unzu, "cobra más sentido, si cabe, el reconocimiento y la gratitud a todos los trabajadores y trabajadoras que han estado al pie del cañón, pagando un precio muy alto para posibilitar que el resto de la ciudadanía sigamos viviendo el confinamiento en las mejores condiciones posibles".

Izquierda Unida ha señalado que "una minoría privilegiada" está viendo en la crisis del coronavirus "oportunidades de negocio, como en 2008".

"La crisis sanitaria, que ya se ha transformado en una nueva crisis económica y social, no debe servir como coartada para que la mayoría social paguemos de nuevo los platos que rompió una minoría privilegiada", ha subrayado la formación en un manifiesto publicado con motivo de la celebración del 1 de mayo.

Desde IU creen que hay una saluda "justa, social y democrática" de la crisis, pero que precisa de un "cambio profundo" en las políticas económicas que, a su juicio, "vienen aplicando los diferentes gobiernos durante la última década".

Durante la crisis económica del 2008, la formación asegura que los gobiernos "facilitaron el despido, abarataron costes y desregularon el mercado de trabajo". "Hoy, bajo el Gobierno de coalición las medidas están dirigidas a garantizar la protección de las clases populares, especialmente de los sectores más vulnerables", ha sentenciado.

En el manifiesto, IU apuesta por "la Europa de los pueblos, solidaria y democrática, que entienda esta crisis como una oportunidad para salir más fuertes en torno a medidas de inversión pública y protección social".

Asimismo, ha criticado la "amenaza" de la extrema derecha y de una derecha "que se deja arrastrar a posiciones antidemocráticas". En este sentido, ha afirmado que las derechas "han mostrado una actitud desleal y beligerante desde el primer día" con el Gobierno de coalición.

Para la formación, las derechas tienen un proyecto "nítido" de clase que "pasa por el blindaje de los privilegios de las élites económicas". "Desde el primer momento vieron en la crisis del coronavirus una oportunidad para acosar al Gobierno utilizando métodos hasta entonces inimaginables", ha precisado.

El documento publicado con motivo del Día del Trabajador denuncia los "ataques" de las derechas a las organizaciones de clases, "último bastión de defensa de los derechos de trabajadores y trabajadoras, tratando de debilitarlas en un momento en que son más necesarias que nunca".

"Ponemos en valor su papel como interlocutores sociales y como garantes de que el trabajo y los servicios se siguen prestando en las mejores condiciones de seguridad y salud, respetando los derechos y condiciones pactadas", ha apuntado IU.

La formación ha hecho hincapié en la necesidad de un cambio en el modelo productivo que "acometa la reindustrialización" que España "necesita para ganar soberanía respecto a los llamados 'mercados internacionales'".

Asimismo, ha lamentado que "siempre" son las mujeres quienes "más sufren las consecuencias del neoliberalismo y de la crisis" y que el empleo y los servicios de cuidados "se ven afectados para las trabajadoras en general y, en particular, para las trabajadoras informales y las trabajadoras domésticas".