Cientos de sentencias ordenan a la banca a pagar los gastos hipotecarios en Navarra

Las entidades, algunas de las cuales están recurriendo, tienen que hacer frente a pagos de entre 300 y 700 euros por hipoteca

18.03.2021 | 20:21
Pisos a la venta durante la crisis inmobiliaria

Desde el verano e incluso antes un goteo continuo de sentencias en Navarra está condenando a la banca a pagar los gastos hipotecarios cobrados a sus clientes Cientos de resoluciones coincidentes, que estiman las reclamaciones de cantidades presentadas y que suponen, en general, el pago de entre 300 y 700 euros a los afectados: las decenas de miles de personas que, solo en Navarra, han firmado una hipoteca.

"En muchos casos ya se está pagando", explica José Luis Sanjurjo, del bufete Ferrer-Bonsoms, Sanjurjo abogados, que, de la mano de Irache, está gestionando una parte relevante de las reclamaciones presentadas en los últimos años. Solo su despacho ha recibido ya más de 200 sentencias favorables

Una de las últimas, correspondiente a una hipoteca firmada a comienzos de siglo con Caja Laboral, condena a la entidad financiera a devolver más de 700 euros a sus clientes y a pagar asimismo las costas del procedimiento. La sentencia ordena el pago de la mitad de los gastos totales de notaría (207 euros) y el total de los de registro (211), gestoría (125) y tasación (224).

A partir de esta sentencia, como de las anteriores, se abren distintas vías. Algunas entidades están recurriendo a la Audiencia Provincial, donde se acumula una montaña de casos pendientes, "mientras que otras se están allanando", dice Sanjurjo, y por tanto abonando a sus clientes el importe reclamado.

Entre las que más está litigando se encuentra, por ejemplo, Caja Rural de Navarra, que también ha ido recurriendo hasta el final las sentencias sobre cláusula suelo; Santander y CaixaBank. "Se abrió un procedimiento para buscar acuerdos con las entidades sin llegar a juicios, pero luego algunas entidades no cumplían", añade Sanjurjo.

A finales de enero, el Tribunal Supremo declaró la nulidad de la cláusula de gastos de los préstamos hipotecarios y declaró que los de tasación incumben al 100% al banco y no al consumidor. Con esta sentencia quedan resueltas por la Sala de lo Civil todas las consecuencias de la nulidad de las cláusulas que imponen a los consumidores los gastos de formalización de hipotecas.

De este modo, el Alto Tribunal fija una nueva doctrina que recoge que los clientes tienen derecho a la restitución de todos los gastos pagados en concepto de registro de la propiedad, gestoría y tasación, así como de la mitad de los gastos notariales. Solo el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD), corre así a cargo de los consumidores.