La protección de los ERTE pierde efecto y las demandas por despido crecen en Navarra

Los juzgados de lo Social de Pamplona registran un aumento de casi un 38% de entrada de extinciones en el primer trimestre

26.03.2021 | 19:57
El juez Carlos González González, en su despacho del Palacio de Justicia.

La protección de los expedientes de regulación de empleo de suspensión temporal de contratos (ERTE) sobre los puestos de trabajo en Navarra comienza a perder efecto, y los juzgados de lo Social de Pamplona ya empiezan a observar un incremento de las demandas por despido individual.

En el primer trimestre han contabilizado la entrada de unas 264 extinciones de contrato –a fecha de 26 de marzo–, una cifra que supone un aumento de casi el 38% respecto al mismo periodo del año anterior.

El Juzgado de lo Social nº 3 ha sumado 66 de esas 264 demandas entre enero y marzo. Su titular, Carlos González González, destaca que están llegando dos tipos de extinciones de contrato: aquellas relacionadas con trabajadores afectados por el cierre de una empresa y que deben demandar para cobrar del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa); o los empleados despedidos en negocios que continúan con la actividad pero que adoptan estas medidas traumáticas para recortar gastos.


"FALTA DE RENDIMIENTO SIN MÁS EXPLICACIÓN ES IMPROCEDENTE"


En este último caso, la mayoría de empresas no concreta las causas por lo que estos despidos están abocados a que sean declarados improcedentes. "Una extinción por falta de rendimiento, sin más explicación, es un ejemplo", recuerda Carlos González.

En cambio, el aluvión de ERTE aplicados el año pasado vinculados a la covid frenaron la destrucción de empleo.
 

LAS DEMANDAS POR DESPIDO DESCIENDEN UN 12% EN 2020


Los datos así lo reflejan. A los cuatro juzgados de lo Social de Pamplona entraron 836 demandas por despido en 2020, casi un 12% menos que en todo 2019.

"Este dato manifiesta claramente que los ERTE funcionaron como herramienta de flexibilidad para proteger el empleo en el primer año de la pandemia", detalla.

LOS ASUNTOS LABORALES CAEN UN 4,5% EL AÑO PASADO


De esta forma, a pesar de la coyuntura provocada por la covid, estos juzgados no vieron aumentada su actividad en 2020, ya que el número de asuntos de derechos de trabajo y de Seguridad Social –entre ellos, los despidos– descendieron casi un 5%, al pasar de los 3.600 aproximadamente en 2019 a los 3.436 en 2020.

UN TRATADO DE 917 PÁGINAS SOBRE ERTE-COVID


El juez Carlos González González, del Juzgado de lo Social nº 3 de Pamplona, ha publicado el libro ERTEs y la transición a los despidos por necesidades empresariales en el marco de la crisis de la covid.

"Entre el 14 de marzo y el 4 de junio del año pasado padecimos el confinamiento por la pandemia, que suspendió la actividad judicial, excepto casos urgentes. Durante ese espacio comencé a trabajar en este tratado", recuerda Carlos González.

Editado por Thomson Reuters Aranzadi, sus 917 páginas estudian las medidas de los expedientes de regulación de empleo de suspensión temporal de contratos (ERTE) con carácter general; y su aplicación en la legislación excepcional aprobada por la pandemia del coronavirus.

La publicación también aborda 126 preguntas con sus respectivas respuestas relacionadas con los ERTE, las casuísticas en materia de prestación vinculadas al Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) y los despidos.

¿NULO O IMPROCEDENTE?


Las principales dudas que suscita la legislación actual derivada del coronavirus se centran en dos temas cruciales: si la extinción de contrato producida después de sufrir una regulación de empleo por causas derivadas del coronavirus ("despidos covid, les llamamos", dice el juez) se declara nula o improcedente; y cuáles son las consecuencias jurídicas de la aplicación de la cláusula de mantenimiento del empleo durante seis meses.

El libro ya está a la venta y accesible para los profesionales de la justicia.

El juez Carlos González confiesa que le ha impactado la crueldad del coronavirus al morir miles y miles de personas solas sin la compañía de sus seres queridos.

Por ese motivo, no ha dudado en dedicar este tratado a esos mayores que "tanto han dado a esta sociedad". En la primera página se puede leer: "A nuestros mayores, que nos forjaron y alentaron, víctimas silenciosas de la primera gran pandemia del siglo XXI".