Que el coronavirus no impida ver los tanques

07.04.2020 | 01:27

En situaciones tan duras como las que estamos viviendo es mucha la gente que trata de aprovechar para sacar un beneficio. Y uno de los casos más evidentes es la utilización que se está haciendo del Ejército, tratando de presentarlo casi casi como una institución benéfica cuya finalidad es la ayuda altruista a los demás.No es la primera vez que lo hacen, ante el constante desapego de la sociedad. Cuando van a Afganistán o a Irak no van a la guerra, sino que van a prestar ayuda humanitaria. Y ahora repiten la jugada con el tema del coronavirus.Pero no nos engañemos: el Ejército es una institución clasista y jerárquica, pensada y estructurada para matar. Y esa es su principal función, por mucho que nos digan que el rey lleva un precioso vestido de hilos de oro. Pues no, va desnudo.Si tanto valoran la ayuda que pueden prestar en situaciones como la actual y en otros tipos de catástrofes, que disuelvan el Ejército y creen una organización de protección civil suficientemente preparada en esa materia y con material suficiente para poder enfrentarse a estas coyunturas.Simplemente con destinar el dinero que se dedica a Defensa (compra de armas y mantenimiento de su obsoleta estructura) a Sanidad o a Protección Civil, habríamos podido hacer frente con muchos más medios y garantías a esta pandemia.Y no, no necesitamos que unas personas enseñadas a obedecer y a guerrear, no a proteger, se dediquen a desinfectar, y mucho menos a controlar a la población, como ha sucedido hoy en nuestro Casco Viejo.Afortunadamente, Iruña ha sido una ciudad que, gracias principalmente al movimiento de la insumisión, ha generado una gran conciencia antimilitarista. Por eso hoy, los vecinos y vecinas del Casco Viejo hemos manifestado una vez más nuestro rechazo al Ejército.Señor Maya: podrá renombrar la avenida del Ejército, podrá meter al Ejército en nuestras calles, pero la ciudadanía de Pamplona seguiremos manifestando nuestro rechazo y muchas personas seguiremos luchando por que algún día los ejércitos dejen de existir.Mientras tanto, no nos dejemos engañar: detrás de esa supuesta ayuda humanitaria están los tanques, las guerras y los intereses de los poderosos