El dilema de Cuba

07.07.2021 | 09:00

La utopía sería el camino para alcanzar un sueño que llevaría implícito en su potencia la facultad de devenir en acto concreto siendo preciso transitar por la senda marcada por il poverello d´Assisi: "Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible". Así, la utopía sería la normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU, destino final de un recorrido jalonado por lo necesario (finiquito del bloqueo energético) y lo posible (suspensión del anacrónico bloqueo) hasta llegar a lo que parecía imposible (normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU). En este contexto de búsqueda de la utopía, se enmarca la petición del think tank Cuba Study Group (CSG) a la Administración Biden de "un compromiso diplomático renovado con Cuba". Dicho grupo de análisis presidido por el empresario Carlos Saldrigas representaría a la tendencia moderada de la comunidad cubanoestadounidense y estaría compuesta por destacados empresarios y activista políticos que participaron activamente en mejorar las relaciones con Cuba durante la presidencia de Obama.El camino a recorrer estará jalonado por los retos del finiquito del bloqueo energético a la Isla, la retirada de Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo, la derogación de la Ley Hemls-Burton y finalmente, la suspensión del anacrónico bloqueo vigente desde 1962 que daría paso al intercambio de embajadores y a la anhelada normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU. Sin embargo, en una entrevista concedida a la CNN, el asesor de Joe Biden para América Latina, el colombiano Juan González descartó un nuevo deshielo con Cuba y aseguró que "Joe Biden no es Barck Obama en la política hacia la isla" al tiempo que añadió que "el momento político ha cambiado de forma importante", con lo que quedaría demostrada la nueva concepción geopolítica de la Administración Biden que podría generar un vacío de resultados imprevisibles en plena Guerra Fría 2.0 entre EEUU y Rusia y que podría terminar por dibujar una nueva cartografía geopolítica en el Caribe.Así, las relaciones de Rusia con los países del ALBA vendrán marcadas por el pragmático económico y los acuerdos bilaterales para la venta de productos militares y el traspaso de tecnología a los países sudamericanos, de lo que sería paradigma la creación de un centro de tecnología nuclear en Bolivia. Y asimismo, Rusia estaría negociando instalar sus bases militares con Cuba, Venezuela, Nicaragua, Seychelles y Singapur con el objetivo inequívoco de ampliar el radio militar ruso. En consecuencia, tras la decisión de Biden de continuar con el endemismo del bloqueo, podríamos asistir a un acercamiento geopolítico de Cuba y Rusia que culminaría con la firma de un nuevo tratado de colaboración militar de Cuba con la Rusia (rememorando el Pacto Secreto firmado en 1960 en Moscú entre Raúl Castro y Jruschov) y que incluiría la instalación de una base de radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington, pudiendo reeditarse la Crisis de los Misiles (octubre 1962).

El autor es analista político

noticias de noticiasdenavarra