A la contra

Y dale

15.01.2021 | 00:29
Una persona circula con bicicleta por el centro de Pamplona.

Sigo leyendo con fascinación titulares tipo La mitad de los contagios se producen en los domicilios. Intentaré explicarme: en casa somos tres. El pequeño va al cole, con mascarilla todo el día, y no se relaciona en espacios cerrados ni abiertos sin ella con nadie. Mi rival trabaja fuera y lleva la mascarilla todo el rato y, lo mismo, en espacios cerrados sin mascarilla no se relaciona con nadie. Yo trabajo en casa y no piso un sitio cerrado sin mascarilla desde marzo. Si uno de los tres por un casual, despiste, instante, etc, nos contagiamos, lo haremos fuera de casa. Y luego, claro, puede ser perfectamente plausible que si yo he sido el que me he contagiado al asomar la tocha por la mascarilla medio segundo en biblioteca, tienda, panadería, autobús y etc y soy asintomático llego a casa y contagio a mi rival y al peque pues entonces la estadística de nuestros tres casos va a quedar así: 66% contagiados en domicilio, 33% en lugar desconocido u otros. Tiene poco sentido real esto, ¿no? Porque claro que si convives con personas y con ellas vas sin mascarilla parece lo más lógico que sea el domicilio donde se produzcan más contagios, pero el contagio original se produce siempre fuera, sí o sí. Y es fuera donde tenemos que tener más cuidado y, por supuesto, en casa si convivimos con personas mayores o vulnerables o si nos juntamos con no convivientes. Pero, insisto, los focos de contagio están fuera y es fuera donde nos contagiamos y por supuesto luego el contagio entra en tu casa y lo sacas a pasear y si entras en sitios sin protegerte y proteger lo puedes extender a más gente y así en bucle, pero el domicilio no es causa de contagios, sino que es el lugar donde más horas pasas sin protección y por tanto donde el bicho tiene más opciones y menos barreras. Así que fijarnos así en él es mirar el dedo y no la Luna, que está en interiores cuando nos quitamos mascarilla.

noticias de noticiasdenavarra